«Lousteau y Yacobitti representan el porteñismo puro»

📣 La flamante presidenta de la Juventud Radical, Valeria Pavón, dialogó con El Grito del Sur sobre la interna en la UCR y la fractura en la Cámara de Diputados. "No se puede creer que un grupo minoritario pretenda los mismos cargos que el sector mayoritario", dispara.

Mientras la UCR arde en llamas con disputas de poder y personales que derivaron en rupturas, la política es la encargada de ordenar la nueva correlación de fuerzas al interior del partido centenario. El viernes 3 de diciembre, la Juventud Radical Nacional eligió a su nueva conducción y la correntina Valeria Pavón resultó vencedora. Cercana al gobernador Gustavo Valdés, la joven de 28 años es la actual directora de Juventud de la Provincia de Corrientes y logró imponerse sobre el pampeano Conrado Caione, quien fue impulsado por el ala de Martín Lousteau y Emiliano Yacobitti.

«No se puede creer que un grupo minoritario pretenda los mismos cargos que el sector mayoritario», dispara la flamante presidenta de la Juventud Radical en diálogo con El Grito del Sur. «Nosotros estamos con los brazos abiertos esperando que recapaciten, somos el sector mayoritario y si esa es su decisión, está bien que se rompa pero que no se doble», agrega Pavón.

¿Qué significado político tiene tu triunfo como presidenta de la Juventud Radical?

Somos un partido democrático, con lo cual toda elección interna de autoridades es muy importante. Con esta victoria desplazamos al sector conocido como Evolución, donde está la Cantera Popular, que estaba desde hace 18 años conduciendo a la Juventud Radical. Necesitamos representar a los jóvenes de los barrios, que hoy en día necesitan contención y una oposición real. Un partido político que sea capaz de poner sobre la mesa las soluciones a sus problemáticas como el desempleo, el primer trabajo joven, la educación y la seguridad. Lo mismo con los temas de género y ambiente. Hoy la gente tiene hambre y nosotros estamos hablando de internas partidarias. Cuando uno se mete en política, sabe que puede ganar o perder y eso hay que reconocerlo.

Por tercera vez consecutiva, la Juventud Radical tendrá una presidenta mujer. ¿Esto representa un hito para un partido centenario históricamente conducido por varones?

Sí, por supuesto. Para mí es muy importante que la Juventud Radical siga en manos de mujeres. Tenemos que empezar a levantar un poco la voz con respeto, educación y humildad, que es lo que representa a este espacio. Como mujeres estamos para hablar no solo de los temas de género, sino también de salud, economía, educación y tantos otros. Encima que la política es machista, tenemos un partido muy conservador que siempre estuvo en manos de hombres. Hoy no solo tenemos líderes políticas, sino también mujeres de los barrios que laburan en los comedores e impulsan al partido, pero muchas veces la toma de decisiones recae en hombres. Estamos juntas y dispuestas a trabajar todos los temas.

Valeria Pavón (centro) junto a compañeros y compañeras de la Juventud Radical.

Tu elección se dio en medio de una semana muy tensa dentro de la UCR. ¿Cuál es tu postura sobre estos temas y sobre la fractura de la UCR en la Cámara de Diputados?

Hoy en día, el país está viendo al radicalismo como una opción y una oposición real. Post-2001 nos costó mucho tener figuras presidenciables, pero ahora tenemos varias. Por suerte el radicalismo se encuentra en un auge que no tenía hace mucho tiempo y creo que tenemos que empezar a valorarlo. Nosotros estamos con los brazos abiertos esperando que recapaciten, somos el sector mayoritario y si esa es su decisión, está bien que se rompa pero que no se doble.

¿Qué intereses representan Lousteau y Yacobitti dentro de la interna radical?

Particularmente el internismo y el centralismo porteño contra lo federal. No se puede creer que un grupo minoritario pretenda los mismos cargos que el sector mayoritario. Estas personas representan el porteñismo puro. Son intereses personales y nosotros no compartimos su forma de hacer política, pero como radicales tenemos que dejar las internas y salir a hablar de lo que queremos como país.

¿Estas disputas de poder pueden terminar siendo funcionales al gobierno nacional? ¿Qué consecuencias tendrían?

A mí no me sorprende para nada esta situación. Espero que no tenga consecuencias graves porque, ante todo, tenemos que poner primero al país. Laburar para la gente, estamos para eso. Lamentablemente en una puja política puede pasar cualquier cosa y, como te dije antes, este sector minoritario del radicalismo que rompió no me sorprende. Hay que tirar para el mismo lado con el objetivo de sacar a la Argentina de la gran crisis en que se encuentra.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Licenciado y profesor en Ciencias de la Comunicación (UBA). Periodista comprometido con los intereses populares.