An铆bal: el soldado lenguaraz

馃檳 La vuelta al gabinete de un hist贸rico. Un perfil de An铆bal Fern谩ndez, flamante Ministro de Seguridad, quien asumi贸 tras la derrota del Gobierno en las PASO del 12 de septiembre.

Leer

Doctor An铆bal Fern谩ndez, buen d铆a

Buen d铆a

D铆game, 驴sigue siendo amigo de Moreno ahora que le quebr贸 un dedo al abogado Soaje Pinto?

No, Soaje Pinto le peg贸 al titular de la SIGEN (Sindicatura General de la Naci贸n), que es m谩s bueno que Lassie…

Cu铆dese de sus amigos porque le van a terminar rompiendo un brazo

No, cu铆dese usted de sus amigos

Mis amigos son todos buen铆simos

No, si su amigo Magnetto es un tipo b谩rbaro, qu茅dese tranquila que mi amiguito es Ceferino Namuncur谩 al lado de ese

Ah, entonces es amigo de Moreno

Me caso con Moreno, antes de tomar un caf茅 con Magnetto

Bueno… cu铆dese

驴y Boston?

驴eh?

Y usted tambi茅n, pi茅nselo. Cu铆dese de sus amigos, porque son m谩s peligrosos los suyos que los m铆os, qu茅dese tranquila.

El di谩logo ocurri贸 al aire de Radio Mitre el 17 de julio de 2010. Quien entrevista al nuevo Ministro de Seguridad es la periodista Magdalena Ruiz Gui帽az煤. Tanto el medio como la periodista, cultores del luego autodenominado 鈥減eriodismo de guerra鈥. Por entonces, el lenguaraz quilme帽o portaba el traje de Jefe de Gabinete de Cristina Fern谩ndez de Kirchner. Le calzaba como un guante. Escenas del mismo tenor se suced铆an casi todos los d铆as. En medios de comunicaci贸n, en la entrada de la casa de gobierno, en la Quinta de Olivos, o sentado en una reposera en la costa bonaerense durante el verano. El estilo de An铆bal fue siempre el mismo: es de los que se agrandan frente a contextos adversos. Cuanto m谩s caldeado el clima, m谩s fuerte juega y m谩s picante torna su labia. Pol铆tico full time, curti贸 pr谩cticamente todos los niveles de gesti贸n: fue legislador provincial, intendente municipal, diputado, senador, ministro y jefe de Gabinete. 芦Yo no vivo de la pol铆tica. Vivo para la pol铆tica禄, suele repetir.

Entre sus m茅ritos, pican en punta su lengua filosa, su capacidad inagotable de poner la cara frente a los golpes, su cultura general, su picard铆a. Entre los puntos oscuros, su rol como funcionario a cargo de la seguridad durante los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Dar铆o Santill谩n, en pleno estallido social el 26 de junio de 2002. Mezcla de h谩bil espadach铆n de la real politik y personaje de sainete criollo, hombre de Estado, su cuero curtido por mil batallas carga los laureles y las esquirlas de una vida en la primera l铆nea de fuego. Estigmatizado y perseguido. Pieza clave de la emancipaci贸n kirchnerista del duhaldismo. An铆bal Fern谩ndez asume recargado en el ministerio m谩s caliente de una gesti贸n nacional que viene de recibir un g茅lido cachetazo de realidad en las PASO del 12 de septiembre. 鈥淪oy un soldado. Donde me llaman, estoy鈥, dice.

