El camino para producir y exportar hidr贸geno verde

馃崈 Una empresa australiana anunci贸 una inversi贸n mega millonaria para producir y exportar hidr贸geno verde desde R铆o Negro. Perfil de una industria naciente y con grandes desaf铆os a resolver.

El anuncio de una mega inversi贸n extranjera para producir hidr贸geno verde en R铆o Negro ocup贸 el centro de la escena pol铆tica en los 煤ltimos d铆as. Argentina podr铆a colocarse entre los pa铆ses pioneros en producir y exportar hidr贸geno verde. Pero del anuncio a la inversi贸n todav铆a hay un trecho largo por recorrer.

Desde Glasgow, sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Clim谩tico, funcionarios nacionales anunciaron que la empresa australiana Fortescue Future Industries tiene la intenci贸n de invertir hasta 8400 millones de d贸lares en la construcci贸n de una planta para producir y exportar hidr贸geno verde. La novedad trascendi贸 luego de una reuni贸n entre Alberto Fern谩ndez y el presidente de la compa帽铆a, Andrew Forrest. 鈥淓l hidr贸geno verde es uno de los combustibles del futuro y nos llena de orgullo que sea la Argentina uno de los pa铆ses que est茅 a la vanguardia de la transici贸n ecol贸gica鈥, destac贸 Fern谩ndez.

Forrest, uno de los diez empresarios m谩s ricos de Australia, es presidente de Fortescue Metals Group (FMG), la cuarta compa帽铆a productora de mineral de hierro del mundo. Al igual que otras empresas, FMG esta interesada en utilizar el hidr贸geno para reducir el impacto ambiental en sus actividades productivas. Pero la empresa decidi贸 dar un paso m谩s, fundando el a帽o pasado una compa帽铆a subsidiaria, Fortescue Future Industries, con el objetivo de ingresar de lleno en la producci贸n y venta de hidr贸geno verde.

Muchos pa铆ses incluyen el hidr贸geno como un elemento central de sus estrategias para recortar las emisiones de gases de efecto invernadero y limitar el incremento de la temperatura global. El trazo grueso de la transici贸n energ茅tica consiste en sustituir los combustibles f贸siles por electricidad en todos los sectores y consumos energ茅ticos cotidianos. Pero ciertas actividades son dif铆ciles o imposibles de descarbonizar utilizando electricidad. Son t铆picamente procesos industriales en los que se utilizan combustibles como el gas natural o el coque.

El hidr贸geno podr铆a ser una alternativa para esos casos: suministra calor a alta temperatura para industrias como las acer铆as y almacena energ铆a donde las bater铆as el茅ctricas ser铆an demasiado grandes, como el transporte pesado de larga distancia. Puede ofrecer las mismas prestaciones industriales que el gas natural o el coque, pero con la diferencia de que no libera emisiones de GEI. 

La propia Fortescue aporta un ejemplo claro sobre las dificultades para descarbonizar sus operaciones mineras. La empresa dice estar en camino de consumir mil millones de litros de di茅sel por a帽o debido al consumo de su flota de veh铆culos. Forrest comenz贸 a explorar a帽os atr谩s la posibilidad de reemplazar los motores a combusti贸n por celdas de combustible a base de hidr贸geno.聽Las celdas de combustible convierten la energ铆a qu铆mica de una reacci贸n directamente en energ铆a el茅ctrica. FMG ya esta probando una tecnolog铆a de celdas a hidr贸geno para sus camiones mineros.

El hidr贸geno puede ofrecer las mismas prestaciones industriales que el gas natural o el coque, pero con la diferencia de que no libera emisiones de GEI.聽

Ahora, de la mano de FFI, Forrest busca pisar fuerte de entrada en un mercado con potencial para crecer. La Uni贸n Europea, una las principales promotoras del hidr贸geno verde, destinar谩 miles de millones de euros al desarrollo de las infraestructuras de producci贸n y transporte del producto. La meta es producir un mill贸n de toneladas anuales para el 2024 y 10 millones para el 2030, aunque reconocen que la producci贸n continental ser铆a insuficiente si la demanda responde a las proyecciones. FFI apunta a producir 15 millones de toneladas anuales al 2030 para responder a la demanda mundial en general y la europea y asi谩tica en particular.

