La oposici贸n, entre el odio incontenible y el silencio

馃毃 El larretismo, que ya estaba preocupado ante la posibilidad de Cristina presa, sigue sin recuperar iniciativa frente al intento de magnicidio. Son horas aciagas en la oposici贸n, que nunca estuvo tan cerca de la ruptura.

鈥淓l larretismo no quiere a Cristina presa鈥, dec铆an en el entorno del Jefe de Gobierno d铆as antes de que un tal Sabag Montiel gatillara dos veces sin 茅xito su Bersa calibre 40 en la cara de Cristina Kirchner. El intento de magnicidio cambi贸 brutalmente un escenario que ya ven铆a caldeado y con violencia deliberada luego del incidente de las vallas en Recoleta, y ahora esa polarizaci贸n forzada y buscada hace una semana puso en serios aprietos al sector m谩s centrista de la oposici贸n, porque el l铆mite se corri贸. Al punto que Horacio Rodr铆guez Larreta, un cultor de los consensos internos y hacia afuera, no logr贸 imponer un comunicado conjunto de Juntos por el Cambio que condenara expl铆citamente el ataque sufrido por la vice, ni tampoco subordinar a la presidenta de su partido, Patricia Bullrich. 

Mientras el Gobierno retom贸 la iniciativa con una masiva movilizaci贸n a Plaza de Mayo y una foto 鈥渁nti-odio鈥 con organismos de Derechos Humanos en la Rosada, en la vereda de enfrente sienten el golpe de los hechos y abundan, como nunca antes, los desacuerdos. Lejos de un comunicado conjunto -que s铆 vio la luz luego de la represi贸n de hace una semana-, Juntos por el Cambio ni siquiera logr贸 ponerse de acuerdo en qu茅 posici贸n tomar frente a la sesi贸n especial en Diputados con que este s谩bado el resto de las fuerzas pol铆ticas -incluida la izquierda- repudiar谩n sin peros el intento de magnicidio y los discursos de odio fagocitados por los medios, la Justicia y la pol铆tica que formaron parte del summum ideol贸gico cuyas consecuencias est谩n a la vista.聽

Es el tono del proyecto de declaraci贸n impulsado por el Frente de Todos el que espanta a varios dirigentes del espacio: el texto se帽ala con nombre y apellido a los 鈥渜ue incitan a la violencia y al odio鈥. 鈥淓sos discursos surgen de diferentes espacios pol铆ticos, culturales, judiciales, y medi谩ticos. Si bien hace tiempo venimos advirtiendo esta escalada de odio, en las 煤ltimas horas se ha llegado a extremos inusitados con el intento de asesinato de la Vicepresidenta de la Naci贸n, y debe ser un punto de inflexi贸n que nos lleva a establecer de manera un谩nime el dialogo como herramienta 煤nica para dirimir las diferencias鈥, dice el proyecto, imposible de firmar para muchos diputados y diputadas de Juntos. 

Esa encerrona es un problema que parece no tener una soluci贸n sencilla. Eso explica el prudente silencio p煤blico que los principales dirigentes del armado de Rodr铆guez Larreta sostienen desde hace 48 horas seguidas, si se entiende por silencio dedicarse a debatir 煤nicamente la conveniencia de un feriado en lugar de referirse al elefante que todo el mundo ve pasar delante de sus ojos. 

As铆, todo el espacio p煤blico est谩 inclinado en favor del Gobierno, que como v铆ctima es el 煤nico espacio que puede ver en su plenitud la magnitud del problema que afronta la sociedad. 鈥淪e ve que en Juntos consideran que la representaci贸n de un hecho tan grave como condenar un magnicidio contra la Vicepresidenta de la Naci贸n solo se reduce a una porci贸n del espacio es un error grave, no entienden que la sociedad dijo basta a la especulaci贸n pol铆tica鈥, dijo esta ma帽ana en di谩logo con Radio 10 el asesor presidencial Juan Manuel Olmos, quien aprovech贸 para llevar m谩s le帽a al fuego que carcome a la oposici贸n.聽

Mientras tanto, lo que qued贸 resonando fueron los tweets de la presidenta del Pro, Patricia Bullrich, quien lejos de repudiar el intento de magnicidio se dedic贸 a criticar al presidente Alberto Fern谩ndez por intentar aprovechar pol铆ticamente el asunto, seg煤n dijo. Esa falta de condena de los hechos apa帽贸 otras posiciones p煤blicas m谩s tendientes a cierta responsabilidad, como s铆 lo fueron algunas expresiones como la del propio Rodr铆guez Larreta o Mauricio Macri, que al menos con algo de lucidez se pronunciaron repudiando el ataque. 

La posici贸n de Bullrich, por el relevante sitio institucional que ocupa, abri贸 una compuerta peligrosa: Jos茅 Luis Espert, Luis Juez, Alfredo Cornejo y otros dirigentes de peso de Juntos se vieron contenidos dentro de una estrategia alternativa de seguir sembrando la confrontaci贸n. Al parecer, es la 煤nica estrategia discursiva en la que se sienten c贸modos, y no son los 煤nicos. 

鈥淵o de ninguna manera voy a aceptar firmar que ac谩 hay un discurso de odio del cual espacios pol铆ticos, culturales, judiciales y medi谩ticos son la usina. De ninguna manera鈥, dispar贸 Espert. No es lo mismo que piensan, por ejemplo, algunos diputados del radicalismo e incluso del Pro, m谩s cercanos a la idea de bajar no uno, sino varios cambios en los niveles de confrontaci贸n. 

En esa l铆nea se expres贸 Diego Santilli, diputado electo por la Provincia de Buenos Aires. 鈥淭enemos que llevar a la Argentina a la paz y a la concordia鈥, dijo, para luego hacer una defensa de 鈥渓as instituciones, como la justicia鈥. 

Si bien la oposici贸n atraves贸 momentos turbulentos las 煤ltimas semanas, nunca estuvo m谩s cerca de la ruptura como hasta ahora.

Compart铆

Comentarios

El Grito del Sur

El Grito del Sur es un medio popular de la Ciudad de Buenos Aires.
Fundado el 23 de septiembre de 2012 en el natalicio de Mariano Moreno.