*

An铆bal Domingo Fern谩ndez naci贸 en Quilmes el 9 de enero de 1957 en el seno de una familia peronista. Cuenta que su padre quer铆a llamarlo Juan Domingo, y que su madre propon铆a An铆bal Alberto. Finalmente, hubo fumata. Comenz贸 a militar cuando cumpli贸 los catorce. Se recibi贸 de contador p煤blico en la Universidad de Lomas de Zamora. Ten铆a 26 a帽os cuando en 1983 comenz贸 el per铆odo m谩s largo de Democracia en la Argentina, que se extiende hasta hoy. 38 a帽os de elecciones y alternancia que lo encontraron siempre en la funci贸n p煤blica: desde la asunci贸n de Alfons铆n, cuando comenz贸 a ejercer su primer cargo p煤blico, como secretario administrativo del bloque peronista en el Senado bonaerense, hasta hoy, como reemplazante de una cuestionada Sabina Frederic. 聽

Vecinos y vecinas de Quilmes determinaron en las urnas que por el per铆odo 1991-1995 An铆bal iba a ser intendente de esa localidad del sur del Gran Buenos Aires. Territorio ribere帽o, rico en m铆stica y disputas entre facciones, hiperpolitizado, con altos 铆ndices de pobreza estructural y algunos de los asentamientos m谩s grandes de la provincia, como Villa Itat铆 y El Tri谩ngulo, entre otros. Durante ese per铆odo, fue imputado en una causa judicial por falsificaci贸n de documento p煤blico, y aunque un a帽o m谩s tarde fue sobrese铆do, de esos d铆as qued贸 para el anecdotario pol铆tico la versi贸n nunca del todo confirmada de su escape de la municipalidad en el ba煤l de un auto: 芦Inventaron esa pelotudez de que yo sal铆 en el ba煤l de un coche. Pero 驴qui茅n se creen que soy yo? 驴Sab茅s cu谩nto era el dinero que se discut铆a? 隆15 000 d贸lares! 隆Esconderme en un ba煤l por 15 000 d贸lares! Son todos tarados estos tipos禄, declar贸 en una entrevista en julio de 2010.

M谩s tarde, fue ministro provincial en las gobernaciones de Eduardo Duhalde y Carlos Ruckauf. A帽os de entrenamiento intenso en gesti贸n de lo cotidiano, para lo que vendr铆a: en 2002 el presidente Duhalde lo designa primero como Secretario General de la Presidencia (cargo que ejerc铆a cuando Maximiliano Kosteki y Dar铆o Santill谩n fueron brutalmente asesinados por las fuerzas federales durante una protesta social en Avellaneda) y luego como ministro de Producci贸n. Un a帽o despu茅s N茅stor Kirchner lo ubica al frente del Ministerio del Interior, lugar que ocup贸 durante toda la presidencia del ping眉ino. Entonces, An铆bal fue una bisagra para la transici贸n del duhaldismo al kirchnerismo, ese artefacto pol铆tico que a煤n hoy ocupa la centralidad de la vida pol铆tica nacional. Los organismos de Derechos Humanos coinciden en destacar el impulso que le imprimi贸 desde el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, entre 2007 y 2009, a los juicios a los genocidas de la 煤ltima dictadura por los cr铆menes de lesa humanidad. 

*

Lector voraz, ricotero confeso, guitarrista amateur, afecto al cultivo de bons谩i, el reciente Ministro de Seguridad no s贸lo es hiperquin茅tico en la pol铆tica. Polifac茅tico, fue presidente de Quilmes, el club de sus amores, y titular de la Confederaci贸n Argentina de Hockey. Adem谩s, es un obsesivo de los datos. Almacena n煤meros e informaci贸n precisa de los m谩s variados temas y registros. Desde cu谩nto mide la muralla china hasta indicadores socioecon贸micos de todas las regiones del mundo de los 煤ltimos cien a帽os. 鈥淪oy un coleccionista de datos in煤tiles 鈥 dice de s铆 -. Vivo recordando pelotudeces鈥.

