Mirar Gran Hermano para entender la narrativa de 茅poca

馃摵 En su primera semana en pantalla, Gran Hermano logr贸 picos de rating de m谩s de 20 puntos y se convirti贸 en tema de conversaci贸n general. Hablamos con dos especialistas sobre las particularidades del formato y los emergentes discursivos propios de esta coyuntura.

Volvi贸 la casa m谩s famosa del pa铆s, volvi贸 Gran Hermano y su hechizo es igual de poderoso que hace veinte a帽os. Incluso en un momento en el que debe convivir con el auge de las plataformas y el contenido on demand, ah铆 est谩 la televisi贸n y un programa que a pesar del paso del tiempo logra tener picos de rating de m谩s de 20 puntos en su primera semana en pantalla y ya se instal贸 en la escena pol铆tica -con los dichos de un participante y la respuesta del Gobierno-, como tema de conversaci贸n general y como show para criticar.

鈥淎l igual que sucede con otros programas populares, Gran Hermano es un formato que se modifica, pero no se modifican sus detractores鈥, dijo a El Grito del Sur Pablo M茅ndez Shiff, periodista, polit贸logo e investigador.

En una nota publicada esta semana en P谩gina|12, M茅ndez Shiff se帽ala el cambio que hay en el tratamiento de las diversidades en esta nueva edici贸n del reality show. 鈥淐omo todo discurso social, est谩 inserto en un tiempo y un lugar. En 2001 hab铆a un discurso muy sexualizado sobre Tamara Paganini (subcampeona de esa edici贸n). Hoy eso circula un poco menos en la sociedad. Una persona como Martina que dice que siente asco por la bisexualidad no es recibida de buena manera -ejemplific贸 el periodista e investigador-. Mora tiene una pareja abierta y eso plantea un tema actual, Nacho cont贸 que tiene dos pap谩s, Mar铆a Laura es lesbiana y cont贸 su historia de amor con su pareja actual y la diputada (Romina Uhrig) dijo que fue criada por una t铆a travesti y por eso vot贸 a favor del cupo trans. En el 2011 se debati贸 la identidad de g茅nero, pero como una cuesti贸n de disforia, pero era una discusi贸n que ten铆a que ver con la 茅poca鈥.

Pero otro de los emergentes de la temporada actual de GH es la presencia de participantes-personajes con discursos de ultraderecha. 鈥淪i bien el programa existe hace muchos a帽os, el auge de la ultraderecha y el fascismo es actual y Gran Hermano se sit煤a en este nuevo escenario -se帽al贸 Alejandro Kaufman, docente universitario, investigador y cr铆tico cultural-. En una 茅poca de banalizaci贸n generalizada, como los 鈥90, Gran Hermano tomaba un emblema de una distop铆a totalitaria como 1984 de George Orwell para convertirlo en algo banal. Pero ahora hay un emergente neofascista muy amenazante, muy preocupante que est谩 perforando a multitudes. Que un casting haya politizado la escena como ocurre ahora, en un momento pol铆tico delicado y vulnerable para los sectores populares, la aparici贸n de una escena masiva que parece banal de menoscabo a una figura pol铆tica es completamente funcional a la ultraderecha鈥.

La escena en cuesti贸n es la acusaci贸n que hizo Walter Santiago, conocido como 鈥淎lfa鈥, quien dijo haber recibido coimas del presidente Alberto Fern谩ndez. Esto le vali贸 una respuesta por parte de la vocera, Gabriela Cerruti, que pidi贸 que el participante, el programa y Telefe se retractaran.

鈥淎 diferencia de lo que pasaba en los otros Gran Hermano, esa declaraci贸n no surgi贸 en el debate ni en las galas, sino que un usuario de Twitter hizo el recorte, lo subi贸 y eso lo levant贸 Jorge Rial. A partir de eso es que empieza a circular y lo ve la pol铆tica鈥, apunt贸 M茅ndez Shiff.

Adem谩s, han aparecido discursos machistas, homof贸bicos -uno de sus principales promotores, Tom谩s Holder, se convirti贸 en el primer eliminado- y antisemitas. El s谩bado la transmisi贸n del reality fue interrumpida cuando Alexis Quiroga, 鈥渆l Conejo鈥, hizo un 鈥渃histe鈥 antisemita y fue 鈥淎lfa鈥 quien le puso un freno segundos antes de que Pluto TV, la se帽al por la que se pasa el streaming de la casa durante todo el d铆a, hiciera un corte para poner la placa del reality.

