El camino del Frente de Todos hacia el cierre de listas en la Ciudad

🗳️ En las elecciones legislativas de este año, el principal espacio opositor porteño pone en juego la continuidad de tres diputados nacionales y seis legisladores. La posible candidatura de Leandro Santoro abona al optimismo de mejorar la performance de 2017.

Cuatro años atrás, Unidad Porteña perdió por goleada contra Vamos Juntos (51% a 21,7%) pero logró ingresar tres diputados nacionales (Daniel Filmus, Gabriela Cerruti y Juan Cabandié) y seis legisladores (Mariano Recalde, María Rosa Muiños, Victoria Montenegro, Leandro Santoro, Santiago Roberto y Lorena Pokoik). Este es el piso del cual parte el Frente de Todos en 2021, que busca sostener la cantidad de bancas pero también incrementar su influencia legislativa desde la Ciudad de Buenos Aires.

No será una tarea fácil: el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta atraviesa su mejor momento en términos de imagen pública y se perfila como el candidato presidencial de Juntos por el Cambio de cara a 2023. Frente a esto, el principal espacio opositor porteño apostó por la «unidad» e incorporó nuevos sectores que tiempo atrás deambulaban por otros rumbos fragmentando así el voto anti-macrista en el principal bastión electoral del Pro. 

El nuevo escenario al interior del Frente de Todos CABA se vio con claridad hace dos semanas, cuando referentes políticos llevaron a cabo un mitin virtual en el que se comprometieron a «consolidar el camino iniciado por los argentinos y las argentinas en 2019». De este encuentro fueron parte los dos principales referentes locales del Partido Justicialista, Mariano Recalde y María Rosa Muiños; los legisladores Claudio Ferreño, Claudio Morresi, Laura Velasco y Matías Barroetaveña; y otros dirigentes como Matías Tombolini, Juan Carlos Junio, Victoria Freire, Jonathan Thea y María Eva Koutsovitis. 

Entre la renovación y las lógicas aspiracionales

De aquellos diputados nacionales originalmente electos en 2017, sólo queda Gabriela Cerruti (primero se incorporó Carlos Heller en reemplazo de Daniel Filmus y luego Gisela Marziotta en lugar del actual ministro de Ambiente Juan Cabandié). En cuanto a la lista de legisladores porteños, sólo dejó su banca Mariano Recalde para transformarse en senador a finales de 2019 y fue reemplazado por Juan Manuel Valdés. Con excepción de María Rosa Muiños y Lorena Pokoik -quienes ya cumplieron dos mandatos consecutivos como legisladoras-, el resto de los integrantes de la bancada que asumió a partir de 2017 puede renovar su mandato.

En torno a este último punto se encuentra el meollo de la cuestión: tanto Muiños (vicepresidenta del PJ porteño) como Pokoik (vicepresidenta de la Comisión de Educación de la Legislatura) aspiran a ocupar el cargo de diputada nacional. A esta misma pelea se suma Marziotta, que busca renovar su banca. Teniendo en cuenta que ninguna de las tres encabezará la lista -lugar reservado para Matías Lammens o Leandro Santoro en principio-, apenas una ocuparía la posición más expectante.

«Lorena Pokoik es una referencia bastante clara y tiene una trayectoria destacada como para ser diputada nacional. También sabemos que es un poco complejo, por la cantidad de diputados que entran en la Ciudad de Buenos Aires que es históricamente tres o cuatro. Ahí hay que tener en cuenta el tema del cupo, porque el NEP está planteando que María Rosa Muiños vaya como candidata a diputada. Ninguna de las dos va a ser cabeza, podrían estar en un segundo o tercer lugar porque sabemos que va a encabezar alguna figura fuerte y reconocida», señaló en diálogo con El Grito del Sur un dirigente del Frente de Todos. Del lado de Muiños, en tanto, mantienen un total hermetismo y evitan pronunciarse sobre una eventual candidatura, aunque confían en que si encabeza una figura ligada a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner -como podría ser Leandro Santoro- el tablero jugará a su favor para colarse en la lista.    

La llegada de nuevos actores políticos a la alianza del FdT, cuestión que podría interpretarse como una fortaleza de cara a las aspiraciones de cualquier espacio político, se transformó en un problema al momento de repartir lugares codiciados en las listas y dejar conforme a todes en la Ciudad. Desde el kirchnerismo duro recuerdan con ironía que la docente Carolina Brandariz integró en 2017 la lista de Unidad Porteña, cuando en paralelo el Movimiento Evita militó y llamó a votar en la provincia de Buenos Aires por Florencio Randazzo. En ese sentido, no resulta descabellado que ahora Brandariz reclame este lugar que estuvo muy cerca de obtener cuatro años atrás. Por otro lado, Victoria Montenegro y Juan Manuel Valdés entrarían en el listado de quienes renovarán su banca. El caso de Santiago Roberto es más complejo, puesto que Víctor Santa María se ha manejado históricamente bajo la lógica de «rotar» y no «reelegir», según contaron a este medio desde su espacio político.    

Si bien Santoro prefiere no manifestarse públicamente al respecto, su candidatura avanza a paso firme. Las últimas encuestas lo favorecen: según Proyección Consultores, el legislador de extracción radical es considerado por el 30,8% de los encuestados como el principal referente opositor a Horacio Rodríguez Larreta en CABA, superando con amplia diferencia a Matías Lammens y Mariano Recalde. Queda menos de un mes para conocer los «ganadores» y los «heridos» del cierre de listas, puesto que el 24 de julio finaliza el plazo para la presentación de las nóminas de precandidatos y precandidatas rumbo a las PASO.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.