¿Empezar por el FMI para llegar a todos?

💵 En diálogo con este medio, dos economistas cercanos al oficialismo sostuvieron diferentes miradas sobre el último anuncio económico del Gobierno y la intención de lograr un acuerdo en el corto plazo con el Fondo Monetario Internacional.

El mismo día de las elecciones, cuando ya se conocían los resultados, el presidente Alberto Fernández anunció el envío al Congreso para comienzos de diciembre de un proyecto de plan económico que «explicite el programa plurianual para el desarrollo sustentable» que se negocia con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Éste haría referencia a los niveles de emisión, inflación, actividad económica y gasto público, entre otros datos, previstos para los próximos años.

La iniciativa gubernamental se inscribe en el llamado a un «acuerdo nacional» con la participación de sectores opositores, el empresariado, los gremios y los movimientos sociales. En ese marco, el FMI reclamó esta semana un plan con «amplio apoyo político y social» y cuestionó «la alta inflación que perjudica desproporcionadamente a los más vulnerables». Cabe destacar que una ley aprobada este año establece que los acuerdos con el FMI tienen que ser aprobados en el Congreso, algo que fue ignorado por el expresidente Mauricio Macri al momento de pedir un préstamo de 50 mil millones de dólares al organismo multilateral. 

De acuerdo con Florencia Gutiérrez, analista económica del Centro Economía Política Argentina (CEPA), éste «es un mensaje claro que el Presidente le está dando a los mercados y al sector financiero». «En el clima preelectoral -expresó a El Grito del Sur– estuvieron aumentando los dólares financieros y el dólar ilegal y con esto se busca encontrar cierta calma, así como darle un mensaje al FMI de que hay un consenso dentro de toda la coalición del Frente de Todos». «Si bien no se conocen aún los detalles de este plan, se estima que estén las variables macroeconómicas como el problema de la inflación. Ahí aparece, no obstante, un choque en la batalla de ideas respecto a diferentes miradas económicas sobre cómo solucionar la inflación», agregó.

Por su parte, Nicolás Pertierra -economista jefe del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO)- sostuvo en diálogo con este medio que «hay dos posibles formas de encarar el tema. O vas a una negociación con el Fondo Monetario y en función de eso aplicás con el margen que te queda un programa económico, o avanzás en tu propio programa fortaleciendo con tus propias medidas a esa parte social del Frente de Todos con el objetivo de reactivar la economía y recién después negociar con el FMI. Me parece que el Gobierno sigue en la primera de estas opciones y que es algo arriesgado». «Todavía falta ver en qué consiste el proyecto: si es una cuestión de objetivos -crecer más, bajar la inflación, reducir el déficit fiscal- es algo bastante declarativo y nadie puede estar en contra de eso. Hay que ver qué se llega a incluir en cuanto a medidas concretas en este proyecto de ley», añadió.    

«La deuda es con el pueblo», una consigna que se escuchó recientemente dentro de la coalición del Frente de Todos

¿Qué panorama económico le espera al país en caso de alcanzar o no un acuerdo con el Fondo? La analista económica de CEPA opinó que «no es un escenario ideal para la economía argentina entrar en default con un organismo como el FMI. Por eso hay que lograr un acuerdo que contemple las condiciones argentinas y lo más próximo posible en el tiempo, porque puede traer certezas al mercado y al sector financiero que están esperando una resolución positiva». En tanto, el integrante de CESO se mostró más crítico y planteó que «hay que ver cómo plantea las prioridades el Gobierno. Por ahí espera que al firmar un acuerdo se despeje la incertidumbre en la economía y eso sirva para la recuperación. Yo no veo mucho esa posibilidad porque ya pasó cuando se reestructuró la deuda privada el año pasado y a las dos semanas teníamos una corrida cambiaria importante».

«Si bien el Banco Central tiene superávit en la balanza comercial y pudo ir conteniendo el tipo de cambio, una mayor salida o drenaje de reservas no es algo favorable. Un acuerdo a más tardar en marzo permitiría garantizar la oferta de divisas necesaria para sostener la reactivación económica», señaló Gutiérrez. «Confiar en que un acuerdo con el Fondo te va a dar algún envión para la recuperación, no es muy realista. Si eso no te va a sumar mucho, hay que avanzar independientemente en tu agenda y poner al FMI en un segundo plano, porque además ahora te empieza a correr con los vencimientos», concluyó Pertierra.       

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.