«El boxeo feminista es parte de la historia de lucha por nuestros derechos»

🥊 Bárbara Daniela Rivero es boxeadora profesional, tercer puesto en el ranking mundial del FIB, oriunda de Lomas de Zamora y militante política. En diálogo con El Grito del Sur habló sobre boxeo feminista y las dificultades que las mujeres enfrentan en el cuadrilátero y los gimnasios.

Leer

Cross, directo, cruzado, gancho al mentón. Como si no se le hubieran dado los suficientes golpes en el último tiempo al patriarcado, las mujeres boxeadoras enfrentan el machismo con la guardia alta y los guantes puestos. Ya sea las profesionales o las que recién aprenden a golpear, en el último tiempo cada vez son más quienes a pesar del ambiente patriarcal se interesan en la disciplina, se enfrentan a la discriminación y se defienden de los cuestionamientos. Son ellas quienes intercambian estrategias de defensa dentro y fuera del ring y arman alianzas que se continúan por debajo del cuadrilátero. 

Entre las destacadas está Bárbara Daniela Rivero, boxeadora profesional, tercer puesto en el ranking mundial del FIB, oriunda de Lomas de Zamora y militante política. Mientras organiza un nuevo proyecto para que se dicten clases de boxeo femenino en su municipio, Rivero habló con El Grito del Sur sobre las particularidades de vivir de la disciplina y los prejuicios que debe enfrentar por ser boxeadora feminista. “Yo quiero dejarle algo a las que vienen, para ser una simple deportista me encierro en el gimnasio y listo”, explicó la joven. 

¿Cómo llegaste al boxeo?

De casualidad. Yo había salido del secundario y me había alejado de todo lo que era actividad física, que es algo que pasa mucho en la adolescencia cuando los pibes empiezan a estudiar o trabajar. Ahí me encontré con que había subido de peso y me metí en un gimnasio común, pero me resultaba muy monótono y aburrido. En ese momento me puse a buscar una actividad que me cope. El boxeo siempre me gustó y encontré un gimnasio cerca de casa que justo era el de mi actual entrenador.

En ese momento, ¿te imaginabas que ibas a llegar hasta acá?

Ni ahí. Si me decían todo lo que iba a tener que hacer para llegar hasta acá, cuántos años necesitas para alcanzar determinado oficio, no lo hacía. Pero si tenés un buen entrenador o entrenadora (ahora que hay mujeres), te va llevando. La pasión no conoce de temperaturas ni de distancias y de repente te das cuenta y ya hiciste un montón de cosas porque te metiste, sin pensarlo tanto.

¿Cómo es ser mujer en el boxeo?

Del minuto cero, el boxeo es durísimo de atravesar siendo mujer. Es un ambiente muy machista donde el 99% son varones. Es verdad que ahora hay mujeres entrenando y pibas que se juntan a boxear solo entre ellas y también es real que hubo varones que pusieron su parte para que el boxeo femenino exista, simplemente porque si no se quedaban no se abría el gimnasio después de hora, pero sigue siendo muy complejo. Además está la gran diatriba sobre la igualdad y la brecha de género. Por ejemplo, las mujeres hacemos rounds de 2 minutos y los hombres de 3, en un momento yo decía que deberíamos hacer 3 y exigir igualdad de trato pero la realidad es que tampoco nos pagan lo mismo. Los varones cobran muchísimo más en lo que respecta a peleas y cuestiones de sponsoreo. Eso entre tantas diferencias abismales. 

¿Se puede vivir del boxeo en Argentina siendo mujer?

Vivir del boxeo es muy difícil para las mujeres en Argentina. Hay promotores que nunca harían una velada completa de mujeres y eso ya te limita. Esas personas dicen que el boxeo femenino es menos atractivo porque no hay nocaut. Es verdad que los hombres pegan más pero las mujeres suelen ser más estilizadas, más visuales, tienen solo dos minutos para demostrar, dos minutos para pegar y que te peguen lo menos posible. Yo siempre digo que si querés ver boxeo estético tenés que ver boxeo femenino.

¿Las mujeres en el boxeo están organizadas?

Yo creo que a las mujeres en el boxeo femenino nos falta organizarnos. Seguimos siendo pocas y, si no nos tomamos esa tarea, dejar de vernos como eternas rivales va a ser muy complejo. Las ideas las tenemos, estamos en posiciones más o menos parecidas, nos falta llevar la posta e ir a luchar por los espacios que nos merecemos. También es difícil porque la Federación nunca tuvo una presidenta mujer. Esos son los lugares para ir a pelear. Por ejemplo, yo había planteado que los test de embarazo los pague la federación. Cuando una mujer pelea le exigen un test de embarazo negativo. Ahora, si sos amateur te pagan más o menos 500 pesos por pelea y un test de embarazo sale mas o menos 300, esto es una discriminación, es claro que va a ser mucho menos ventajoso pelear para vos que para un hombre. Necesitamos nuclear nuestros pedidos para lograrlos porque sino no va a suceder, por más que haya pibas feministas. 

¿Qué pensas de la autodefensa feminista y las pibas que quieren boxear para defenderse porque tienen miedo?

Cualquier deporte de contacto te da un perfil, te da actitud, te da seguridad, te sube el autoestima, así que es bueno. También hay una realidad y es que, como instructora de boxeo, no puedo venderle una clase a alguien diciéndole que va a aprender a defenderse. Es muy difícil obtener la técnica y hacer un piñazo para dormir a alguien. Creo que el entrenamiento de boxeo te ayuda más a la seguridad personal, ahí hay un poder de decisión. Yo a mis alumnas, cuando las acosan, les digo que digan que son boxeadoras y ahí ya se te paran de otro lugar.

¿Creés que hay algo político en el boxeo feminista?

El boxeo feminista es parte de la historia de lucha por nuestros derechos y tenemos que seguir conquistándolos en grupo. Me parece que el boxeo es feminista porque refleja que en la sociedad las mujeres siempre la tenemos que luchar más y las conquistas dependen de nosotras en tanto y cuanto la organización que tengamos. Eso es lo que me alienta a seguir adelante e ir dejando algo para las futuras generaciones también. Mi intención siempre es dejar un mensaje superador. Para ser simples boxeadoras sin dejar algo a las que vienen atrás no tiene sentido, me encierro en el gimnasio y listo. El deporte es una excusa para generar algo integral y ayudar a las pibas.

¿Pensás en qué va a pasar cuando te retires? 

Siempre hay un plan B. Esa parte también es más feminista porque el feminismo no tiene solamente un plan A sino que siempre tiene un plan B y un plan C por las dudas. Muchas no solamente somos boxeadoras sino entrenadoras, seguimos estudiando, tenemos otras carreras y pensamos en el futuro. La gran mayoría de las boxeadoras tienen otros trabajos en paralelo, algunas son psicólogas, profes de educación física, eso te ayuda a proyectar para el día de mañana.

Compartí

Comentarios

Dalia Cybel

Escribo y edito sobre géneros en El Grito del Sur. Alguna vez fui historiadora del arte, ahora intento ser Maestranda en Estudios y Políticas de Género. Tengo un newsletter con nombre de dibujito animado. Mi superpoder es tener siempre los labios pintados.
@orquidiarios