Conadu al rojo vivo

🗳️ El congreso extraordinario de la Conadu exhibió la feroz interna dentro del principal sindicato de docentes universitarios. ¿Qué sectores están enfrentados y cómo queda la situación en uno de los gremios más golpeados por la crisis?

El viernes 24 de septiembre se desarrolló en la casa de la militancia -H.I.J.O.S.- del Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex Esma) el congreso extraordinario de la Federación Nacional de Docentes Universitarios (CONADU) para elegir la junta electoral de cara a la futura renovación de autoridades. Si bien participaron del mismo unas 20 asociaciones de base, otros sectores decidieron retirarse aduciendo «irregularidades en la acreditación de delegades congresales». «Ellos eran una minoría que decidió no acatar lo establecido en el estatuto y las leyes sindicales. Fueron poco menos del 40% de los congresales que decidieron retirarse», dijo a El Grito del Sur Carlos De Feo, secretario general de Conadu. 

El evento contó con la participación de importantes funcionarios y dirigentes nacionales, entre los que se contaron el ministro de Educación de la Nación Jaime Perczyk; el secretario de DD.HH. Horacio Pietragalla; el diputado nacional y secretario general de la CTA Hugo Yasky; y el presidente de H.I.J.O.S. Capital, Charly Pisoni. Si bien había una gran expectativa por el restablecimiento de los congresos en forma presencial después de casi dos años, lo que terminó expuesto fue la feroz interna dentro del principal gremio de docentes universitarios. «Participaron todos los sindicatos inscriptos en la Conadu, pero un grupo de activistas, delegados e inclusive secretarios generales no aceptaron la decisión de la Comisión de Poderes. El congreso siguió porque estaba habilitado, tenía el quórum no solamente de los congresales sino también de las asociaciones», explicó De Feo.

La mayoría de congresales que dio curso al congreso formaba parte de unas 20 asociaciones de base constituidas por: ADAI, ADIUNQ, ADOI, ADUFOR, ADULP, ADUNA, ADUNOBA, ADUNSE, ADUNTREF, AFUDI, AGDU, FEDUBA, COAD, SIDIU, SIDIUNLAR, SIDIUNT, SIDUNCU, SUDHUR y ADUNSADA. En tanto, la disidencia estuvo expresada por ADIUC UNC, ADEI UNAJ, ADUNA UNDAV y SiDUNSJ, entre otros agrupamientos. «Lo que hubo fue una alteración de los congresales a través de la intromisión en los sindicatos de base. Nos retiramos porque no estaban aseguradas las condiciones para un proceso electoral claro y transparente. Entre los 16 sindicatos que nos retiramos, estamos todos los sindicatos de universidades del conurbano que sufrimos una marginación en términos políticos y electorales», señaló a este medio Esteban Secondi, secretario general de Adei UNAJ (Universidad Nacional Arturo Jauretche).  

Por su parte, De Feo negó que se tratara de 16 sindicatos disidentes y expresó: «Hay compañeros que no aceptan la mayoría y no nos vamos a hacer cargo de estas posiciones políticas que ponen en riesgo a la federación, no solo a la Conadu sino a sus propios sindicatos. Tenemos que dar un ejemplo de seriedad en este contexto de grave situación económica y social que vive el país. Me sorprende que compañeros como Pablo Carro, que es diputado nacional (La Cámpora/Frente de Todos) y referente de Adiuc UNC, se retirara del congreso sin medir el alcance de sus acciones. Se trata de una disputa política, no hay tal ruptura porque a la hora de que sea votado por las bases, éstas no lo van a aceptar».

¿Cómo queda la situación al interior de la Conadu? La 16 de abril, corriente ligada al sector disidente, planteó que «este bochornoso Congreso es una muestra más de un modelo sindical agotado, que como ya hemos denunciado se negó a utilizar el estatuto aprobado en 2019 que establece nuevos criterios para les congresales, amplía la Mesa ejecutiva, establece la paridad en las listas y crea nuevas secretarias, entre ellas la de Género». «Hace tiempo existen manejos poco claros en cuanto al proceso electoral y no hay una política que nos incluya. Hay una reducción de los intereses de la Federación sobre muy pocos sindicatos, pero tenemos la voluntad de participar en el proceso electoral», adujo Secondi. 

Las tensiones políticas en Conadu perjudican el intento de recomponer los salarios universitarios, que desde hace varios años vienen perdiendo contra la inflación. En mayo de este año, el Ministerio de Educación había acordado un 8 por ciento retroactivo desde abril, 6% en junio, 4% en agosto, 5% en octubre, 7% en diciembre y 5% en febrero. Sin embargo, dos semanas atrás se firmó un nuevo acuerdo salarial del 12% que se aplicará sobre los salarios de marzo de 2021, lo cual llevará la paritaria a una suma total del 47%.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.