Nación y Ciudad reavivan sus diferencias, ahora por el uso de barbijos

😷 El Gobierno de la Ciudad decidió no acatar la recomendación de la Casa Rosada y mantendrá el uso obligatorio de tapabocas. En diálogo con este medio, especialistas resaltan la necesidad de mantener los cuidados en el marco de las nuevas aperturas.

En lo que era casi impensado algunos meses atrás, el Gobierno nacional se anticipó esta vez al porteño y anunció que a partir del 1º de octubre se levantará la obligatoriedad del uso del barbijo al aire libre en forma individual o en burbuja, siempre y cuando no haya aglomerado de personas. Si bien el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, había aprobado la semana pasada nuevas aperturas -como los bares y boliches hasta las 3 de la mañana- el Gobierno de la Ciudad decidió no acatar la recomendación de la Casa Rosada y mantendrá el uso obligatorio de tapabocas tanto al aire libre como en lugares cerrados. 

«Creemos que todavía no es el momento de quitarnos el barbijo. Sabemos que en el espacio abierto la contagiosidad es mucho menor, pero en la Ciudad pretendemos llegar al 70 por ciento de la población con las dos dosis de la vacuna antes de tomar este tipo de medidas», explicó el ministro de Salud Fernán Quirós en declaraciones a Radio Con Vos. Según el Monitor Público de Vacunación, hasta el momento 1.820.458 porteñes recibieron las dos dosis, lo cual equivale a más del 50 por ciento de la población.

El mensaje de Quirós contrasta con la política aperturista y las flexibilizaciones promovidas por la gestión de Larreta desde el inicio de la pandemia. Pero tampoco se condice con la realidad que se observa en diferentes escenarios donde el barbijo prácticamente quedó en desuso, como sucede incluso en espacios cerrados como bares y boliches.

El día después de las medidas sanitarias

Si bien desde algunos medios de comunicación opositores buscaron asociar las últimas medidas con el resultado electoral adverso para el Frente de Todes, lo cierto es que la vacunación masiva emprendida como política de Estado permitió que hoy se transite un escenario mucho más favorable en materia sanitaria, con un claro descenso en el número de casos y de muertes en todos los rangos etarios. Actualmente, el índice de positividad se encuentra en apenas 4 por ciento. 

«Si bien estamos en un escenario de relativa tranquilidad, creo que hay que mantener los cuidados, en especial para evitar el contagio de las personas con patologías severas. Hoy tenemos una baja importante de la ocupación en camas de terapia intensiva, pero además tenemos muy pocos casos y los fallecidos son residuales. Todavía se siguen contabilizando muertes de tiempo atrás», señaló en diálogo con El Grito del Sur el médico sanitarista Jorge Rachid.

«Estas medidas son acorde al momento que estamos viviendo respecto a la cantidad de casos y a la ocupación de camas de terapia intensiva, la curva se encuentra en su fase descendente lo cual habilita este tipo de decisiones. Venimos en una instancia de cada vez más aperturas, pero eso no significa que se terminó la pandemia. Todas las veces que el mundo abrió y permitió a la gente realizar todas las actividades sin terminar con la circulación comunitaria, en mayor o menor tiempo trajo un rebrote. Esto sigue y por eso es importante que se vacunen los menores de 17″, explicó a este medio Gabriela Piovano, infectóloga del Hospital Muñiz.

Además del uso de barbijos, otra de las medidas significativas que adoptará el Gobierno es la apertura «gradual y cuidada» de las fronteras. En ese marco, la principal preocupación pasa por evitar un posible ingreso de nuevas variantes de Covid-19 desde Brasil.

«Hay que cuidar mejor las fronteras, en especial la frontera con Brasil donde la cepa Delta ya es prevalente. Espero que se mantengan las medidas bien estrictas en el arribo y la salida de los vuelos internacionales«, sugirió Rachid. Por su parte, Piovano expresó: «Siempre que circule el virus, va a existir la posibilidad de generar variantes más violentas. En Brasil no es solo la variante Delta, también está la variante Mu que escapa a la inmunidad que nos dan las vacunas. El éxito de las aperturas también va a depender de la individualidad y de la conciencia de la gente para darse cuenta de la necesidad de mantener los cuidados».

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.