Un Independiente convulsionado define su futuro entre Moyano y Juntos por el Cambio

🗳️ Hugo Moyano va por su tercer mandato en el Rojo de Avellaneda. Enfrente tiene a varios dirigentes de Juntos por el Cambio, que buscan imprimir otro estilo a la gestión mientras el club atraviesa tiempos turbulentos.

En el Club Atlético Independiente se refleja hoy más que nunca la disputa política que se vive a nivel nacional. Dos grandes polos enfrentados en torno a diferentes modelos de club mientras se atraviesan tiempos turbulentos. Muestra de ello fue lo ocurrido esta semana entre dos facciones de la barrabrava, que se enfrentaron a tiros en las vísperas del regreso del público a los estadios tras un año y medio de ausencia por la pandemia de coronavirus.

«El accionar de estos grupos representa todo lo que no queremos para nuestra institución y la sociedad en general», expresó la dirigencia de Independiente a través de un comunicado. La violencia desatada el pasado martes responde en parte a la posibilidad de reemprender un negocio millonario basado en el control del estacionamiento y la venta ambulante en la zona, pero también a un escenario de incertidumbre que podría cambiar los destinos políticos del club a partir de diciembre.

Hugo Moyano va por su tercer mandato al frente del Rojo de Avellaneda. Esta vez se presentará sin su hijo Pablo, quien no seguirá en el club (al menos formalmente). En la elección de 2014, tras forzar la renuncia de Javier Cantero, el sindicalista y líder de Camioneros ganó con el 70 por ciento de los votos. Tres años después, en medio de un clima festivo por la obtención de la Copa Sudamericana, Moyano obtuvo la reelección con el 89 por ciento. Pero ya el clima de participación no era el mismo: apenas votaron 6485 socios y socias (de los 52 mil autorizados a votar), mientras que seis años antes había emitido su voto casi el doble de la masa societaria.

A lo largo del segundo mandato moyanista pasaron muchas cosas. En 2018, Pablo Moyano -vicepresidente 1º- fue imputado en una causa por supuesta defraudación al club, en la que se lo acusó de ser «jefe de una asociación ilícita». El fiscal Sebastián Scalera presentó pruebas que iban desde la impresión oculta de entradas, las reventas avaladas por el club y el reparto de tickets por «protocolo», entre otras irregularidades. Sin embargo, en diciembre de 2020 el mayor de los hijos de Moyano fue sobreseído y dijo que se trató de «una persecución judicial y mediática, una venganza con mentiras de Macri porque no pudo llevar adelante la reforma laboral». A dicha tensión se le sumaron nuevos problemas económicos: crecimiento del pasivo en un 70% que a finales de 2020 arrojaba un impactante monto de 2807 millones de pesos, pedidos de inhibiciones que llegaron desde la FIFA y embargos por deudas a otros clubes. 

Otro detalle a tener en cuenta es que el oficialismo ya no se encuentra tan abroquelado en torno a la figura de Moyano, como ocurrió en 2017. En enero de este año, Jorge «Puma» Damiani -secretario deportivo- pidió licencia hasta el 31 de diciembre de 2021 y se habló de una renuncia encubierta a partir de diferencias sobre el manejo del fútbol profesional. Éstas se originaron luego de que el ex entrenador Ariel Holan fuera autorizado a ejecutar una política de compras y contratos millonarios que se convirtió rápidamente en un dolor de cabeza para el club. «Hay jugadores que me llaman y me dicen que no pueden pagar el alquiler», disparó por entonces.

Damiani no fue el único peso pesado que se alejó de las filas oficialistas: a comienzos del año pasado, el macrista Cristian Ritondo -quien fuera vocal de la actual dirigencia- admitió estar dispuesto a formar una lista opositora a los Moyano. Finalmente, este deseo se concretó tras la creación de un mega-frente opositor en el cual confluyen varios dirigentes ligados a Juntos por el Cambio. Además de Ritondo, aparecen en este armado Néstor Grindetti (intendente de Lanús), Enrique Sacco (periodista y pareja de María Eugenia Vidal), el economista Martín Redrado -quien antes llegó a trabajar con el moyanismo realizando una auditoría de las cuentas del club-, Luis Barrionuevo y Patricia Bullrich. No obstante, la principal figura de este espacio es Gastón Gaudio, quien se encuentra imposibilitado de presentarse como candidato a la presidencia por no tener los diez años de socio que establece el estatuto de Independiente. A partir de su amistad con el millonario qatarí Emir Tamim ben Hamad Al Thani, dueño del PSG y máximo responsable de la Federación de Tenis de Qatar, el ex tenista busca modernizar el club mediante la llegada de «inversiones». También se encuentra a su lado Luciano Nakis, hijo del ex dirigente moyanista Noray y presidente de Deportivo Armenio, quien podría encabezar la lista de dicho espacio político.  

El principal obstáculo para un triunfo opositor en las urnas es la falta de unidad en una propuesta articulada. Daniel Grinbank, empresario de espectáculos, fue tentado por Unidad Independiente pero optó por seguir su propio camino. Desde la alianza bautizada Primero Independiente -que llevaría a Fernando Montenegro en el primer lugar de la lista- señalan que el sector liderado por Ritondo es un desprendimiento del oficialismo y que «ahora se quieren mostrar como una alternativa opositora». Según las encuestas que manejan, se encontrarían primeros en intención de voto y en ese marco decidieron jugar por separado plasmando una posición más centrista ubicándose entre los dos polos de disputa.

El escenario político está abierto entre las tres principales opciones y el resultado final estará atado al nivel de concurrencia que expresen las urnas. Si bien se espera la confirmación de la elección para el domingo 19 de diciembre, aún no hubo un dictamen oficial. En ese marco, el cierre de listas sería el 29 de noviembre. A partir de esa fecha, la Comisión Electoral tiene cinco días para auditar a los candidatos, hacer una devolución a las agrupaciones y éstas pueden realizar cambios hasta el 9 de diciembre -10 días antes de los comicios-, momento en que quedaría consolidada la lista definitiva.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.