El potencial de las redes comunitarias de Internet en pandemia

馃摗 Los servicios comerciales de banda ancha se transformaron en algo poco accesible por su precio o la falta de oferta. En el presente contexto cobraron gran relevancia las redes comunitarias de Internet.

La pandemia provoc贸 una mutaci贸n de nuestras pr谩cticas sociales: la salud, el trabajo, el ocio, la educaci贸n y los v铆nculos fueron atravesados por la mediaci贸n de Internet. Sin embargo, no todos los habitantes de nuestro pa铆s pudieron adaptarse con cierto 茅xito a esta mutaci贸n: gran parte carece de la conexi贸n a un servicio de banda ancha domiciliaria. Seg煤n el Ente Nacional de Comunicaciones, s贸lo el 66% de los hogares a nivel nacional cuentan con acceso fijo a Internet.

Como afirma Mariela Baladron en su reciente art铆culo 鈥淩edes comunitarias de internet: otro modelo es posible鈥 (publicado en el libro 鈥淥tras plataformas鈥 compilado por Daniela Monje), la pandemia tambi茅n demostr贸 鈥渓a falta de respuesta del modelo actual de prestaci贸n del servicio de Internet鈥. La especialista afirma que en los barrios de emergencia del AMBA o en conglomerados alejados de las grandes ciudades, los servicios comerciales de Internet se transforman en algo poco accesible por su precio, o directamente no se ofrecen, por no representar para el prestador un retorno econ贸mico seguro de la inversi贸n que representa montar la infraestructura para el servicio. Para completar el panorama, estas poblaciones tampoco son alcanzadas por alguna pol铆tica p煤blica de universalizaci贸n del acceso a Internet. Por esto, vienen surgiendo hace algunos a帽os, y en el presente contexto cobraron gran relevancia, las redes comunitarias de Internet.

驴Qu茅 es una red comunitaria de Internet?

Como afirma Baladron, estas redes se pueden definir a partir de 3 elementos: 

  • Son redes de Internet de banda ancha al hogar de propiedad y gesti贸n comunitaria, sin fines de lucro.
  • Son impulsadas por colectivos que realizan trabajo territorial y que promueven la participaci贸n de la comunidad en la gesti贸n.
  • Se caracterizan por desplegar redes abiertas, bajo el principio de neutralidad, facilitando la interconexi贸n libre y gratuita con otras redes.

Este tipo de proyecto, en nuestro pa铆s, tuvo su hito fundante en el a帽o 2012 con el proyecto AlterMundi en C贸rdoba, el cual se viene sosteniendo hasta la actualidad a pesar de las dificultades. En la Ciudad de Buenos Aires, el proyecto pionero es la Red comunitaria Atalaya Sur en Villa 20, en el barrio de Lugano. En 2020 surgieron proyectos de redes comunitarias en C贸rdoba, Salta, Santa Fe, Jujuy, La Rioja y Buenos Aires.

Ana M眉ller, docente de la Universidad Nacional de Salta e integrante de la Mesa de Comunicaci贸n Popular de Salta y Jujuy, comenta que en esa provincia surgieron el a帽o pasado 3 proyectos de redes comunitarias: el primero en Amblayo, una zona rural en los valles calchaqu铆es y otros dos en Gallinato y Lesser, en La Caldera cerca de Salta Capital. 芦En Amblayo, el proyecto comenz贸 en medio de la pandemia y ya est谩 funcionando gracias al fuerte trabajo de la comunidad del lugar. Y en Lesser, mucho m谩s cerca de la capital de la provincia (pero no tanto como para que una empresa de Internet le interese prestar servicio), la red comunitaria est谩 conectada con la escuela, que tiene un servicio gestionando a trav茅s del Estado provincial, y en los horarios donde la escuela est谩 cerrada, todo el caudal de conectividad se distribuye en el pueblo禄.  

Participante de varios proyectos de investigaci贸n sobre esta tem谩tica en la Universidad Nacional de Salta, M眉ller propone que estos proyectos -adem谩s de ser necesarios y urgentes- sirven para problematizar el modelo productivo desde el cual se piensan las telecomunicaciones, y pensar la comunicaci贸n como derecho y no como negocio, como se plasma en la Ley de Servicios de Comunicaci贸n Audiovisual. 鈥淓n este momento de aislamiento, se transforma en algo vital poder mandar un mensaje, saber c贸mo est谩n los afectos, saber qui茅n naci贸, qui茅n falleci贸; sin embargo, en estas poblaciones rurales esta desconexi贸n es algo hist贸rico, con d茅cadas de falta de acceso a cualquier tipo de comunicaci贸n鈥, sostiene.

El papel del Estado en 2020

Las principales dificultades para el despliegue y mantenimiento de este tipo de proyectos son: el financiamiento (sobre todo el inicial) y la interconexi贸n con otras redes p煤blicas o privadas. El financiamiento inicial se utiliza para adquirir el equipamiento b谩sico y para capacitar a los vecinos para gestionarlo. Al realizarse en poblaciones bajos recursos, los vecinos no tienen la posibilidad de financiar este primer paso. Aqu铆 es donde los Estados, tanto nacional como provinciales, podr铆an destinar este primer monto que luego se transformar谩 en beneficios econ贸micos y sociales. La realidad es que reci茅n con la urgencia de la pandemia, se empez贸 a vislumbrar un impulso m谩s concreto a estos proyectos.

El principal reclamo que lleva adelante la Coordinadora de las Redes Comunitarias (CARC) es el financiamiento del despliegue de las redes comunitarias a trav茅s de los fondos de Servicio Universal (un fondo, creado en el a帽o 2000, que se conforma con el aporte del 1% de los ingresos de las empresas que brindan servicios de telecomunicaciones). Su fin (por ley) es financiar la infraestructura de Internet en zonas de baja densidad poblacional. En la actualidad existen avanzadas discusiones para que finalmente estas organizaciones puedan acceder al financiamiento. 

Con la urgencia de achicar esta brecha en la conectividad, en 2020 el Estado Nacional destin贸 cerca de $40.000 millones a programas vinculados a nuevas tecnolog铆as (satelital, televisi贸n digital y fibra 贸ptica). Parte de este monto se destina a la ampliaci贸n de la Red Nacional de Fibra 脫ptica, que podr铆a proveer la interconexi贸n necesaria a las redes comunitarias. Adem谩s, el Ente Nacional de Comunicaciones firm贸 dos resoluciones que otorgan reconocimiento al trabajo realizado por las redes comunitarias: el 鈥淧rograma para el Desarrollo de Infraestructura para Internet destinado a villas y asentamientos inscriptos en el Registro Nacional de Barrios Populares en Proceso de Integraci贸n Urbana (RENABAP)鈥 y el 鈥淧rograma de acceso a servicios TIC a poblaciones de zonas adversas y desatendidas para el despliegue de redes鈥, 茅ste 煤ltimo todav铆a no reglamentado.

*Nahuel Beglia es licenciado en Comunicaci贸n Social e integrante del grupo G茅nera.

Compart铆

Comentarios