Larreta y otro 芦diciembre inmobiliario禄: Costa Salguero, IRSA y once convenios en una misma sesi贸n

馃寙馃 El oficialismo porte帽o busca aprobar este jueves en la Legislatura la rezonificaci贸n de Costa Salguero, el convenio con IRSA y otros once acuerdos con privados para levantar torres. Alertan sobre los riesgos ambientales y la recaudaci贸n millonaria para la campa帽a del Jefe de Gobierno. Los expedientes, probablemente, ser谩n judicializados.

En otro diciembre de remates inmobiliarios, el bloque que responde a Horacio Rodr铆guez Larreta tiene todo listo para aprobar este jueves en la Legislatura un paquete de leyes de gran densidad pol铆tica, econ贸mica y urban铆stica. El temario de la sesi贸n, convocada para las 12 del mediod铆a, incluye nada menos que el convenio entre el Ejecutivo y el Grupo IRSA en Costanera Sur, la 鈥渞ezonificaci贸n鈥 del predio de Costa Salguero para levantar edificios y otros once convenios particulares que permiten edificar m谩s torres en ocho barrios por encima de la altura fijada por el C贸digo Urban铆stico vigente.

鈥淪e trata de la sesi贸n m谩s escandalosa de los 煤ltimos 30 a帽os. Desde que el viejo Concejo Deliberante privatiz贸 Puerto Madero en el 93, antes de la Constituci贸n porte帽a, que no se viv铆a algo as铆. Si el Pro y sus aliados se imponen, Buenos Aires va estar m谩s cerca de perder definitivamente su costa a manos de grandes grupos empresarios, lo que implica un retroceso en t茅rminos ambientales y de calidad de vida irreversible para varias generaciones鈥, denunci贸 en di谩logo con El Grito del Sur Jonatan Baldiviezo, titular del Observatorio del Derecho a la Ciudad e integrante de 鈥淟a Ciudad Somos Quienes la Habitamos鈥, una de las agrupaciones que convocan a marchar esta ma帽ana a la Legislatura, que amaneci贸 vallada.

En la previa de la sesi贸n, el bloque del Frente de Todos acus贸 al oficialismo porte帽o de buscar un tratamiento 鈥渆xpress鈥 de los expedientes y de manejarse con 鈥渁utoritarismo鈥. Seg煤n la oposici贸n, el paquete de leyes no deber铆a votarse hoy, dado que no se cumplieron los plazos establecidos en el reglamento interno para darles dictamen. El bloque 鈥淰amos Juntos鈥, compuesto por el Pro y sus aliados de la UCR-Evoluci贸n y la Coalici贸n C铆vica, busca aprobarlos por mayor铆a simple, 31 votos, y no con los dos tercios del cuerpo (40 votos) como a priori marca la Constituci贸n. Ese ser谩 uno de los argumentos para continuar el debate en la Justicia, seg煤n confirmaron a este medio fuentes ligadas a distintas causas vinculadas a la venta de tierras p煤blicas.

Movilizaci贸n de 芦La Ciudad somos quienes la habitamos禄 hacia las oficinas de IRSA en Catalinas Norte, este martes.

El plenario de las comisiones de Planeamiento Urbano y Presupuesto del viernes pasado, donde el Ejecutivo present贸 los proyectos con modificaciones, termin贸 a los gritos. 鈥淎ctuaron por fuera del reglamento porque est谩n apurados en votar proyectos que forman parte de sus negocios. Durante el plenario, ning煤n funcionario del Poder Ejecutivo habl贸. No dijeron ni una sola palabra, no tienen nada que decir a favor de lo que mandan a votar, mientras del otro lado, miles de personas los rechazaron en audiencias p煤blicas, y con argumentos. Eso es una muestra de lo que va a pasar este jueves: la ciudadan铆a rechazando negocios inmobiliarios que el Ejecutivo pretende aprobar en silencio, escondidos. Funcionan como una empresa鈥, dijo a este medio la legisladora del Frente de Todos Maru Bielli.

