«Evita significó una voluntad de torcer las resistencias»

🙋‍♀️ A 70 años de la muerte de Eva Duarte de Perón, El Grito del Sur habló con Julia Rosemberg. La historiadora, investigadora y docente de la UBA escribió el libro "Eva y las mujeres: historia de una irreverencia", publicado por Editorial Futurock en 2019.

70 años pasaron de aquel 26 de julio de 1952, trágico día en el que Eva Duarte de Perón pasó a la inmortalidad entre lágrimas de hielo y masas de obreros huérfanos. A siete décadas de su fallecimiento, la figura de la líder política sigue generando controversias y despertando pasiones negativas y positivas, reinventándose entre la historiografía y la ficción. Series, como la protagonizada por Natalia Oreiro que se estrenará hoy en Star+, muestran cómo su imagen adaptada a la manga de Fátima Pecci Carou y performances como el ya establecido Comando Evita que este multifacético personaje no ha dejado de incidir en la cultural y la identidad nacional.

Entre las diferentes áreas en las que Eva tuvo incidencia, es fundamental reconocer su trabajo para alentar la participación política de sus contemporáneas y las generaciones posteriores de mujeres. Como creadora del Partido Peronista Femenino y principal impulsora del voto femenino, sancionado en 1947, logró cambiar el paradigma en el acceso a derechos y modificar para siempre el curso de la democracia.

Solamente para magnificar el fenómeno, cabe recordar que en 1951 no solo fue la primera votación con participación femenina, siendo Perón reelegido con el 60% de los votos, sino que las mujeres pudieron ser electas y todas las candidatas peronistas accedieron a sus bancas.

El Grito del Sur habló con Julia Rosemberg, historiadora, investigadora y docente de la UBA quien escribió el libro Eva y las mujeres: historia de una irreverencia publicado por Editorial Futurock en 2019.

¿Se puede decir que la figura de Eva es uno de los grandes parteaguas de la historia política para las mujeres?

Si, sin duda Eva marca un antes y un después en la política argentina en muchos niveles. Lo más básico tuvo que ver con la ley 13.010 de los Derechos Políticos de las Mujeres, que amplió los derechos no solamente respecto del voto sino de la posibilidad de ser candidatas. Después también por todo lo que habilitó Eva más allá de esta ley, quiero decir que mostró un nuevo estereotipo de mujer. A mediados del siglo XX hablar de una mujer que no fue madre, que salía hasta muy tarde de su casa para trabajar, que se dedicaba a la política, que disputaba poder, es romper con lo establecido. También mostró una ruptura porque convoca al Partido Peronista Femenino a un sujeto que no había sido convocado hasta el momento por los feminismos ni por los otros partidos que eran las mujeres humildes, las mujeres trabajadoras, las amas de casa. Es Eva quien las llama, quien las hace militantes.

¿Sufrió algún tipo de represión por esas políticas de parte de los compañeros de partido?

No diría represión, lo que sí hubo fueron disputas y tensiones. Como sabemos el peronismo siempre fue diverso, amplio y complejo con diferentes tonalidades. Eva representaba la más radicalizada, una que no gustaba en los sectores conservadores.

Siempre existe una incomodidad sobre la figura de Eva y su lugar en el movimiento de mujeres. ¿Considerás que era feminista?

Me parece que depende cómo cada uno piense el feminismo y la definición que le dé. Visto a los ojos del siglo XXI no encaja porque es una mujer que murió hace 70 años. Pero si uno ve lo que Eva hizo respecto a los derechos políticos y laborales, respecto a la posibilidad de ampliar el campo de lo posible hacia las mujeres, uno podría decir que por más que no haya tenido un marco teórico clásico del feminismo europeo lo que hizo está ligado a la trama del feminismo en tanto y en cuanto cumplió con aquellas demandas que los feminismos previos venían anhelando. Eva toma ese legado y le incorpora las clases populares porque decir feminismo no le alcanza si no es rodeado de justicia social.

¿Crees que hay una deuda historiográfica con ella y todas las mujeres que acompañaron en su trayectoria?

Si, sin dudas, sobre todo con esas mujeres. A Eva se la individualiza y se la pone como un sujeto extraordinario, que lo fue, pero construyó todo a partir de organizaciones colectivas. Lo de Eva fue posible porque se basó en un colectivo y de ese colectivo conocemos muy poco: son nombres invisibilizados, silenciados. Gran parte de esto tiene que ver con el golpe del 55’, que les impuso a estas mujeres un disciplinamiento enorme pero después a lo largo del tiempo no han sido retomadas. El pueblo argentino tiene una deuda con estas mujeres que hicieron un trabajo extraordinario y el castigo que se les impuso se perpetúa hasta el día de hoy.  

¿Cómo fue la reconstrucción que hiciste en el libro y qué elementos tomaste?

Yo me basé en bibliografía escrita, en los discursos orales de Eva, en diarios, revistas, audios, fuentes audiovisuales y los discursos de las primeras legisladoras que están en el Congreso.

Se está por estrenar la serie en Star+. ¿Qué pensás de las revisiones que se hacen de su vida? ¿Por qué crees que todavía existe una necesidad de volver sobre el personaje?

A mí la serie de Disney me genera algunas sospechas más que nada porque está basada en el libro de Tomás Eloy Martínez, que se editó en los 90’ y tiene todo el sello de esa década en el sentido de pensar una Eva despolitizada, en el sentido inverso al que nosotras le queremos dar desde hace unos años. El libro se basa en lo que le pasó en su cuerpo una vez muerta y eso es una especie de despolitización de una figura tan potente. Este tipo de representaciones hay que leerlas entendiendo que hay un avance conservador sobre los procesos populares. Más bien lo que diría es que lo interesante de las producciones actuales es que muestran que la figura de Eva sigue estando en disputa como lo estuvo en vida y en estos 70 años, que no está saldada la discusión y sigue habiendo diferentes interpretaciones básicamente porque sigue habiendo disputa política sobre ella.

Hasta el día de hoy conviven tensiones en el peronismo sobre los avances de derechos para las mujeres y disidencias, lo vimos en el debate del aborto. ¿Por qué crees que el peronismo no logra unificarse en este tema?

El peronismo es un movimiento que no tiene una única postura o ideología sobre temas como las diversidades. El peronismo es complejo hacia su interior, tiene sus aristas y el movimiento es amplio. Se trata de quién disputa la hegemonía en el momento y le puede imprimir un gesto más progresista o conservador.

¿Cuál considerás que es el legado que le dejó Evita al movimiento de mujeres?

Una voluntad de torcer las resistencias. Eva en un mundo que no iba para ese lado tuvo la valentía de ir mucho más allá de lo que le pedían. Fue más allá de lo que la época le demandaba venciendo grandes resistencias. En Eva Perón lo que vemos es una mujer que se atrevió a todo. No encontró excusas, no encontró obstáculos que sean argumentos suficientes para no poder hacerlo. Algo de esa valentía y de ese coraje es un enorme legado.  

Compartí

Comentarios

Dalia Cybel

Escribo y edito sobre géneros en El Grito del Sur. Alguna vez fui historiadora del arte, ahora intento ser Maestranda en Estudios y Políticas de Género. Tengo un newsletter con nombre de dibujito animado. Mi superpoder es tener siempre los labios pintados.
@orquidiarios