El 芦resentimiento de los igualados禄 y un tiempo de disponibilidad y victorias temporales

馃嚙馃嚧 En las hist贸ricas escalinatas de Derecho, 脕lvaro Garc铆a Linera habl贸 sobre las derechas latinoamericanas, las nuevas demandas y el futuro de los proyectos populares en la regi贸n. "Las luchas por la igualdad tienen su contrarrevoluci贸n", dijo.

Si las escalinatas de la Facultad de Derecho de la UBA tuvieran su propia c谩tedra, podr铆an dar clases de Historia Argentina y Latinoamericana. Este s谩bado a la tarde, pasada la amenaza de lluvia y bajo un sol radiante, se escribi贸 un nuevo cap铆tulo de la prol铆fica relaci贸n entre las escaleras del portal universitario y los grandes l铆deres latinoamericanos. En el escenario donde alguna vez hablaran Fidel Castro y Hugo Ch谩vez y bajo las puertas que atravesaron 15 presidentes argentinos, esta vez le toc贸 el turno de disertar a 脕lvaro Garc铆a Linera, ex vicepresidente boliviano y uno de los principales referentes te贸ricos latinoamericanos del siglo XXI.

La velada fue impulsada por organizaciones pol铆ticas y estudiantiles y cont贸 con una multitud de j贸venes que se reunieron con el objetivo de escuchar a quien fuera uno de los principales cuadros pol铆ticos e intelectuales del Proceso de Cambio boliviano. La presentaci贸n del evento estuvo a cargo de la legisladora Luc铆a C谩mpora, quien precedi贸 en el atril a Linera y reivindic贸 su hist贸rica frase que ya se ha hecho consigna para gran parte de las fuerzas nacionales-populares, progresistas y de izquierda en Latinoam茅rica. 芦Se trata de luchar, vencer, caerse y levantarse禄, record贸 la joven dirigente.

Luego s铆, ya fue el turno de Linera. Camisa celeste, apuntes en mano y sonrisa sosegada, Linera comenz贸 caracterizando el accionar de las derechas latinoamericanas a partir del golpe de Estado contra el gobierno electo de Evo Morales. 芦Con el pretexto de fraude, dieron un golpe de Estado a un gobierno que hab铆a ganado por 600 mil votos禄. No hab铆a razones, explic贸 Linera, la raz贸n era el resentimiento. Dio pie as铆 a un an谩lisis del comportamiento de las clases acomodadas en sociedades con gobiernos progresistas que pujan por la igualdad y la redistribuci贸n del ingreso. 芦驴Qu茅 es lo que lleva a la derecha a tomar esa acci贸n tan violenta, destructiva y antidemocr谩tica? Las luchas por la igualdad tienen su contrarrevoluci贸n禄, sentenci贸.

Fotos: @juannoy_fotos

He aqu铆 uno de los primeros nudos de la exposici贸n de Linera. 驴Qu茅 sucede con las clases privilegiadas cuando ven reducidos sus monumentales privilegios? 芦El resentimiento de los igualados禄 es la forma en la que el ex vicepresidente caracteriz贸 al proceso por el cual las elites blancas y ricas, quienes se cre铆an due帽os del territorio y del monopolio de la administraci贸n del Estado, reaccionan ante el avance de derechos de las clases populares. Linera insisti贸 en que la contraofensiva no surge porque los que siempre ganaron dejaron de ganar, sino porque los 芦otros禄 pudieron vivir mejor. Perder la dimensi贸n del privilegio, o por lo menos reducirlo, fue el motor que junt贸 sangre en el ojo de los sectores medios y altos de Bolivia. 芦La lucha por la igualdad tiene un costo y uno lo tiene que prever. Los que ten铆an privilegios habr谩n de defender lo suyo. La derecha se atrincher贸, se radicaliz贸 y se racializ贸禄.

