El cuestionado historial de las empresas donde se realizarán las prácticas educativas de Ciudad

🔧 Pampa Energía, Accenture y Stamboulian, las tres primeras compañías elegidas por el Jefe de Gobierno para las prácticas educativas, se han destacado por vulnerar los derechos laborales y sindicales. El Grito del Sur investigó el historial reciente de dichas empresas.

El lunes 20 de diciembre, el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta anunció que 265 empresas y organizaciones se comprometieron a abrir vacantes para las prácticas educativas en ámbitos laborales que serán obligatorias para todes les estudiantes del último año de la secundaria a partir del ciclo lectivo 2022. Allí mencionó como «grandes representantes del sector privado» a Pampa Energía, Accenture y Stamboulian, tres compañías que precisamente no se destacan por el respeto de los derechos laborales y sindicales. El Grito del Sur investigó el historial reciente de dichas empresas, que serán el puntal de miles de jóvenes porteños en el camino hacia el mundo del trabajo.

Pampa Energía S.A. -fundada en el año 2005- controla el 85 por ciento de la electricidad y el 60 por ciento del gas consumido en la República Argentina. Actualmente genera 4.970 MW de energía a través de centrales térmicas, hidroeléctricas y parques eólicos. También desarrolla una intensa actividad en exploración y producción de gas y petróleo con presencia en 13 áreas de producción y 5 áreas de exploración en las cuencas más importantes del país. Su propietario es Marcelo Mindlin, uno de los empresarios más cercanos al expresidente Mauricio Macri. En 2015, Pampa Energía -dueña de Edenor hasta el año pasado- ocupaba el puesto 103 en el ranking de empresas que más facturaron en la Argentina, pero con la llegada de Macri se vio beneficiada por los «tarifazos» y rápidamente pasó al top ten.

Accenture tiene su sede central en Dublín (Irlanda) y sus ingresos se estiman en 25 mil millones de dólares anuales. Sus principales áreas de trabajo son la consultoría tecnológica (gestión, trabajo de diseño y aplicación de tecnologías a los negocios, mejora de ventas, etc.), la estrategia de negocio (especial énfasis en proyectos de crecimiento, transformación digital y estrategia corporativa) y los modelos operativos (informática, desarrollo y mantenimiento de aplicaciones, servicios de soporte técnico y recursos humanos). En la Argentina posee unos 10.000 empleados, llegando a ser la empresa con más profesionales del país. En 2019, Accenture inauguró sus oficinas en el Distrito Tecnológico de Parque Patricios con la presencia de Macri y Rodríguez Larreta.

Stamboulian Servicios de Salud fue fundada por el Dr. Daniel Stamboulian en el año 1974 y en sus inicios prestó servicios de laboratorio especializado y atención médica en infectología. De aquellos primeros 12 colaboradores en el laboratorio de la Avenida Las Heras y Coronel Díaz, hoy trabajan en las siete sedes con las que cuenta más de 400 personas. Ligada a la corporación de medicina privada, Stamboulian desarrolla además otros servicios (Medicina del Viajero, Higiene & Seguridad Alimentaria y Ambiental, Clinical Trials) destinados a satisfacer necesidades complejas de organizaciones, empresas, instituciones, pacientes, médicos e investigadores.

Pampa Energía

Un historial marcado por los despidos, salarios de hambre y la precarización laboral

En julio de 2018, el sindicato Químico y Petroquímico de Zárate-Campana denunció el despido injustificado de 15 empleados de Pampa Energía. A pesar de ser uno de los grupos más beneficiados por los exorbitantes aumentos en las tarifas de servicios públicos durante el gobierno anterior, la empresa justificó estos despidos en el marco de un Proceso Preventivo de Crisis para «resolver el tema de la competitividad y sobrellevar la situación económica del país».

En Accenture, la época macrista también dejó sus huellas negativas. Un empleado de la compañía en Argentina, que prefirió no dar su nombre, explicó que el encuadramiento «compulsivo» de les trabajadores bajo el convenio del sindicato de Comercio implicó el empeoramiento del salario y de las condiciones laborales. «Tenemos las más bajas paritarias, una de las peores obras sociales, aportes ordinarios y extraordinarios carísimos, representación gremial prácticamente nula y la inscripción por la fuerza en un sindicato ¨amarillo¨», apuntó en diálogo con este medio. A través de la organización de base, allá por el año 2017 lograron el pase a planta permanente de un grupo de trabajadores tercerizados por la consultora Innova, pero que en los hechos prestaban servicios para Accenture.

Finalmente, cabe destacar que la mayoría de los salarios en Stamboulian están por debajo de la canasta básica (hoy estimada en $74.000). Un administrativo/a cobra apenas 415 pesos la hora, mientras que una enfermera vacunadora recibe como pago total promedio entre $64.000 y $69.000 por mes. Peor aún es el salario mensual de un auxiliar administrativo, situado en el orden de los $50.000.

A pesar de este conjunto de irregularidades, dichas empresas recibirán como premio mano de obra estudiantil gratuita en el horario de clases sin ningún tipo de control. «No sabemos quién va a hacer el seguimiento de los y las estudiantes, cómo van a ser los espacios pedagógicos, cuáles son los contenidos, qué docentes van a acompañar a los estudiantes, y otra cantidad de situaciones que son realmente preocupantes», cuestionó la semana pasada en comunicación con este medio el secretario de Educación Secundaria de la UTE, Marcelo Parra.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.