San Martín por Breccia, un rompecabezas dibujado

🎨 El coleccionista e historietista Toni Torres decidió reunir todos los dibujos de San Martín realizados por Alberto Breccia y transformarlos en un libro de historietas biográfico para ser leído en escuelas.

Toni se define como un lector temprano: a los 6 años ya leía cuentos y novelas, y poco tardó en aparecer la historieta. Pero no fue hasta la adolescencia que empezó a prestarle más atención a los nombres de les artistas que las hacían, a reconocerlos, diferenciarlos y seguirlos. Entre todes les dibujantes que desfilaban por las revistas que llegaban a sus manos, uno le llamó la atención. “Alberto Breccia es, sin duda, uno de los que más me gustaban, me impresionaba y me dejaba boquiabierto”, recuerda el guionista.

Su admiración hizo que comience a rastrear el trabajo de Breccia a lo largo de todas las publicaciones, hasta volverse un coleccionista con todas las letras. En el lugar quizás menos esperado, encontró un tesoro: “descubrí que en Billiken, donde había colaborado durante unos 10 años, había hecho cosas preciosas, desde dibujos para textos históricos hasta ilustraciones para cuentos”, cuenta Torres.

El camino de empaparse de la obra del “viejo” recién comenzaba y esa búsqueda lo hizo hallar a Breccia en un lugar todavía más insólito. “Me encontré con que en esos mismos años había ilustrado muchos repuestos de hojas escolares y dos libros, uno sobre historia Argentina y otro sobre la historia de Chile”. Toni Torres se vio envuelto en miles de ilustraciones y descubrió que un personaje recurrente era José de San Martín, quizás el máximo prócer sudamericano de la historia. Sin buscarlo, Breccia había dibujado toda su vida, aunque entremezclada y desordenada cronológicamente. Para Torres esto se transformó en un rompecabezas a armar.

Esta reconstrucción con piezas que no fueron pensadas para convivir en un mismo lugar no fue para nada sencilla. En primer lugar, por cuestiones monetarias. Como explica Toni, “no es fácil coleccionar cierto material, por el dinero que lleva poder pagar por el mismo y porque uno no siempre tiene ese dinero”. A esto, se suma lo difícil de encontrar piezas que no fueron creadas para ser resguardadas como piezas de museo, sino que se fabricaron como simples ilustraciones para productos escolares o manuales didácticos. Faltaba conseguir algunos de esos capítulos, esos pedazos dibujados de la vida de San Martín. Ante el problema de no dar con alguno de los trabajos, Torres activó las redes que siempre existen en el coleccionismo. “Conocía una sola persona que tenía el libro sobre la historia de Chile y es Gustavo Ferrari, un coleccionista”. Toni tenía muy clara su misión, por lo que pidió prestado el libro para escanearlo y consiguió las piezas faltantes.

El deseo por coleccionar la obra del dibujante de la segunda versión de El Eternauta es previa a la idea de hacer un libro sobre la vida de San Martín, pero es para Torres la base desde la cual comenzar el proyecto. A Toni le llevó un par de años preparar la muestra, otro par de años lograr reunirse con la familia Breccia, quien se mostró encantada con la iniciativa, y otro tanto para decidir junto a ella con qué editorial se iba a trabajar. A este recorrido se sumaron los vaivenes políticos y económicos de los últimos años y una pandemia mundial. Un camino de diez años para llegar a tener el libro “San Martín por Breccia”, que está por llegar a las librerías gracias a la editorial LocoRabia.

La creación de una biografía en formato de historietas, con el mayor prócer de nuestra historia como protagonista y con uno de los más importantes artistas como su dibujante, persiguió siempre un objetivo claro: llegar a las escuelas. Por eso, Torres buscó lograr un libro didáctico y atrayente para los chicos, antes que un libro para historiadores. No buscó debatir la figura del héroe de la patria ni ahondar en temas a un nivel académico, sino que todo este trabajo fue puesto en función de “una lectura de fácil acceso y agradable a todos”, comenta. A la hora de pensar en el tono de la obra, se debatió “entre una versión libre, con un San Martín más heroico en sus palabras, más bravo y menos sereno, o una historieta histórica clásica como finalmente hice”. Con esta primera decisión, el guionista se cuidó de poner en la boca de San Martín solo palabras que él haya pronunciado en algún discurso o que las haya escrito en alguna carta. “Si lo pudo poner en escrito o en palabras alguna vez, era porque era su pensamiento vivo, ese que podía entablar con algún amigo», explica.

Lograr un producto agradable para los lectores y una historieta que esté a la altura de los dibujos de Breccia fue un desafío para el guionista. Hay que tener en cuenta que estas ilustraciones estaban desperdigadas en cientos de historietas y revistas, separadas entre sí por años y años. Toni Torres buscó la forma de borrar esas distintas épocas y publicaciones de las que sacó los dibujos, siempre con el objetivo de hacer una historieta y no un relato ilustrado. Quiso que el lector creyera que el libro siempre existió en ese formato y consiguió eliminar las marcas del gran rompecabezas que terminó ensamblando. El resultado se puede ver en el libro de casi cien páginas fruto de todo este camino.

Hace pocas semanas, Alberto Breccia logró un reconocimiento que solo él ha conseguido en toda América del Sur: entrar al Salón de la Fama de los Premios Eisner -el equivalente a los Oscar para la industria de los cómics-. El artista nacido en Uruguay, pero que desarrolló toda su carrera en nuestro país, ya había realizado dos de las mejores historietas históricas de la Argentina: “La vida del Che”, y “Evita, vida y obra de Eva Perón”, ambos con guiones de Héctor German Oesterheld. Para Toni Torres, ésta era entonces una oportunidad para compartir dibujante con el escritor de El Eternauta y una ocasión inigualable para continuar ese trabajo. “Me pareció que la figura del General San Martín era compatible con esas dos gigantes de nuestra historia y que conformaban una muy buena trilogía entre ellos”.

Aunque trabajar con dos próceres podía ser una presión, el motor que movió al proyecto siempre estuvo claro para Toni Torres. “Para mí, siempre fue una obra de rescate, que es lo que me gusta hacer como coleccionista y admirador”, explica. El libro editado por LocoRabia nació de la idea de Torres por llevar al gran público los dibujos que había hecho Breccia y que casi nadie conocía en nuestro país. También le permitió expresar su amor por la figura del General San Martín. “La suya es una de las pocas figuras verdaderamente heroicas que tiene nuestro país, su historia ronda lo mitológico diría yo”.

“Para mí, fue hacer un poco de magia. Un libro salido de la biblioteca de los libros soñados”, concluye.

Compartí

Comentarios

Demian Urdin

Antropólogo social, coleccionista y crítico de la Historieta Argentina. Ganador de la Beca de Investigación Boris Spivacow II de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno en 2018. Colaborador en Revista Blast de Colombia y Revista Kamandi de Argentina. Co-creador y co-conductor del ciclo de entrevistas "Guion y Dibujo: Diálogos de Historieta" que se transmite por YouTube.