El expediente m谩s factible de judicializarse es el que aprueba el convenio entre Rodr铆guez Larreta y el due帽o de IRSA, Eduardo Elzstain. El proyecto viene de larga data, m谩s de 20 a帽os. Fue rechazado cinco veces en la propia Legislatura; la 煤ltima vez, en 2016, precisamente porque no se juntaron dos tercios de los votos. El apuro del oficialismo por votarlo a toda costa puede traerle a futuro dolores de cabeza, tal como sucedi贸 con la venta de Costa Salguero en 2019. Adem谩s, el convenio no incluye un estudio de impacto ambiental, que todav铆a est谩 realizando el ex titular de Aysa durante el gobierno de Cambiemos, Jos茅 Luis Inglese.

El ex funcionario sali贸 de su cargo en 2019 cuestionado por haber desviado un pr茅stamo del BID que estaba destinado a priori al saneamiento de la Cuenca Matanza-Riachuelo, a la construcci贸n de un ca帽o costero para dotar de servicios los proyectos inmobiliarios que se votan hoy, y que se financiar谩 con fondos p煤blicos. 鈥淓s el c铆rculo vicioso de siempre 鈥揳punt贸 Baldiviezo 鈥. La Ciudad vende a precio vil un terreno sin urbanizar, aprueba los convenios para que la empresa que compra tenga la constructividad necesaria y adem[as hace la inversi贸n para urbanizarlo. El terreno en cuesti贸n pasa a valer cien o mil veces m谩s, a costa del bolsillo de los porte帽os. Eso ya pas贸 con Tiro Federal, la Villa Ol铆mpica y muchos otros negocios del estilo鈥.

Si todo sale dentro de lo esperado para el bloque oficialista, IRSA pasar谩 de poseer un terreno que pag贸 50 millones de d贸lares en la d茅cada del 90 a poseer uno que se estima en 1.500 millones de d贸lares. En cuesti贸n de minutos, har铆a un negocio redondo. El problema est谩 en que los terrenos en cuesti贸n son los 煤ltimos humedales p煤blicos que le quedan a Buenos Aires, con salida al R铆o de la Plata. Abarcan en total 70 hect谩reas: superan, por ejemplo, la extensi贸n del barrio de San Telmo. Por el dise帽o de los 鈥渃roquis鈥 que present贸 la empresa a lo largo de los a帽os, se la bautiz贸 la 鈥淒ubai Porte帽a鈥, dado que se asemeja a esa ciudad artificial de los Emiratos 脕rabes.  

Rodr铆guez Larreta y Elzstain, durante la pandemia.

El proyecto de IRSA fue rechazado por el 99 por ciento de les disertantes durante las audiencias p煤blicas convocadas hace dos meses atr谩s. Fue la segunda audiencia p煤blica que debati贸 el proyecto: la primera hab铆a sido en el a帽o 2002, cuando el Jefe de Gobierno era An铆bal Ibarra. La empresa insisti贸 m谩s de una vez con el negocio y reci茅n a partir de hoy puede hacerlo llegar a buen puerto. 鈥淏uenos Aires pasa a tener un poder m谩s: el Ejecutivo, el Legislativo, el Judicial e IRSA鈥, dijo el ex legislador Ram贸n Camps en diciembre de 2016, cuando la Legislatura porte帽a discuti贸 por quinta vez el proyecto.

100 hect谩reas costeras, privatizadas

Adem谩s de las 70 hect谩reas a manos de IRSA, la sesi贸n de hoy sumar谩 otras 32 a privatizar: nada menos que Costa Salguero y Punta Carrasco. El proyecto ya fue votado en primera instancia en 2020 y fue debatido en las audiencias p煤blicas m谩s extensas de la historia de la Ciudad. El 98 por ciento dijo estar en contra. El expediente prev茅 modificar los usos del terreno, que hoy est谩n catalogados como 鈥減arque p煤blico鈥 y pasar谩n a ser susceptibles de construir edificios privados.

