El Gobierno toma aire mientras busca sinton铆a fina para lo que viene

馃摝 El Frente de Todos encontr贸, sobre todo en las remontadas de la Provincia de Buenos Aires, Chaco y Santiago del Estero, una bocanada de aire luego de haber quedado grogui tras la trompada de septiembre. Cu谩l ser谩 el tono dominante del cap铆tulo que se inaugura y tiene su pr贸ximo moj贸n en 2023, est谩 por verse.

La mitad del pa铆s vot贸 al Frente de Todos en 2019 con la esperanza de mejorar su calidad de vida, fuertemente pauperizada tras los cuatro a帽os de Mauricio Macri y elenco. Aunque comparar elecciones ejecutivas con legislativas es metodol贸gicamente poco recomendable, resulta inevitable pensar en los apoyos que consigui贸 el Gobierno en su g茅nesis y los que logr贸 conservar ahora, tras dos a帽os de gesti贸n. El mensaje de buena parte de sus votantes es claro: no te elegimos para esto. Salarios por detr谩s de la inflaci贸n, pobreza en crecimiento, alimentos, ropa y transporte cada vez m谩s caros. La campa帽a de vacunaci贸n y la buena respuesta del sistema sanitario frente a la pandemia, los dos ejes sobre los cuales vers贸 la campa帽a del oficialismo en las primarias, no fueron raz贸n suficiente para despertar entusiasmo en el electorado. La sociedad concibe esos aspectos como derechos adquiridos de antemano, y no como valores positivos que merezcan el reconocimiento a trav茅s del voto.聽聽聽聽聽

Las elecciones generales legislativas del 14 de noviembre marcan el fin de una etapa y el comienzo de otra en el escenario pol铆tico argentino. El Frente de Todos encontr贸, sobre todo en las remontadas de la Provincia de Buenos Aires, Chaco y Santiago del Estero, una bocanada de aire luego de haber quedado grogui tras la trompada de septiembre. Cu谩l ser谩 el tono dominante del cap铆tulo que se inaugura y tiene su pr贸ximo moj贸n en 2023, est谩 por verse. Tanto el oficialismo como su principal oposici贸n encuentran elementos que alimentan sus expectativas de cara al futuro. Tambi茅n las fuerzas m谩s extremas, a izquierda y derecha del tablero. La calidad de vida de las mayor铆as, la pulseada entre la cotidianidad y la macroeconom铆a, la posibilidad tangible de un futuro mejor tejida con los hilos de un d铆a a d铆a menos desmoralizante, ser谩 la clave para inclinar la balanza rumbo al pr贸ximo recambio presidencial. Hablando un poco m谩s de econom铆a y de futuro que de pandemia y de pasado, el oficialismo hall贸 ox铆geno. Pareciera que es por ah铆.

Dentro de la materia de lo no interpretable, los datos centrales: el oficialismo perdi贸 el cu贸rum propio en el Senado, lo cual es un retroceso en t茅rminos de poder pol铆tico. La oposici贸n no sum贸 m谩s votos en t茅rminos totales que hace dos a帽os. El Frente de Todos, en cambio, s铆. No obstante, lo cual: el recorte de diferencia en la Provincia de Buenos Aires deja a un gobierno de pie y en mejores condiciones para la pelea que se viene. Sus fuerzas vivas (gestiones municipales, sindicatos, organizaciones sociales, militancia pol铆tica) mostraron capacidad territorial para recuperar aquellos votos que se fugaron en las primarias a manos de otras listas o del ausentismo. A modo esquem谩tico, el escenario queda planteado con dos grandes polos: uno de centro izquierda en su versi贸n nacional popular, otro de centro derecha, y dos variantes extremas hacia un lado y otro, el Frente de Izquierda y Avanza Libertad, que hicieron buenas elecciones en t茅rminos num茅ricos, lo cual habla de cierto hast铆o de una parte de la poblaci贸n con los actores mayoritarios de la disputa.

En la C谩mara de Diputados no se alter贸 la correlaci贸n de fuerzas. Todav铆a hay que esperar el escrutinio definitivo, pero los n煤meros indican que a partir del 10 de diciembre, el bloque que conduce M谩ximo Kirchner tendr谩 entre 118 y 117 diputados, uno o dos menos que los 120 de hoy. Juntos por el Cambio, por su parte, contar谩 116 o 117 bancas entre macrismo, radicalismo y la Coalici贸n C铆vica, uno o dos m谩s que en la actualidad. Aquella idea de quedarse con la presidencia de Diputados, esbozada por algunos referentes opositores, y de esa manera colarse en la sucesi贸n presidencial, qued贸 archivada. Aunque queden empatados, el bloque que responde al Gobierno est谩 en mejores condiciones de conseguir apoyo de bloques m谩s peque帽os, siempre propensos a intercambiar fichas con los oficialismos.

P谩rrafo aparte merece Cristina. Es imposible analizar la recuperaci贸n de votos del Gobierno sin los movimientos que desplegaron ella y su espacio luego de las PASO. Aquella carta, que fue por muchos le铆da como agresiva y detonadora de la unidad del Frente de Todos, reorden贸 las piezas propias y, luego del sacud贸n inicial, coloc贸 al oficialismo en una posici贸n de mayor iniciativa. El cambio de gabinete subsiguiente, y la modificaci贸n de un discurso que hasta entonces ven铆a muy atado a la agenda de la oposici贸n y del establishment, descuidando su base electoral, dotaron de mayor fortaleza a la coalici贸n gobernante. Si bien no se recuper贸 totalmente, hoy el gobierno de Alberto Fern谩ndez aparece m谩s vital que en aquellas semanas confusas de septiembre.

En la Provincia de Buenos Aires, el gobierno de Axel Kicillof tiene m谩s de una raz贸n para ser optimista. A la recuperaci贸n de algunos distritos clave del conurbano se le suma el nuevo escenario de paridad que tendr谩 con la oposici贸n en el Senado bonaerense, clave para la gobernabilidad. Hasta la elecci贸n de ayer, el espacio macrista ten铆a mayor铆a. Con los nuevos resultados, oficialismo y oposici贸n quedan con 23 bancas cada uno, y el desempate queda en manos de la vicegobernadora, la matancera Ver贸nica Magario.

De cara a 2023, todo parece indicar que en ambos polos principales de la discusi贸n pol铆tica habr谩 intensa disputa por liderar y aspirar a colocar el candidato a la Presidencia. Hay quienes hablan ya de una gran PASO panperonista para dentro de dos a帽os. 驴Ser谩? De cualquier manera, se volver谩 determinante la capacidad del Gobierno para mejorar la calidad de vida de las mayor铆as populares en los dos a帽os que le quedan por delante. Si no llega a ese objetivo, dif铆cilmente podr谩 aspirar a una revalidaci贸n en las pr贸ximas elecciones presidenciales.聽

Compart铆

Comentarios