La vida en el centro: 驴c贸mo avanzamos hacia sociedades del cuidado?

馃挏 En el marco de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer y Personas LGBTINBQ+ como una de las actividades paralelas, se realiz贸 la ronda feminista de conversaci贸n e intercambio.

Foto: Dafna Alfie

En el marco de la XV Conferencia Regional sobre la Mujer y Personas LGBTINBQ+ como una de las actividades paralelas, se realiz贸 la ronda feminista de conversaci贸n e intercambio, un encuentro coordinado por Vanina Escales, responsable del trabajo transversal de g茅nero del CELS y Ver贸nica Gago, investigadora y militante feminista.

El encuentro cont贸 con la presencia de M贸nica Benicio, concejala de R铆o de Janeiro (Brasil), arquitecta urbanista feminista y lesbiana. Tambi茅n estuvieron presentes activistas feministas de Colombia, Uruguay, Ecuador y Rep煤blica Dominicana. Con una sala colmada del Hotel Meli谩, se sucedieron diversas reflexiones sobre c贸mo pensar una sociedad del cuidado en un contexto de ajuste como el que se est谩 dando en casi todos los pa铆ses de la regi贸n.

En los 煤ltimos a帽os, los transfeminismos idearon nuevas formas de construcci贸n colectiva, transversal y de intervenci贸n en el espacio p煤blico. Se apropiaron de herramientas de lucha como la huelga, porque todas son trabajadoras, con o sin ingresos, con o sin reconocimiento, todas cuentan con una carga desproporcionada y desigual de tareas de cuidado.

En ese contexto resulta necesario repensar: 驴C贸mo afecta el ajuste econ贸mico a la construcci贸n de sociedades de cuidado? En ese sentido, M贸nica Benicio asegur贸: 鈥淎nte los reajustes econ贸micos las mujeres son las que m谩s sufren en la sociedad. Y eso impacta directo en los cuidados, en los cuidados generales. Entonces es importante que la pol铆tica de cuidados est茅 en el centro del debate de la pol铆tica p煤blica. Que el Estado piense las pol铆ticas de cuidado como de pol铆tica p煤blica, porque si se recortan los presupuestos, sea de la Educaci贸n, sea de Acci贸n Social, eso sobrecarga. Termina sobrecargando m谩s a las mujeres. Entonces es importante que la pol铆tica de cuidados est茅 en el centro del debate de la econom铆a鈥.

Se trata del trabajo m谩s extendido e invisible, que sostiene la sociedad, y que hace un aporte econ贸mico al orden productivo. De all铆 surgen algunos interrogantes: 驴Qu茅 producimos cuando nos dedicamos a cuidar? 驴Qui茅n se apropia de ese trabajo?

Al respecto, Norma Sanchis -de la Asociaci贸n Lola Mora e integrante de la Red de G茅nero y Comercio- expres贸: 鈥淒esde hace tiempo venimos trabajando sobre el trabajo no remunerado que hacen las mujeres, lo que hace unos a帽os empez贸 a llamarse econom铆a del cuidado y lo que vemos es que por m谩s que el Estado colabore, son las mujeres quienes terminan haci茅ndose cargo de todo. Lo que nosotras reivindicamos es el aporte del trabajo comunitario, sobre todo en los sectores de menores ingresos, son las mujeres las que en las crisis han salido a compensar donde el Estado no llega. Nos parece que de la mano de los cuidados comunitarios podemos reformular una idea de cuidados desprivatizada, colectiva y colaborativa y ese es un aporte importante en un sistema neoliberal que parece que nos formateara a todos y nos dejara sin espacios para pensar la realidad鈥.

M贸nica Benicio Foto: Dafna Alfie

El no reconocimiento de esas tareas es la plusval铆a que les quita horas de trabajo entregadas al sostenimiento de la vida, a las tareas reproductivas que apuntalan a cada miembro de la familia, tareas que mantienen el sistema social en marcha como el cuidado y la transmisi贸n de normas sociales.

Graciela Rodr铆guez, integrante de la Red de G茅nero y Comercio y de una entidad feminista que trabaja en R铆o de Janeiro, detall贸: 鈥淓n Brasil, con respecto a las pol铆ticas de cuidado, hemos logrado avanzar ya con el triunfo de Lula. Brasil con Bolsonaro volvi贸 al mapa del hambre del mundo y 茅ste es el primer compromiso del cuidado que hay que superar. Brasil no tiene un sistema integrado de cuidados, pero s铆 ten铆a un sistema de bienestar social con diversos espacios en el 谩rea de salud, educaci贸n y trabajo dom茅stico remunerado. En eso hubo un enorme retroceso y lo principal ahora es poder recuperar esos espacios. En Brasil el trabajo de cuidados sigue siendo muy invisible y relegado y hay much铆simo por hacer, venimos ac谩 a aprender y llevarnos experiencias para ver c贸mo avanzar en Brasil hacia una sociedad de cuidado鈥.

En Argentina, el contexto de pandemia dej贸 en claro que cuando se habla de tareas de cuidado no solo se hace referencia a las tareas dom茅sticas, ya que las trabajadoras comunitarias impagas estuvieron al frente de los cuidados en los comedores, en las ollas, en las guarder铆as. Por eso, desde los transfeminismos sostienen: 鈥淟a deuda es con nosotras y nosotres鈥.

Compart铆

Comentarios

El Grito del Sur

El Grito del Sur es un medio popular de la Ciudad de Buenos Aires.
Fundado el 23 de septiembre de 2012 en el natalicio de Mariano Moreno.