鈥淟a nueva ultraderecha se postula como contraria al antisemitismo -advirti贸 Kaufman-. (Javier) Milei dice que tiene un amigo rabino y que quiere estudiar la Torah y avis贸 que si alguien le dice 鈥榥azi鈥 va a hacer una demanda porque eso es banalizar el Holocausto. Hay una inversi贸n de sentido sobre el significante jud铆o porque son antisemitas encubiertos. El fascismo siempre tuvo algo ambiguo al encubrir, en un principio, el horror que llevaba encriptado. Por eso el horror, la c谩mara de gas, es algo que se descubre, no que se anuncia鈥.

GH 2022: elige tu propia aventura

Big Brother, el programa creado por John de Mol, fue emitido por primera vez en 1999 en la televisi贸n neerlandesa. Este reality fue uno de los primeros formatos que se importaron en la TV local: un a帽o antes hab铆a estado en la pantalla del Trece Expedici贸n Robinson, la versi贸n local de Survivor, y luego le siguieron otros como Bailando por un sue帽o (Dancing with the stars) o Masterchef con sus derivados kids y celebrity. Y en 2001, meses antes del estallido de diciembre, se estrenaba en Telefe Gran Hermano con la conducci贸n de Soledad Silveyra.

El programa, al igual que ahora, ten铆a horarios regulares en la pantalla de televisi贸n, galas de eliminaci贸n todos los domingos y una transmisi贸n llamada 鈥淓l debate鈥, que est谩 los martes y jueves. 鈥淓n el primero (de 2001) estaban Eliseo Ver贸n, Pacho O鈥橠onnell, Beto Quevedo鈥ab铆a una b煤squeda de darle prestigio por el lado de las ciencias sociales鈥, afirm贸 M茅ndez Shiff. La versi贸n actual tiene como conductor a Santiago del Moro (que salt贸 a la escena pol铆tica con Intratables) acompa帽ado por la periodista de espect谩culos Laura Ubfal; el ex GH y hoy productor, Gast贸n Trezeguet; la modelo y conductora Sol P茅rez; Nati Jota, influencer y Ceferino Reato, periodista vinculado a la pol铆tica y antiperonista.

En Despu茅s del fin. Una perspectiva no antropoc茅ntrica sobre la post-tv, el post cine y youtube (La Cruj铆a), Mario Carl贸n habla de la existencia de una estructura de 鈥減rogramas planeta y programas sat茅lite鈥: Gran Hermano es un programa que, a su vez, alimenta de contenido a otros programas que pueden ser de la misma productora o ajenos, como noticieros de otros canales.

Asimismo, Carl贸n remarca que hay una 鈥渢elevisi贸n expandida鈥, que trasciende el vivo, el momento de la transmisi贸n y es replicada a trav茅s de las redes sociales. En esta ocasi贸n, Telefe tambi茅n ofrece un programa a trav茅s de Twitch conducido por la influencer y exparticipante de Masterchef Celebrity, Juariu.

鈥淓n el primer Gran Hermano hab铆a que pagar Direct TV para poder ver las c谩maras de la casa todo el d铆a. Hoy pod茅s hacerlo con una aplicaci贸n gratuita. Eso genera una ficci贸n de lo democr谩tico, de que todos sientan que son editores de Gran Hermano, de que est谩n al d铆a con lo que pasa, cosa que es imposible. Pero cada uno tiene la fantas铆a de tener su propia narrativa y de que hay algo que depende de uno, de que con mi voto decido qui茅n se va鈥, indic贸 M茅ndez Shiff.

Adelante, mis valientes

Todav铆a queda un largo trecho para saber c贸mo evolucionar谩 el reality, si Telefe tomar谩 otras acciones -m谩s all谩 del corte de la transmisi贸n de las c谩maras que filman las 24 horas- frente a participantes que profieran discursos antisemitas, homoodiantes, lesboodiantes, de incitaci贸n a la violencia y la lista sigue.

Queda tambi茅n por saber las motivaci贸nes para entrar a la casa, fuera del premio econ贸mico que solo puede obtener el ganador. 驴Para ser influencers? Holder ya ten铆a hordas de seguidores en Tik-Tok. 驴Para ingresar a la esfera pol铆tica como es el caso de la exmedi谩tica devenida en legisladora provincial, Amalia Granata? Ya Uhrig emprendi贸 el camino inverso. Solo queda mirar.

Compart铆

Comentarios

Ludmila Ferrer

Periodista y Licenciada en Comunicaci贸n Social (UBA). Escribe tambi茅n en P谩gina/12 y sigue m谩s podcasts de los que puede escuchar.