La vuelta de Animal Urbano, un h茅roe contrarrepresivo

馃摪 La editorial Comic.Ar decidi贸 reunir por primera vez todas las historias del mutante Animal Urbano, publicadas durante 27 a帽os en revistas, fanzines y portales web.

En 1993, el entonces presidente Carlos Sa煤l Menem firm贸 el llamado Pacto Fiscal II. El plan buscaba disminuir la inversi贸n p煤blica como parte de las pol铆ticas neoliberales que se tomaron por aquellos a帽os y signific贸 un nuevo avance sobre la ya golpeada situaci贸n de los sectores populares en toda la Argentina. Al panorama econ贸mico, se sumaron las casi setenta empresas de gesti贸n p煤blica privatizadas o concesionadas y un incremento de la violencia institucional con la 鈥渕aldita Polic铆a鈥 bonaerense a la cabeza. Tres a帽os antes, el Gobierno hab铆a perdonado a los principales responsables de la represi贸n durante la 煤ltima dictadura c铆vico militar.

En agosto del ’93, mientras el menemismo hund铆a al pa铆s, de lo profundo del Riachuelo emerg铆a uno de los m谩ximos personajes de la historieta de los noventa: Animal Urbano. Un h茅roe para los despose铆dos, un justicialista mutante nacido de nuestros propios desechos acumulados en el l铆mite entre la Ciudad y el sur de la Provincia de Buenos Aires. Con el paso de los n煤meros, se ir铆a definiendo al personaje. Animal Urbano es producto de la mutaci贸n generada por la contaminaci贸n del r铆o sobre el cuerpo de Juan An铆bal Garc铆a, un obrero portuario secuestrado, torturado y desaparecido por los militares en los setenta.

Para Guillermo Grillo, su guionista, y Edu Molina, su dibujante, no existen dudas sobre el car谩cter heroico del personaje. En una de sus primeras historias, rescata a una chica de ser abusada sexualmente por polic铆as de la Bonaerense. Como explica Grillo, 鈥渆sa es la situaci贸n cl谩sica de Animal Urbano鈥. Pero, a diferencia del hombre murci茅lago o del 煤ltimo hijo de Krypton, este mutante nunca gana, lo que para el guionista es el segundo elemento que identifica al personaje. 鈥淎dhiere a un mont贸n de convenciones cl谩sicas de los superh茅roes, como el personaje traumado o el origen tr谩gico, pero a la argentina鈥, agrega Molina. Aunque el h茅roe logra salvar la vida de estos personajes secundarios, su condici贸n mutante lo encuentra al final siempre envuelto en su soledad y su desdicha.

Animal Urbano es hijo de su 茅poca, sus historias est谩n atravesadas por la desigualdad y la violencia de mediados de los noventa. Sus haza帽as, situadas en una Avellaneda que no se nombra, pueden caracterizarse como parte del 鈥済rotesco realista鈥, ese concepto creado por Mija铆l Bajt铆n que engloba pr谩cticas en las que se invierten los s铆mbolos, pensamientos e im谩genes cruciales de la cultura oficial. Los indefensos en estas vi帽etas son salvados de polic铆as corruptos, son rescatados antes de ensanchar las listas de v铆ctimas de gatillo f谩cil en manos de las fuerzas de seguridad. El justiciero, saltando entre los techos de chapa y vestido solo con un trapo desgarrado que se asemeja a una capa, se enfrenta con quienes debieran representar a la justicia.

Para Guillermo Grillo, en esos a帽os la represi贸n y la dictadura hab铆an dejado de ocupar las primeras planas de los principales diarios y noticieros nacionales. Al mismo tiempo, el indulto a los responsables significaba un acto de profunda violencia hacia las demandas de memoria, verdad y justicia. 鈥淎nimal Urbano fue una reacci贸n a todo eso, fue responder a esas posturas que nos preocupaban鈥, cuenta el escritor y director de cine. 鈥淎l no ser periodismo de investigaci贸n, combin谩bamos cuestiones sociales con recursos est茅ticos y art铆sticos de la historieta鈥, agrega. A la narrativa comprometida de Grillo, Edu Molina sum贸 elementos gr谩ficos y texturas influenciadas por los c贸mics de superh茅roes y por la obra del dibujante uruguayo Alberto Breccia. 鈥淟a derrota que viv铆a Animal Urbano era la sensaci贸n que yo ten铆a durante la fiesta menemista鈥, recuerda Molina.

Juntos, armaron un personaje que mata a pi帽as a sus enemigos. 鈥淔ue algo visceral, hasta inocente, porque creamos un tipo musculoso y monstruoso que se convirti贸 en un camino cat谩rtico ante lo que pasaba alrededor nuestro鈥, explica Edu Molina. Aunque las experiencias de Madres y Abuelas de Plaza de Mayo e H.I.J.O.S. hab铆an sembrado el camino de la no violencia y la b煤squeda de justicia en oposici贸n a la venganza, la impunidad hac铆a crecer el deseo de respuesta directa en los artistas. En el n煤mero 3, la historieta toma como eje la desaparici贸n de Miguel Bru, el estudiante de periodismo secuestrado y torturado en La Plata. 鈥淒eseaba que un tipo mugriento, de la villa -que para el poder era lo sucio y lo espantoso-聽los haga mierda鈥, recuerda Edu. 鈥淓stas tragedias vividas por los personajes, que vienen de la violencia policial o de la delincuencia, eran respondidas por Animal Urbano con m谩s violencia. Porque eso es lo que generaban estas situaciones鈥, agrega Guillermo Grillo.

Los libros integrales reeditados por Comic.Ar permiten mostrar la evoluci贸n del personaje a lo largo de los a帽os, adem谩s de remarcar su vigencia. 鈥淐uando el kirchnerismo meti贸 presos a todos los represores, cuando Videla se muri贸 sentado en el inodoro, dije: Animal Urbano ya fue, 隆qu茅 bien!鈥, cuenta Edu Molina. Pero el avance de las derechas en la regi贸n, la continuidad de la represi贸n en tiempos democr谩ticos, el gatillo f谩cil y otras situaciones muestran su triste actualidad. 鈥淟o hubiera dibujado en un rastrojero al borde de la ruta, con un poncho mapuche, buscando a los culpables de la muerte de Santiago Maldonado鈥, admite. 鈥淪i su origen tuvo que ver con el momento particular de su 茅poca, esta relectura tiene que ver con el momento particular de ahora鈥, agrega Edu.

Hasta los noventa, en la mayor铆a de los casos los superh茅roes y lo social eran como agua y aceite. Animal Urbano se consolid贸 como un aliado, desde la ficci贸n, de los movimientos que durante esos a帽os ve铆an crecer su desprotecci贸n, que eran testigos de c贸mo el grueso de la sociedad decid铆a mirar para otro lado. Pese a las peque帽as victorias, en historias como 鈥淕olpe de Estado鈥 o 鈥淢ot铆n鈥 se dejaba en claro que la maquinaria represiva y explotadora iba a seguir funcionando aunque el comisario o dictador de turno fuera derrotado. 鈥淎nimal Urbano era un soldado de guerras perdidas, algunas de las cuales siguen ah铆鈥, concluye Molina.

Compart铆

Comentarios

Demian Urdin

Antrop贸logo social, coleccionista y cr铆tico de la Historieta Argentina. Ganador de la Beca de Investigaci贸n Boris Spivacow II de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno en 2018. Colaborador en Revista Blast de Colombia y Revista Kamandi de Argentina. Co-creador y co-conductor del ciclo de entrevistas "Guion y Dibujo: Di谩logos de Historieta" que se transmite por YouTube.