Iemany谩, la diosa sensual afroumbanda que hoy denuncia la contaminaci贸n de las aguas

馃寠 La celebraci贸n a la diosa del mar, a quien se le rinde culto el 2 de febrero, adquiere tintes ecologistas para luchar contra la contaminaci贸n.

Leer

Diosa de los mares y de las maternidades. Orix谩 umbanda. Virgen y sirena. Protectora de los navegantes. Una Pachamama yoruba y acu谩tica. Todas estas definiciones y atributos se ajustan a Iemanj谩 (Yemay谩), siempre representada con una larga cabellera negra, la tez oscura y el cuerpo de curvas marcadas cubierto con un vestido largo con volados de novia. En los cuadros que la retratan, la luna llena suele brillar en un fondo de cielo azul. Celeste y blanco son sus colores; barcos cagados de frutas y otras ofrendas son lanzados al mar el 2 de febrero de cada a帽o, su d铆a.

En 2022, su liturgia y su figura cobran fuerza frente a los reclamos ecologistas que exigen encarar la contaminaci贸n del agua y de la tierra, como el #Atlanticazo en Mar del Plata. Algo que ya en 2011 hab铆a denunciado la actriz Katja Alemann, en una performance donde sal铆a del mar en Punta del Este como una Iemanj谩 empetrolada.

El culto a la diosa Yemoya naci贸 en 脕frica, en Nigeria, de donde fue exportada, principalmente a Brasil, en los barcos esclavistas. All铆 se convirti贸 en una de las principales divinidades afroumbandas, y lleg贸 a las costas uruguayas y argentinas, donde tambi茅n se la venera. Como otros cultos populares, sufri贸 distintos procesos de sincretismo que la asociaron a la Virgen, una virgen sensual y sexualizada (la Dona Jana铆na brasilera que podr铆a decirse, la negaci贸n de la supuesta virginidad de Mar铆a), como a las sirenas, figuras originadas en la cultura grecolatina.

Katja Alemann como Iemanj谩 empetrolada.

En Brasil, m煤sicos como Dorival Caymmi, Baden Powell o Vinicius de Moraes, o escritores como Jorge Amado, han enaltecido su figura. Y es una de las deidades m谩s populares en ese pa铆s vecino, as铆 como en el Uruguay, donde este a帽o, y por la pandemia, las playas y horarios de realizaci贸n del rito no fueron anunciadas para evitar aglomeraciones.

En Argentina, son diversas las agrupaciones que le rinden culto, y distintos los puntos de reuni贸n en las orillas los 2 de febrero. Se cumple con el ritual de los barcos cargados de ofrenda en Mar del Plata, en la ribera de Quilmes, y hasta en Salta y Jujuy, donde se retoma el origen de la orix谩 vinculada a los r铆os y sus desembocaduras.

Como en toda la religi贸n afroumbanda, tambi茅n Iemanj谩 ha sido estigmatizada en la Argentina (ya en la d茅cada de 1970, los l铆deres afroumbandistas eran perseguidos por la dictadura militar), utilizando como argumento sobre todo a partir del antiguo rito de los sacrificios de animales que, por otra parte, comparte con el origen de casi todas las religiones (驴o a qu茅 responde la expresi贸n occidental 鈥渃hivo expiatorio鈥?), pero tambi茅n, como ocurre con las religiones populares de ra铆z originaria que las iglesias (cat贸lica, evang茅lica) han combatido desde la colonizaci贸n.

Ofrenda a Iemanj谩.

A partir de 2009, el INADI comenz贸 a revalorizar su figura como reconocimiento a la comunidad afrodescendiente, desplegando eventos en Costa Salguero los 2 de febrero, y recibi贸 algunas cr铆ticas de algunas agrupaciones conformadas por personas en su mayor铆a blancas.

El antrop贸logo Alejandro Frigerio analiza la figura de Iemanj谩 en un cap铆tulo del libro de Diego Mauro, Devociones marianas. Catolicismos locales y globales en la Argenitna del siglo XIX a la actualidad (Prohistoria ediciones. 2021).

鈥淟a 麓鈥檊ran madre鈥 religiosa africana y afro-americana resulta, entonces, casi la misma que la de la ciencia 鈥揺scribe Frigerio-. La divinizaci贸n y adoraci贸n de un aspecto vital de la naturaleza tambi茅n se lleva bien con las preocupaciones de la ecolog铆a moderna. El culto religioso al mar y el cuidado por su no contaminaci贸n aparecen como convergentes. La superposici贸n entre ambas visiones se hace evidente cuando los propios practicantes expresan su inquietud por la utilizaci贸n de barcas de telgopor 鈥搈aterial no biodegradable鈥 para entregar las ofrendas.鈥

Con cierta iron铆a, el antrop贸logo observa: 鈥淒e la misma manera que el Gauchito Gil deviene cada vez m谩s en un Cristo vern谩culo, nacional y popular, Iemanj谩 fuera de la comunidad afroumbandista se transforma en una Virgen cool, una gran madre ecol贸gica y sexy a la que se le puede rendir culto en la naturaleza, en shorts o bermudas, luego de pasar una tarde en la playa鈥.

Compart铆

Comentarios