Testearse para derribar el estigma y la discriminaci贸n

馃挏 La Alianza Federal "I=I: de Ushuaia a La Quiaca" ti帽贸 de fucsia los monumentos de la Ciudad de Buenos Aires en la previa del D铆a Nacional de la Prueba del VIH. El objetivo: hablar de sida de una manera positiva.

Cuatro d茅cadas despu茅s del descubrimiento de los primeros casos de sida, 3 de cada 10 personas con VIH no conocen su estado serol贸gico. En el marco del D铆a Nacional de la Prueba del VIH, desde la Asociaci贸n Ciclo Positivo y la Red Argentina de J贸venes y Adolescentes Positivos, junto a otras organizaciones que integran la Alianza Federal 芦I=I: de Ushuaia a La Quiaca禄, realizaron una intervenci贸n creativa en el Obelisco de Buenos Aires para difundir el mensaje 芦Indetectable es Intransmisible禄. La jornada empez贸 cerca de las cinco de la tarde con la participaci贸n de una treintena de j贸venes que colgaron cuatro banderas con el lema I=I en las rejas que bordean al Obelisco y termin贸 de ordenarse cerca de las 18hs cuando otros seis monumentos p煤blicos de la Ciudad fueron iluminados de fucsia, con el objetivo de plantear una nueva forma de hablar de VIH, desde un enfoque positivo y supliendo el color rojo, asociado a la sangre y utilizado previamente para referirse a la tem谩tica.

芦Hay que poder hablar de esto de una forma distinta. Cuando nosotros proponemos la campa帽a de indetectable es intransmisible y hacemos esta acci贸n p煤blica, el objetivo es que podamos motivar a las personas a hacer las preguntas necesarias, porque nadie se va a hacer la prueba de VIH si no siente que la necesita禄, explica a El Grito del Sur Franco Bova, uno de los coordinadores de la Asociaci贸n Ciclo Positivo y ganador de la beca Voces J贸venes de la Sociedad Internacional de Sida. 芦Hay que poder generar en la gente la necesidad de conocer su estado serol贸gico, porque tienen que entender que es algo s煤per positivo enterarse a tiempo que tienen VIH禄, insiste.

El pasado 1潞 de junio se cumplieron 40 a帽os del d铆a en que se conocieron los primeros casos de sida en los Estados Unidos, una enfermedad por ese entonces desconocida, de la que se habl贸 poco durante largo tiempo y la que -mediantes estigmas y prejuicios- se busc贸 asociar a determinadas poblaciones, como los homosexuales, bautizando al sida como 芦la peste rosa禄. Haciendo un an谩lisis de todo lo acontecido durante estos a帽os, Mat铆as Mu帽oz -presidente de la Asociaci贸n Ciclo Positivo y coordinador聽para Argentina de la Alianza Global contra el Estigma y la Discriminaci贸n por VIH- opina: 芦La principal diferencia entre el descubrimiento de los primeros casos de sida hace 40 a帽os y la situaci贸n hoy, es el tremendo avance cient铆fico que se dio en cuanto al descubrimiento de tratamientos y su mejora禄. Sin embargo, se帽ala que 芦claramente hay por lo menos dos ausencias禄. 芦Una tiene que ver con la cuesti贸n cient铆fica o m茅dica y es que todav铆a no pudimos encontrar una cura. La otra, es la respuesta social en cuanto a la problem谩tica de la discriminaci贸n y el estigma que a煤n hoy sigue siendo muy fuerte禄, precisa y advierte: 芦Obviamente no puedo decir que es igual que en el a帽o ’81, pero lamentablemente todav铆a hay personas que no entran a un empleo por un test de VIH, personas que son excluidas de sus entornos m谩s cercanos, de sus amigos, su familia, o son rechazados por sus parejas禄.

Nuevas investigaciones, tratamientos, legislaciones y descubrimientos se fueron sucediendo en estos 40 a帽os en los que la sociedad ha convivido con una pandemia de la que poco se habla y sobre la que poco se ha invertido para alcanzar una r谩pida cura. La pandemia de COVID-19 lleg贸 m谩s de 35 a帽os despu茅s de la del VIH, ocup贸 y ocupa la agenda sanitaria y pol铆tica general de todos los pa铆ses y en poco m谩s de un a帽o ya hay al menos cinco vacunas aprobadas y en circulaci贸n para inmunizar a la poblaci贸n contra el coronavirus. En este sentido, Bova plantea que 芦este es el a帽o para discutir una nueva ley de VIH禄 y enfatiza en que 芦el Estado nacional tiene una gran deuda con las personas que viven con VIH y con las 5 personas que se mueren por d铆a en nuestro pa铆s禄 a causa de enfermedades relacionadas.

Independientemente de las distintas acciones que se han tomado desde los Estados para atender estas pandemias, lo que no est谩 en duda es que el COVID-19 trajo aparejadas m煤ltiples dificultades en el sistema de salud p煤blico y privado, producto de la saturaci贸n en los momentos de mayores picos de contagios e internaciones, y esto se tradujo de manera directa en el impacto negativo que sufrieron las personas con VIH, entre otras personas con diversos padecimientos. 芦El no poder salir, no tener permisos de circulaci贸n o tener que revelar los diagn贸sticos en nuestros puestos laborales porque las personas con VIH est谩bamos exentas de ir a trabajar禄, enumera Emir Franco -de la Red Argentina de J贸venes y Adolescentes Positivos- como algunas de las dificultades que tuvieron que sortear en nuestro pa铆s aquellas personas que viven con VIH. 芦No hubo una respuesta r谩pida del Ministerio de Salud y fuimos las organizaciones que trabajamos sobre el VIH las que tuvimos que reclamar que hubieran pol铆ticas p煤blicas que nos incluyeran禄, denuncia.