La informaci贸n difundida por el Gobierno se帽ala que el proyecto iniciar铆a con una etapa piloto entre 2022 y 2024 para confirmar las capacidades previstas, con una inversi贸n estimada en 1.200 millones de d贸lares y una producci贸n de 35 mil toneladas de hidr贸geno verde. Luego vendr铆a una primera etapa productiva a escala industrial, con una inversi贸n estimada en 7.200 millones de d贸lares, para producir unas 215 mil toneladas, que se extender铆a hasta el a帽o 2028. La inversi贸n podr铆a llegar a los 8400 millones de d贸lares para el 2029.

El Ejecutivo calific贸 a esta inversi贸n como la mayor en Argentina en el siglo XXI. Pero esas inversiones se materializar谩n en la medida que la demanda real de hidr贸geno verde se mantenga dentro de las proyecciones. Para que esto ocurra, el hidr贸geno verde debe ser competitivo en precio con el hidr贸geno convencional primero y luego con los combustibles f贸siles.

La producci贸n de hidr贸geno verde es el茅ctricamente intensiva.  A diferencia del hidr贸geno convencional que se obtiene por reformado de gas natural, el hidr贸geno verde se obtiene de la separaci贸n del agua en ox铆geno e hidr贸geno mediante el proceso de electrolisis, que es intensivo en consumo de energ铆a el茅ctrica. El hidr贸geno es sustentable o 鈥渧erde鈥 siempre que la energ铆a el茅ctrica provenga de fuentes de energ铆as renovables, como la e贸lica y la solar. Adem谩s, la planta tomar谩 y desalinizar谩 agua del mar, proceso tambi茅n intensivo en uso de energ铆a.

Por lo tanto, una parte significativa de la inversi贸n proyectada se relaciona con la necesidad de聽contar con energ铆a el茅ctrica para la producci贸n y a bajo costo. Fortescue apunta a la construcci贸n de tres parques e贸licos con una potencia de 2000 MW para proveer energ铆a a la planta en R铆o Negro: representa casi toda la potencia e贸lica ya existente en el pa铆s.

Otro elemento es que los costos de producci贸n bajar谩n gracias a los beneficios de la econom铆a de escala. Un costo central es el de los electrolizadores, los equipos con los que se realiza el proceso de electrolisis. La fabricaci贸n de estos equipos debe alcanzar una escala masiva para abaratar sus costos. En ese sentido, Fortescue avanza con una empresa estadounidense en la instalaci贸n de una planta en Australia para fabricar electrolizadores.

El Ejecutivo calific贸 a esta inversi贸n como la mayor en Argentina en el siglo XXI. Pero esas inversiones se materializar谩n en la medida que la demanda real de hidr贸geno verde se mantenga dentro de las proyecciones.

Tambi茅n se deben considerar las pol铆ticas de incentivos por el lado de la demanda. El hidr贸geno verde puede llegar a competir en precio con el hidr贸geno convencional, pero dif铆cilmente pueda competir con los precios de los combustibles f贸siles. La Uni贸n Europea busca incrementar los impuestos a las emisiones de carbono para encarecer el uso de combustibles f贸siles y alentar la adopci贸n de alternativas como el hidr贸geno verde. La infraestructura y las tecnolog铆as necesarias para transportar y almacenar hidr贸geno son tambi茅n otras 谩reas en las que se necesitan volcar grandes inversiones聽p煤blicas y privadas.

Una confluencia positiva de estos elementos podr铆a acelerar la adopci贸n del hidr贸geno en el mundo聽e incentivar los proyectos de exportaci贸n de hidr贸geno desde Argentina, cuyo principal atractivo reside en los grandes recursos e贸licos de la Patagonia. Pero la situaci贸n macroecon贸mica y las dificultades para acceder al mercado cambiario son aspectos que tambi茅n entran en la ecuaci贸n.

El hidr贸geno verde es una industria naciente en el mundo y con respaldos importantes. El Gobierno muestra inter茅s en el tema. Por ello lanz贸 a mediados de este a帽o una Estrategia del Hidr贸geno al 2030, que est谩 en debate. Tambi茅n esta movilizando al sector de ciencia y tecnolog铆a para desarrollar capacidades nacionales en hidr贸geno. Pero el camino para desarrollar y exportar hidr贸geno verde es largo.

Compart铆

Comentarios

Nicolas Deza

De la pobreza se sale industrializando. Periodista de industria y energ铆a. @nicolasdeza en Twitter