Es lenguaraz. La labia lo asiste. No ser铆a exagerado colocarle en la solapa la medalla del m谩s h谩bil declarante de la pol铆tica argentina. Mientras muchos funcionarios, acostumbrados a trabajar bajo altos niveles de presi贸n, ven una c谩mara o un micr贸fono y se paralizan, An铆bal saca a relucir el filo de su lengua. Sus apariciones p煤blicas a lo largo de las 煤ltimas d茅cadas dejaron un extenso c煤mulo de frases ic贸nicas: 芦El que quiera discutir con Cristina, yo le aconsejo: chocar con un tren cargado con piedras es m谩s f谩cil禄, 芦Lo esencial es invisible a los troskos禄, 芦El cementerio est谩 lleno de imprescindibles禄, 芦Soy duhaldista portador sano禄, 芦Massa es como el mate cocido, llena pero no engorda禄, 芦Sabsay se cree constitucionalista porque toma el tren en Constituci贸n禄, entre muchas otras. Payador de la pol铆tica, se han escrito libros enteros s贸lo con sus declaraciones y frases ic贸nicas.

*

Si hay un diagn贸stico compartido entre las distintas tribus del peronismo sobre la victoria de Macri en 2015 es que la descarnada interna entre An铆bal Fern谩ndez y Juli谩n Dom铆nguez (otro reciente repatriado al gabinete) en la provincia de Buenos Aires fue determinante para la derrota nacional. Una semana antes de aquellas elecciones, Mart铆n Lanatta, condenado por el triple crimen de General Rodr铆guez vinculado al tr谩fico de efedrina, involucr贸 a An铆bal en la investigaci贸n, al afirmar que 茅l era 芦La Morsa禄, un personaje sospechado de estar detr谩s de los asesinatos. Por entonces el ruido fue atronador y el impacto pol铆tico, detonante. Los medios de comunicaci贸n de mayor audiencia apuntalaron la versi贸n en los d铆as previos a las elecciones, veinticuatro siete. Reci茅n el 12 de septiembre de 2020, Clar铆n public贸 camuflada dentro de una nota la desmentida: 芦La Morsa禄 no era An铆bal. Pero se sabe: la correcci贸n posterior nunca repara los da帽os de la mentira.

En los casi dos a帽os que lleva el gobierno del Frente de Todos, el 谩rea de seguridad es tal vez la que m谩s cortocircuitos expuso. Los permanentes cruces p煤blicos entre Sabina Frederic y Sergio Berni no hicieron m谩s que exponer la falta de una visi贸n com煤n en un 谩mbito por dem谩s delicado: el manejo de unas fuerzas siempre al l铆mite del exceso. La llegada de An铆bal Fern谩ndez, seg煤n filtraron desde adentro, es bien recibida en los altos mandos. Ya estuvo a cargo antes, desde el Ministerio de Interior, y muy cerca desde Justicia y Derechos Humanos. El abrazo con Berni ratifica la vuelta de p谩gina y el comienzo de una etapa de buena sinton铆a entre los encargados de la seguridad en Naci贸n y en la Provincia de Buenos Aires. S贸lo resta saber si su accionar en las calles estar谩 orientado a la reducci贸n de las desigualdades o a su profundizaci贸n.

Cuando el gobierno del Frente de Todos se mostraba todav铆a grogi por los resultados electorales, y los ministros referenciados directamente en CFK presentaron su renuncia, el de An铆bal Fern谩ndez fue el primer nombre de peso que son贸 entre la incertidumbre. Las im谩genes lo mostraban en el ingreso de la Rosada. Hac铆a tiempo que no pisaba ese suelo: desde el final de la 煤ltima presidencia de Cristina fue m谩s frecuente encontrarlo en un set de televisi贸n que en un 谩mbito institucional. 芦Lleg贸 An铆bal a la Rosada禄, dec铆an los videographs y los mensajes en los celulares. La crisis era grande, el cuadro se complicaba. Antes de volverse terminal, necesitaba la intervenci贸n de cirujanos mayores. Al terminar la reuni贸n con Alberto, enfrent贸 la sed de declaraciones de la guardia period铆stica. 鈥淣o me ofrecieron nada. S贸lo vine a ayudar鈥. Pocos d铆as m谩s tarde, su nombre integrar铆a la lista de los nuevos ministros.

Compart铆

Comentarios