«Es imprescindible que Alberto y Cristina se fumen el cigarrillo de la paz»

🗣️ El diputado nacional y referente de la Corriente Clasista Combativa (CCC) habló de la pelea entre los dos máximos referentes del FdT, la situación social y la posibilidad de mejorar la performance electoral en noviembre.

Diputado nacional por el Frente de Todos (FdT) y referente de la Corriente Clasista Combativa (CCC), Juan Carlos Alderete opta por la moderación para opinar sobre el radicalizado choque entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner que dejó con la boca abierta a toda la política argentina. En ese marco, el representante de los movimientos sociales en el Congreso decidió no posicionarse en favor o en contra de ninguno de los sectores en pugna, como sí lo hizo el Movimiento Evita que convocó a una marcha -luego dada de baja- para apoyar al Presidente. En diálogo con El Grito del Sur, Alderete habló de la pelea entre los dos máximos referentes del FdT, la situación social y la posibilidad de achicar la brecha electoral con Juntos por el Cambio en las elecciones generales de noviembre.

Más allá del visible resultado electoral adverso del último domingo, ¿cuál es tu opinión sobre las razones que derivaron en la escalada pública del conflicto entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

Siempre que sucede una señal de este tipo, como los resultados del domingo pasado, era de esperar que en el Frente de Todos se produjeran discusiones políticas pero siempre entre cuatro paredes. Lamentablemente salió a la luz. El pueblo eligió al Frente de Todos en 2019 para avanzar y recuperar la economía, y eso no sucedió como se esperaba. Hoy los comercios y las Pymes están golpeadas, y la ayuda social no fue suficiente. La inflación es tremenda, no puede ser que una enfermera gane 50 mil pesos y la canasta básica esté en 78 mil. Por lo tanto, el tema central es si se cambia el rumbo económico, más allá de los nombres. Es decir, si se termina con la inflación, se recupera el poder adquisitivo de los salarios y jubilaciones, y se incrementan las ayudas sociales. Hay que empezar a resolver los problemas reales, la deuda con el pueblo es muy grande y el Fondo Monetario debe esperar. Lo hemos dicho y anticipado: la gente está muy enojada y en las PASO recibimos un cachetazo. La gente no quiere volver para atrás, quiere seguir avanzando.

¿Por qué el grueso del Frente de Todos no vio este escenario tan complejo con anticipación?

Yo he sido muy crítico, inclusive con los propios ministros a quienes les decía «vayan a ver la realidad y recorran con la gente que está sufriendo». Se guiaban por las encuestas y los medios televisivos, pero la realidad estaba pasando por otro lado. No es por mala intención, pero muchos funcionarios del Gobierno desconocen la realidad. Eso derivó en los errores que han cometido.

¿Hay borrón y cuenta nueva en el vínculo entre Alberto y Cristina?

Es imprescindible que Alberto y Cristina vuelvan al diálogo, que fumen un cigarrillo de la paz. El pueblo necesita y espera eso. Lamentablemente no se pudo institucionalizar el Frente de Todos. Desde las elecciones de 2019 hasta acá, nunca se ha convocado a una reunión para discutir el rumbo. Creemos que debe institucionalizarse para discutir las cosas allí adentro, en una mesa donde haya participación de todos los sectores. Pero primero hay que tomar medidas económicas, la gente quiere soluciones urgentes. En este momento hay que reflexionar, calmarse y tomar medidas que vayan al encuentro de las necesidades de la gente.

Un sector de los movimientos sociales nucleados en la UTEP quiso marchar ayer en defensa del Presidente. Desde la CCC, en cambio, decidieron no convocar. ¿A qué atribuís este intento de movilizar a Plaza de Mayo?

Yo respeto muchísimo las decisiones de otras organizaciones, así como también exijo respeto a nuestro accionar. Nosotros entendemos que no podíamos mezclarnos en una interna por una crisis política que no hemos generado. Ni a favor de uno ni a favor de otros, tenemos que estar preocupados por lo que le sucede a la gente. Si hubiese un intento de golpe institucional, ahí sí habríamos salido a las calles en forma inmediata. Ese peligro no estaba ayer. Lo que estamos convencidos es que no se puede volver para atrás.

Después de estos últimos acontecimientos, ¿el Gobierno quedó más lejos de revertir el resultado de las PASO y de escuchar lo que sucede en los territorios?

Si el Gobierno cambia el plan económico, puede revertir el resultado electoral en 60 días. Pero hay que hacerlo en forma urgente y rápida. Los desencantados no fueron a votar a Cambiemos, están los números que muestran eso.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.