Este proyecto, de todos modos, est谩 atado a la suerte del que se vot贸 en diciembre de 2019, tambi茅n un jueves, tambi茅n en una sesi贸n previa al recambio legislativo, y que habilitaba su venta. El predio forma parte del patrimonio del Estado, y hoy est谩 concesionado en manos de Telemetrix SA, una empresa vinculada a Carmen Polledo, diputada nacional del Pro. La intenci贸n del Gobierno porte帽o, vencida la concesi贸n, es venderlo. Ese proyecto se vot贸 tambi茅n con 31 votos, mayor铆a simple, y sin mediar audiencia p煤blica, lo que permiti贸 que fuera frenado por dos fallos del Fuero Contencioso Administrativo. La 煤ltima palabra la tiene el Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Como el proyecto en cuesti贸n est谩 cerca de perder estado parlamentario y hay varios legisladores aliados que vuelven al llano la semana que viene, el apuro del oficialismo es notorio y est谩 dispuesto a volver a votarlo por mayor铆a simple.

La oposici贸n y organizaciones civiles y ambientalistas tienen un proyecto alternativo, respaldado por 50 mil firmas, para reemplazar las torres por un parque verde p煤blico, pero el oficialismo no tiene intenciones de incluirlo en el temario. 鈥淟a venta de Costa Salguero para hacer edificios, sumada a la mega-ciudad privada que levantar谩 IRSA, har谩 que Buenos Aires pierda un gran biocorredor verde potencial, que nos prevenga de las olas de calor y las inundaciones sobre las que advierte la ONU como consecuencia del cambio clim谩tico. La vera del rio no se recupera m谩s, esa es la gravedad de lo que estamos afrontando鈥, denunci贸 Baldiviezo.

Un m茅todo de recaudaci贸n pol铆tica

El proyecto restante, que aprueba 11 convenios urban铆sticos en 8 barrios porte帽os para levantar torres por encima de la altura que permite el C贸digo Urban铆stico vigente, levant贸 pol茅mica en la previa porque a cambio de su aprobaci贸n, el Gobierno porte帽o recibir谩 unos 36 millones de d贸lares.

鈥淓s un m茅todo de recaudaci贸n para la campa帽a presidencial de Rodr铆guez Larreta鈥, dispar贸 el titular del Observatorio. 鈥淓l Ejecutivo, adem谩s, planea recaudar en total 200 millones con una bater铆a de convenios que todav铆a no present贸. Se compran leyes para financiar gesti贸n鈥, agreg贸. 鈥淵 si se tiene en cuenta que el negocio total de IRSA es inconmensurable, equivale casi a un tercio del presupuesto de la Ciudad para el a帽o que viene, estamos hablando de muchos millones que van a parar a los bolsillos de la pol铆tica, y la firma del propio Larreta est谩 en todos y cada uno de los proyectos鈥.

Movilizaci贸n a Costa Salguero. Fotos: Pedro Palacios

鈥淪upongamos que cualquier vecino quiere ampliar su casa o hacer una obra en la Ciudad. Tiene que pedir permisos, pagar, atravesar una serie de controles, y quiz谩s, despu茅s de todos esos tr谩mites, le digan que no. Estos once convenios que se van a tratar el jueves dan cuenta de que para algunos, muy poderosos y con mucha plata, hay excepciones. Para eso, distintas empresas constructoras firmaron convenios particulares con el Gobierno porte帽o, a cambio de millones de d贸lares, para construir donde no podr铆an hacerlo seg煤n el C贸digo Urban铆stico, que fij贸 topes de constructividad. Hay ley al mejor postor鈥, apunt贸 Bielli.

Un ejemplo: uno de los que pag贸 para que una torre de Belgrano tenga 20 pisos en lugar de los 12 permitidos a priori se llama Eduardo Cohen Watkins, empresario cercano a Mauricio Macri.

鈥淭ambi茅n hay que saber que esto no se queda en esas once torres. Las consecuencias vamos a padecerlas en toda Buenos Aires: lo que se van a construir son departamentos para los sectores de clase alta y media alta, inaccesibles para la mayor铆a de les porte帽es, lo que adem谩s de profundizar un modelo de ciudad para pocos configura una causa m谩s de la suba del valor del metro cuadrado y del costo de los alquileres. Hay que hacer todo lo contrario: una ciudad inclusiva, con vivienda social, planificada por el Estado y no por los privados鈥, concluy贸 la legisladora.

Compart铆

Comentarios

Matias Ferrari

Periodista, comunicador y militante social. Trabaj贸 en P谩gina/12 y colabor贸 en la investigaci贸n del libro "Macristocracia" publicado por Editorial Planeta.