En las escalinatas de Derecho hay una multitud, pero casi no se oyen murmullos. La gente escucha expectante. En las gradas flamea una wiphala. 芦En la quema de la wiphala est谩 la intenci贸n de deshacerse de los indios禄. El vendedor de pirulines y pochoclo -en un d铆a de gran recaudaci贸n- tambi茅n se desconcentra de su tarea y se pierde en las palabras del dirigente. 芦Las derechas son democr谩ticas en tanto no se afecten sus privilegios de casta. En cuanto se ponen en riesgo, por la igualdad hacia arriba, se sacan el traje de dem贸cratas禄. Y concluye su diagn贸stico: 芦No es la misma derecha que la de principios del siglo XXI. En ese momento estaba golpeada. Hoy se ha vuelto una derecha enfurecida, que aglutina desde el resentimiento y la melancol铆a禄.

Entonces el recorrido de Linera llega al presente. Las derechas solo proponen un regreso rom谩ntico y conservador a un pasado que idealizan: sin distribuci贸n, con menos derechos, sin debates de g茅nero ni ambientales y sin ning煤n tipo de discusi贸n por el origen o la socializaci贸n de las riquezas. Pero aqu铆 es donde reside la riqueza del an谩lisis del ex vicepresidente: el progresismo tambi茅n empieza a mostrar sus l铆mites temporales. Las reformas de primera generaci贸n fueron profundas y v谩lidas, pero ya no son suficientes. Se vive un momento de estupor y par谩lisis. 芦Ni el neoliberalismo presenta un horizonte de largo plazo ni el progresismo presenta un horizonte para remontar la crisis pand茅mica y ambiental禄, sentencia. Un empate hegem贸nico en clave argentina, un tiempo paradojal y suspendido, como lo define Garc铆a Linera.

Y he aqu铆 una piedra angular del planteo: el tiempo suspendido, la ausencia de un horizonte, el agotamiento del proyecto neoliberal y las limitaciones propias del progresismo y las izquierdas, dan lugar a un momento de disponibilidad para nuevas creencias. Y en este estado de situaci贸n no existe una salida definida: la resultante del cruce de fuerzas puede oscilar entre un proyecto progresista as铆 como tambi茅n hacia un neofascismo, dice Linera. Pero tomamos nota: la necesidad de quienes apuestan por un proyecto de igualdad y redistribuci贸n es avanzar en batallas de segunda generaci贸n. 芦O se ajustan salarios o se ajustan riquezas禄. La f贸rmula parece antigua o evidente, pero es un hito al momento de pensar intervenciones en un tiempos complejos. Si no se avizoran grandes per铆odos de continuidad de los procesos transformadores, hay que apostar a las victorias temporales. Temporales, pero victorias.

Una reforma tributaria, la apuesta estatal por la econom铆a digital, las metas concretas en la reducci贸n de pobreza y miseria o la suspensi贸n del pago de la deuda. 芦Una d茅cada de laboratorio禄. Un interregno de disputa en un tiempo de transici贸n. De fondo, la discusi贸n por los sentidos y la necesidad de crear un horizonte pol铆tico que genere esperanzas en criaturas de fe como los seres humanos. 驴El motor inclaudicable de este proceso? La juventud. Linera cierra entre aplausos y ovaciones, los pibes y las pibas se agolpan para pedir su foto y la gran mayor铆a se queda agitando y cantando. Dejan las escalinatas todav铆a tibias, las mentes calientes y un final punk pero esperanzador: 芦No hay futuro pero tiene que haberlo. Y del lado bueno de la Historia禄.

Compart铆

Comentarios

Yair Cybel

Una vez abraz贸 al Diego y le dijo que lo quer铆a mucho. F煤tbol, asado, cumbia y punk rock. Periodista e investigador. Trabaj贸 en TeleSUR, HispanTV y AM750. Desde hace 8 a帽os le pone cabeza y coraz贸n a El Grito del Sur. Actualmente tambi茅n labura en CELAG y aporta en campa帽as electorales en Latinoam茅rica.