Un hospital para la Comuna 8

🏥 Hace más de 30 años que los vecinos de Lugano y alrededores exigen contar con un hospital. Esta semana volvieron a las calles para reclamar que el Grierson sea finalizado y empiece a dar respuesta a las necesidades de la población.

Ya en el censo de 2010, la Comuna 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano) contaba con una población de 187.237 habitantes. Pasaron 12 años de aquel registro y, aún sin los datos del último censo poblacional, se estima que la cantidad de residentes en la zona continúa en una curva ascendente. Sin embargo, al día de hoy y pese a albergar el segundo barrio más poblado después de Palermo -Lugano-, esta comuna del «sur profundo» sigue careciendo de un hospital para dar respuesta a las necesidades de la población.

La historia viene de lejos: hace más de 30 años que la Comuna 8 exige contar con un hospital; quienes viven allí deben ir hasta el Santojanni (Mataderos) o al Piñero (Flores). Esta región geográfica, la más pobre de la Ciudad, tiene los mayores índices de mortalidad infantil y durante el año 2020 -en plena suba de contagios por covid-19- sufrió un rebrote de tuberculosis producto de la falta de vivienda y del hacinamiento, entre otras problemáticas económicas, sociales y ambientales.

Un centro asistencial que nunca llegó a verdadero hospital

Hoy lo más cercano a un hospital dentro de la comuna es el Cecilia Grierson, cuya segunda etapa fue inaugurada por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta en el año 2016 y aún no fue terminada. Tras 13 años de construcción, la tercera etapa restante ni siquiera tiene llamado a licitación. En junio de 2020, el Gobierno de la Ciudad decretó que el Grierson se convirtiera en el primer Hospital de Agudos del sur de la Ciudad; no obstante, hoy carece de la infraestructura necesaria y del cuerpo de profesionales que requiere una institución de tales características. 

«Mediante los decretos 245 y 303, el GCBA planteó que este centro asistencial ya era un hospital. Sin embargo no se han contado con los fondos para finalizar las etapas de construcción que den cumplimiento a la Ley 1769, fortalecida a su vez con el fallo de la jueza (Elena) Liberatori, para que el Cecilia Grierson sea efectivamente un hospital general de agudos», dijo por entonces la legisladora porteña Laura Velasco (Frente de Todos).

Hoy lo más cercano a un hospital dentro de la comuna es el Grierson, cuya segunda etapa fue inaugurada por el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta en el año 2016 y aún no fue terminada.

Precisamente, la Ley 1769 -aprobada por la Legislatura el 11 de agosto de 2005- dispuso la construcción de un hospital en el barrio de Villa Lugano. La obra había sido encomendada a la Corporación Buenos Aires Sur. El Grierson, inaugurado como centro asistencial el 10 de junio de 2009, no cumplió con tales expectativas: tiene falta de personal, hay pocas camas de internación y las prestaciones son prácticamente nulas. En julio de 2020, el Gobierno de la Ciudad decretó que el Grierson era un Hospital General de Agudos y ya no un centro asistencial, lo cual no fue acompañado de un mayor presupuesto y de la finalización de las obras pendientes.

Cabe destacar que los CeSAC Nº3, 18 y 43, que se encuentran bajo la égida del Grierson, se ven también afectados. Tanto el CeSAC 3 como el 43 sufren una importante reducción de su personal médico, especialmente en el área de pediatría, donde la situación de emergencia asistencial es muy grande.

El reclamo histórico vuelve a ponerse en agenda

El martes 17, unas cinco mil personas se movilizaron hacia el Ministerio de Salud de la Ciudad para exigir la pronta finalización del hospital, que debería «contar con 200 camas de internación, un quirófano, un espacio importante para el sector materno infantil y todas las especialidades médicas». La «caravana por el derecho a la salud» fue masiva y contó con la participación de familias y organizaciones sociales y políticas de la Comuna 8.

«La situación es urgente porque se viene vaciando mucho el tema de la atención. Aparte del deterioro de los tres CeSAC que dependen del área programática del Grierson, si éstos quieren derivar de urgencia al Santojanni o al Piñero -que antes lo podían hacer- ahora no reciben porque te dicen que hay que ir al Hospital Grierson. Eso agrava mucho la situación», explicó a El Grito del Sur Mariana Machaca, radióloga y vecina de la Comuna 8. 

Caravana por el Derecho a la Salud. Foto: El Argentino Diario

«Nos mueve y conmueve la necesidad, que los vecinos precisan medicamentos y que los chicos tienen problemas psicológicos que se autoflagelan. Cuando vamos al Grierson ni nos reciben por falta de personal, como madres nos duele este abandono absoluto», planteó Machaca. «El Ministerio de Salud porteño no viene dando respuesta, no vemos voluntad de dar pasos hacia delante», agregó la vecina. 

En Lugano es común que niños o jóvenes fallezcan por falta de atención médica. Allí la «transformación» de la que se jacta Horacio Rodríguez Larreta está a años luz de lo que plantea el marketing porteño en calles y subtes. Pensar en ello es tan doloroso como también imaginar que en la comuna más pobre de la Ciudad podría existir el Elefante Blanco, que estaba destinado a ser el hospital más grande de Latinoamérica con especialidad en el tratamiento de tuberculosis (justamente una de las enfermedades más críticas en la zona). Al igual que otras obras de grandeza para nuestra patria, tras el golpe militar de 1955 y la sucesión de gobiernos neoliberales acabó abandonado y en octubre de 2018 fue demolido.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.