La desaparici贸n del Ministerio de Salud y la falta de medicaci贸n durante la gesti贸n de Mauricio Macri fueron dos de las problem谩ticas centrales que sufrieron las personas VIH positivas. A casi dos a帽os de la asunci贸n de la nueva administraci贸n nacional, si bien el organismo p煤blico volvi贸 a adquirir su rango ministerial, la pandemia no permiti贸 que hubiera grandes cambios en la materia. 芦El VIH ha quedado atr谩s en la agenda de la pandemia, de las elecciones. Estamos en un momento muy critico, en el que desde hace mucho tiempo no hay un director de VIH en el Ministerio de Salud de la Naci贸n禄, comenta Franco Bova con un tono alarmante. 芦Parece ser que el Ministerio de Salud es m谩s el Ministerio del Covid -cuestiona- y esto no puede seguir as铆 porque la situacion epidemiol贸gica est谩 empeorando y no puede haber m谩s silencio alrededor del VIH. 40 a帽os de VIH nos han ense帽ado que el silencio es igual a la muerte y necesitamos que la gente se d茅 cuenta que hay que volver a hablar de VIH, de una forma distinta pero hay que hacerlo禄, refuerza.

En este mismo sentido, Mu帽oz agrega: 芦Lamentablemente no noto cambios favorables con la nueva administraci贸n. Creo que la pandemia se llev贸 la agenda de salud, por no decir la agenda de la pol铆tica, y eso hizo que empeorara la situaci贸n de las personas con VIH禄.

En el 煤ltimo Indice de estigma y discriminaci贸n (estudio nacional liderado por la RAJAP) se observa que 1 de cada 4 mujeres j贸venes son discriminadas en los servicios de salud por su diagn贸stico positivo y 2 de cada 10 mujeres trans sufren discriminaci贸n y exclusi贸n en sus actividades sociales. Adem谩s, en algunas zonas del pa铆s 1 de cada 3 personas sufri贸 malas experiencias al revelar su diagn贸stico a sus amistades, familiares y/o parejas; y el 16% de las personas que contestaron la encuesta fueron obligadas a hacerse un test de VIH en los ex谩menes preocupacionales.

Y eso no es todo. En la actualidad, casi el 70% de las personas con VIH se atiende en el sistema p煤blico de salud y esto no es algo casual, sino que responde a una clara expulsi贸n de estas personas de los empleos formales y, en muchos casos tambi茅n, como resultado de una fuerte discriminaci贸n. Al respecto, Emir Franco resalta la importancia de crear y multiplicar campa帽as de informaci贸n que promuevan la realizaci贸n del test, as铆 como distintas herramientas que hoy en d铆a se encuentran invisibilizadas y que resultan de suma importancia para aquelles que viven con VIH, fundamentalmente para quienes adquirieron el virus y a煤n no lo saben. 芦Lo 煤nico que vemos son campa帽as de hacerse el test, pero no hay campa帽as ni de prevenci贸n ni de qu茅 es lo que pasa con las personas que ya vivimos con el virus禄, dice en relaci贸n a las campa帽as difundidas en los hospitales. Y a帽ade: 芦Por parte de los Estados, tanto nacionales como provinciales y municipales, no hay campa帽as de informaci贸n para las poblaciones clave. Todav铆a la gente sigue pensando que el VIH es un virus mortal, que es un castigo divino para determinadas poblaciones y la realidad es que no es as铆 -aclara-. Todes quienes tengamos una vida sexualmente activa podemos adquirir el virus. Necesitamos m谩s informaci贸n y es responsabilidad del Estado garantizarla禄.

En una l铆nea similar, pero atendiendo adem谩s a la cuesti贸n educativa, Bova propone que esta informaci贸n pueda ser trabajada en el marco de la ESI en las escuelas de todo el pa铆s, tal como lo dispone el proyecto por una nueva ley de VIH, Tuberculosis, Hepatitis Virales e ITS, que descansa en el recinto legislativo desde diciembre del a帽o pasado. 芦No hay ninguna pol铆tica de ampliaci贸n de derechos para reducir el estigma y la discriminaci贸n hacia las personas con VIH. Tenemos tres proyectos de ley durmiendo en los cajones de los legisladores, y hablo en particular de Pablo Yedlin en la C谩mara de Diputados con el proyecto de la nueva ley de VIH禄, protesta el ganador de la beca 芦Voces J贸venes禄 de la Sociedad Internacional de Sida. No es un se帽alamiento azaroso ni caprichoso: parte central del planteo que sostienen las organizaciones tiene que ver con que es necesario llevar adelante pol铆ticas p煤blicas que tiendan a reducir los niveles de estigma y discriminaci贸n, para poder ponerle fin a la pandemia del sida.

Compart铆

Comentarios

Christopher Loyola

Community manager autodidacta. Mi 煤nica relaci贸n t贸xica es con las redes sociales. El reggaet贸n es mi terapia y el perreito mi rutina diaria. Militante de la educaci贸n p煤blica y seguidor de la agenda de las juventudes. Estudio -o al menos lo intento- la Tecnicatura en Pol铆tica, Gesti贸n y Comunicaci贸n de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV). Soldado del invierno y catador de milanesas ahre.