Volver a las calles para decir Nunca Más

🤍 Les estudiantes de secundario se preparan en algunos casos para su primera marcha del Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Manija, emoción y rosquita política: ¿qué opinan sobre esta fecha y la vigencia de las banderas del Nunca Más?

Para una gran cantidad de alumnes del nivel secundario, la del 24 de marzo de este año será su primera marcha por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia. Esta manija y emoción se entremezclan con las rosquitas políticas en asambleas y reuniones para definir los pormenores de la organización del evento. Sin embargo, hay algo en lo que coinciden casi todes: ésta es la mejor instancia para volver a demostrar la histórica capacidad de movilización del movimiento estudiantil y buscan hacerlo ni más ni menos que en unidad.

Tanto en 2020 como en 2021, producto de la emergencia sanitaria, les estudiantes decidieron quedarse en sus casas y habitar la memoria desde la virtualidad. Esta coyuntura motivó otro tipo de reflexión, aunque el temor a la desmovilización y la falta de espacios de encuentro -e incluso de contención- hicieron mella en sus militancias, que en muchos casos se redujeron en el último tiempo a denunciar la brecha digital que amenazó la posibilidad de seguir cursando en condiciones igualitarias.

Hoy, afortunadamente, el panorama es más alentador y, junto a sus centros de estudiantes, se preparan para movilizarse a 46 años del golpe de Estado genocida. «Creemos en la importancia de rehacer la memoria y volver a lo colectivo. En lo grupal y en estar juntes salen las cosas, lo importante es seguir deseando un futuro mejor así como esas generaciones de jóvenes militantes que querían cambiar las cosas», dijo a El Grito del Sur Maica Colantoni, presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela de Música «Juan Pedro Esnaola» y referenta de la agrupación estudiantil «Lobo Suelto».

«Esta fecha siempre es de una emoción muy grande, de aprender y de reflexionar sobre todo. Luego de dos años de guardarnos, nos volvemos a encontrar y siempre con el mismo corazón y con la misma entrega a la construcción de una patria justa y al recuerdo del Nunca Más», sostuvo por su parte Martina García Castro, joven estudiante de quinto año y militante de La Cámpora Escobar.

Les estudiantes secundaries fueron protagonistas fundamentales en la lucha contra la última dictadura cívico-militar. Los reclamos por el boleto estudiantil gratuito derivaron en la masacre conocida como «La Noche de los Lápices», perpetrada el 16 de septiembre de 1976 y días posteriores en la ciudad de La Plata. En total diez estudiantes fueron secuestrados y torturados por grupos de tareas, de los cuales seis permanecen desaparecides hasta la fecha: Claudio de Acha, María Clara Ciocchini, María Claudia Falcone, Francisco López Muntaner, Daniel Racero y Horacio Ungaro.

Fotos: Ale Bona

«Esta fecha es muy importante, nuestra escuela tiene 108 desaparecidos y tenemos una tradición histórica de lucha. Por eso también impulsamos círculos de debate y charlas para reflexionar sobre el 24 de marzo. Para hacer memoria por les 30 mil compañeres desaparecides, tenemos que luchar por sus banderas y eso implica pensar en el presente», señaló Sara Shpuntoff, vocal del Centro de Estudiantes del Nacional Buenos Aires (CENBA) y militante del Partido Obrero. 

46 años después, este sector se debate entre el levantamiento de las banderas históricas del Nunca Más y cierta apatía juvenil que lleva a que cada vez más jóvenes se agrupen en torno a figuras políticas ultraderechistas como Javier Milei. «Para nosotres, volver a politizar la convocatoria a la marcha del 24 de marzo es exponer la conexión entre las violaciones de los Derechos Humanos en el pasado y su continuidad en el presente con los desaparecidos en democracia y el asesinato y la represión a los luchadores», expuso Shpuntoff. «Les jóvenes resignificamos la lucha: hay muchos reclamos de aquel momento que siguen vigentes, como el acceso a la educación, que haya vacantes, que nadie tenga que dejar la escuela por las desigualdades sociales y financiamiento para la educación, entre otros», agregó García Castro.

Se espera una marcha multitudinaria y por ello desde los organismos de Derechos Humanos pidieron que les asistentes intervengan sus barbijos con las consignas históricas, tales como #NuncaMás, #Son30Mil y #DóndeEstán. El objetivo es que éstos sirvan de banderas para llevar el mensaje de los y las 30 mil. «Nuestra generación tiene la victoria del aborto, algo que no me voy a cansar de decirlo. La juventud está marcando un camino y eso significa hacer memoria por lo que pasó. Es una memoria andante, se hace en el día a día y no queda solo en los 24 de marzo, sino que habla de la historia que queremos para nuestro país», concluyó Colantoni.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.