Baradel arrasó en las elecciones de SUTEBA y puso al trotskismo en crisis

🗳️ El oficialismo de Baradel logró recuperar seccionales estratégicas que se encontraban en manos del trotskismo, incluida La Matanza. ¿Por qué Suteba apostó por la continuidad de esta gestión y la retórica "anti-burocracia" de la Multicolor exhibió sus límites?

El miércoles 11 de mayo, miles de docentes de la Provincia de Buenos Aires eligieron a las nuevas autoridades del Sindicato Unificado de Trabajadores de la Educación (SUTEBA) por los próximos cuatro años. A nivel provincial la lista «Celeste-Violeta», encabezada por Roberto Baradel, se impuso con el 79,87 por ciento sobre la «Multicolor» (Partido Obrero + PTS) y la «Azul y Blanca» (CCC-PCR), que lograron 14,78 por ciento y 4,34 por ciento respectivamente (60,21 por ciento de las mesas escrutadas).

El oficialismo logró recuperar cuatro seccionales estratégicas – y otra más pequeña, General Madariaga- que se encontraban en manos del trotskismo: Ensenada, Quilmes, Escobar y La Matanza. Esta última era definida como la «madre de todas las batallas», puesto que concentra cerca del 10 por ciento de la totalidad de los afiliados y las afiliadas del gremio. De esta forma, la Celeste-Violeta se impuso en el 97 por ciento de los 133 distritos en los que SUTEBA tiene presencia. Esto incluyó a las nueve seccionales nuevas que estrenaron comicios. En tanto, la Multicolor apenas obtuvo un 2,25 por ciento y la Azul y Blanca el 0,75 por ciento en el reparto de las seccionales.

Desde la conducción provincial auguraban una buena performance, aunque las expectativas fueron incluso superadas. Por un lado, se plebiscitaba la llamada «resistencia» contra las políticas educativas de María Eugenia Vidal y, por el otro, el cuidado de la vida y la confección de protocolos docentes durante la pandemia. A esto se sumó el difícil contexto económico actual, donde se lograron algunos avances precisamente en la semana de la elección: el gobernador Axel Kicillof acaba de otorgar un aumento salarial del 60 por ciento que incluye a docentes y busca paliar la alta inflación que sigue afectando el poder adquisitivo de la población.

SUTEBA apostó por la continuidad

Continuidad. Esa es la principal lectura política que se desprende de los comicios en SUTEBA. La retórica trotskista contra la «burocracia de Baradel» exhibió nuevamente sus límites: entre las seccionales más relevantes que controlaba, la lista Multicolor apenas logró retener Tigre (por 150 votos de diferencia). Asimismo, el divisionismo entre las agrupaciones que integran el Frente de Izquierda (FIT) y la reticencia a «gestionar» el sindicato -con sedes que terminaron en lastimoso abandono, como en el caso de Escobar- fueron otros motivos del retroceso del espacio encabezado por la diputada Romina Del Plá. 

Roberto Baradel junto a Silvia Almazán (a la izquierda), compañera de fórmula en la Lista Celeste-Violeta.

En La Matanza, ambos sectores -Celeste/Violeta y Multicolor- se jugaban todo. Ahí el trotskismo sufrió una derrota por muy poca diferencia y Baradel dio un batacazo. La nueva secretaria general será Daniela Sposato, del Movimiento de Unidad Docente (oficialismo), que obtuvo 1907 votos contra 1838 de la lista de Del Plá. Por estas horas del jueves, la Multicolor denuncia irregularidades en el proceso electoral y una maniobra «fraudulenta» que podría cambiar el resultado, pero este planteo fue rechazado por la Junta Electoral.

En Escobar también hubo cambio de conducción. Un sector del oficialismo («Lista Verde») rompió el año pasado su alianza con la Multicolor -que había conducido la seccional a lo largo de la última década- y se juntó con la Celeste. De esa forma vencieron con 251 votos y destronaron al trotskismo, que sumó 118 voluntades.

Quien también sufrió el avance de la Celeste es la lista Azul y Blanca, ligada al diputado nacional Juan Carlos Alderete. En Quilmes, el «maoísmo» conducía hace 35 años, pero este miércoles la nómina encabezada por Fabiana Pérez Valdez y Romina Portillo -del armado de Baradel- logró 672 votos, la Azul y Blanca 503 y la Multicolor 204. Cabe destacar que, previo a la conformación del Frente de Todos en el año 2019, la Azul y Blanca formaba parte de la Multicolor con lo cual esta separación abonó al triunfo del oficialismo.

Entre los pendientes que deberá trabajar la conducción provincial, aparece la ausencia de muchos afiliados y afiliadas en las urnas puesto que en la mayor parte de las seccionales la participación rondó el 50 por ciento, un porcentaje más bajo con respecto a 2017.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Comunicación (UBA). Periodista hecho desde abajo, con los pies en el barro. Fanático del fútbol y analista de la política.