Los diez Massamientos del superministro

🧐 En las siguientes líneas se esbozan, a modo de análisis político, los diez mandamientos de Sergio Massa en lo que serán los meses más importantes de su carrera como funcionario.

La designación de Sergio Massa como superministro de Economía, absorbiendo las áreas de Agricultura y Desarrollo Productivo, reconfigura el mapa político de poder al interior del gobierno del Frente de Todos. Si sale bien la apuesta del tigrense, su proclamación como candidato a presidente en 2023 será a todas luces indiscutible y estará en condiciones de pelear de igual a igual con la oposición de Juntos por el Cambio. En caso contrario, el desenlace gubernamental podría tornarse traumático e incluso dar lugar a un experimento más reaccionario que el esperado.

En las siguientes líneas se esbozan, con un estilo bíblico pero a modo de análisis político, los diez mandamientos de Sergio Massa en lo que serán los meses más importantes de su carrera como funcionario. 

1) Amarás al FMI por sobre todas las cosas. Massa fue un puntal de la aprobación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y tiene un vínculo histórico aceitado con la embajada yanqui, con lo cual los dictámenes generales del programa de Martín Guzmán no corren ningún riesgo. Señal de esto fue el fervor de los mercados que suscitó la llegada de Massa, con una baja en el riesgo país y el dólar blue. El punto central aquí será hasta qué punto podrá aprovechar sus influencias geopolíticas para negociar algún tipo de flexibilidad en las metas fiscales y monetarias que exige el Fondo. 

2) No tomarás el nombre de «superministro» en vano. Para su llegada al Gabinete, Massa exigió concentrar la estructura y eliminar figuras que podrían resultar un obstáculo para su gestión, tales como Silvina Batakis y Daniel Scioli, que tuvieron un muy fugaz paso por el Ejecutivo. De esta forma, el saliente diputado tomará el protagonismo y se apoyará en economistas de su confianza, que no necesariamente tendrán cargos públicos (por ejemplo Miguel Peirano, Martín Redrado, Diego Bossio y Gabriel Delgado).

3) Santificarás la figura de Alberto Fernández como un protagonista del pasado. El Presidente, quien hablaba hasta hace pocos meses de una posible «reelección», quedará circunscripto a un rol secundario. Si bien continuará sus habituales recorridas para inaugurar obras, el hecho de que uno de los principales accionistas del Frente de Todos se incorpore a las filas del Ejecutivo deja a Alberto fuera del centro de la escena y de la toma de decisiones principales. En ese marco, Massa tomará el vínculo con los principales sectores productivos del país y el FMI.

4) Honrarás la unidad del Frente de Todos. Fiel a su estilo, Sergio Massa intentará conformar a todos los sectores del Frente de Todos. Esto debe materializarse no sólo en el armado de su nuevo equipo económico, sino también en el conjunto de medidas que apunten a satisfacer en cierta medida las necesidades cada vez más acuciantes de los sectores populares. Unidad, unidad y más unidad le garantizará tener la tropa alineada de cara a una posible candidatura presidencial en 2023.

Si sale bien la apuesta del tigrense, su proclamación como candidato a presidente en 2023 será a todas luces indiscutible.

5) No matarás los buenos vínculos con la oposición. No hay que olvidar que Sergio Massa viene de ser presidente de la Cámara de Diputados, donde se erigió como un hábil negociador que tejió vínculos con la oposición de Juntos por el Cambio con el objetivo de sacar leyes claves. Amigo personal de Horacio Rodríguez Larreta y de otros dirigentes opositores, el tigrense volverá a mostrar su faceta conciliadora pero esta vez desde una posición de mayor jerarquía y poder.

6) No cometerás actos de corrupción. Allá por 2014, cuando también soñaba con ser presidente, Massa prometió una ley «anticorrupción» para lograr transparencia en la gestión pública. Por ese entonces proponía «meter presa a Cristina» y eliminar los fueros. Si bien no se esperan medidas grandilocuentes en este sentido, el flamante ministro se mostró hace poco en contra de la «amnistía para los casos de corrupción» y su posición frente a cualquier irregularidad en el manejo de los fondos públicos será intransigente. 

7) No robarás el protagonismo a CFK. Massa asume la dirección del Ejecutivo, pero en acuerdo y convivencia con Cristina. Esto implica que la vicepresidenta pueda continuar con sus apariciones públicas, que en principio podrían tornarse menos recurrentes aunque en todos los casos podrán admitir cualquier tipo de crítica pública. El superministro deberá enfocarse en la gestión y evitar responder los argumentos de CFK.

8) No darás falso testimonio para recuperar la credibilidad gubernamental. Si algo se le reprochó a Alberto Fernández prácticamente durante todo su mandato, fue haber anunciado medidas que luego jamás se concretaron. Desde Vicentin hasta la «guerra contra la inflación». Estas idas y vueltas terminaron minando la autoridad del Presidente, con lo cual Massa es consciente de este descrédito y busca poner en valor cada una de sus palabras a partir del cumplimiento.

9) No consentirás seguir destruyendo el vínculo entre el Frente de Todos y la clase media. Históricamente, Massa se destacó por impulsar políticas de alivio para la clase media. Durante su paso por la Cámara de Diputados, su proyecto de cabecera fue la elevación del piso para que las personas paguen el impuesto a las Ganancias. También logró un alivio fiscal para monotributistas y autónomos. Uno de sus objetivos estará puesto entonces en recomponer la relación del Gobierno con dichos sectores, que en una parte considerable se inclinaron por el Frente de Todos en las elecciones de 2019.

10) No codiciarás excesos en el gasto público. La reducción del gasto público es una de las exigencias del FMI, pero también de los grupos concentrados de la economía. Está claro que el superministro buscará ordenar las cuentas fiscales, aunque un interrogante es cómo lo hará (con sus respectivos ganadores y perdedores). Su agenda en el corto y mediano plazo estará signada por las formas de financiamiento del déficit, el sostenimiento del tipo de cambio y el pago de la deuda.

Compartí

Comentarios

Sebastián Furlong

Estudié en la UBA, pero el adn de periodista lo construí pateando la calle. Sigo la agenda popular y analizo la política todos los días para aportar al quehacer colectivo. Recorrí una partecita de Latinoamérica y en Madrid toqué el cielo con las manos.