Un viaje en el tiempo: el Tramway Hist贸rico de la Ciudad

馃殝 Desde 1980 funciona en el barrio de Caballito el Tramway Hist贸rico gracias a la labor de la Asociaci贸n de Amigos del Tranv铆a. Cr贸nica de un viaje por el pasado, el presente y el futuro del transporte porte帽o.

Son las diez de la ma帽ana de un domingo, el sol ya pega fuerte en un d铆a en el que se pronostican m谩ximas por arriba de los 30 grados. En la esquina de Emilio Mitre y Jos茅 Bonifacio, en pleno barrio de Caballito, un grupo de personas se refugia bajo la sombra de un 谩rbol a la espera de subirse a pasear en tranv铆a, mientras Gustavo y Ra煤l, integrantes de la Asociaci贸n de Amigos del Tranv铆a (AAT), cuentan la historia del medio de transporte que comenz贸 a funcionar en la Ciudad de Buenos Aires en 1863. 鈥淵 si tienen alguna duda, le preguntan a este pechito tranviario argentino鈥, dice Ra煤l.

鈥淪oy Ra煤l Bernater y soy el socio n煤mero 536 de la Asociaci贸n de Amigos del Tranv铆a -cuenta a El Grito del Sur-. Llegu茅 ac谩 hace siete a帽os porque cuando yo era chiquito, mi abuelo me llevaba a pasear en tranv铆a. 脥bamos hasta Villa Devoto, a la estaci贸n del tren San Mart铆n, para ver pasar los trenes. Esa era nuestra diversi贸n. Pero ya el paseo en tranv铆a era una aventura tambi茅n porque, al vivir en Paternal, el tranv铆a ten铆a que subir el puente de la avenida San Mart铆n y eso era como ir a la monta帽a rusa鈥.

Ordenados por Ra煤l y Gustavo, los pasajeros hacen fila para subir al tranv铆a y, mientras esperan o apenas ponen un pie arriba, se sacan una foto. El coche es color crema por fuera y el interior de madera, con detalles en las ventanas y asientos mullidos color marr贸n y pertenec铆a a la Compa帽铆a de Tranv铆as Anglo Argentina, que fue la de mayor presencia en la Ciudad. El guarda pica los boletos con rayas diagonales celestes y blancas que dicen 鈥淩ecuerdo del Tramway Hist贸rico de Bs.As.鈥 y tienen el logo de la Asociaci贸n. No queda un solo lugar libre y segundos despu茅s de que los 煤ltimos en subir se acomodan en la parte delantera, suenan las campanas y empieza el viaje.

Noviembre de 1983: la AAT inaugura su segundo tranv铆a hist贸rico, el Anglo.

鈥淟os primeros tranv铆as empezaron a funcionar en 1863, esos eran a tracci贸n animal, y el 煤ltimo que circul贸 en la Ciudad fue en febrero de 1963. Es decir que Buenos Aires tuvo una historia con el tranv铆a que dur贸 cien a帽os -dice a este medio Ernesto Falzone, integrante de la comisi贸n directiva de la AAT y encargado del 谩rea de comunicaci贸n-. En diciembre de 1897 se inaugur贸 la primera l铆nea de tranv铆a el茅ctrico de la Ciudad que un铆a Plaza de Mayo con Flores. El recorrido iba por el sur y no por Rivadavia, como muchos pueden pensar, por el miedo y el escepticismo de los porte帽os que pensaban que se iban a electrocutar o a ser arrollados por una m谩quina que andaba a la 鈥榚ndiablada鈥 velocidad de 30 kil贸metros por hora鈥. 

Seg煤n Ernesto, el tranv铆a fue 鈥渆l gran poblador que hizo de Buenos Aires una ciudad鈥 porque conect贸 el centro econ贸mico con lo que en ese momento eran pueblos, como Flores, y alent贸 a las personas que llegaban a la capital a comprar las tierras loteadas que hab铆a al paso del tranv铆a. 鈥淟a red fue creciendo de tal modo que lleg贸 a tener 850 kil贸metros de v铆a, aproximadamente cien l铆neas y m谩s de 4 mil veh铆culos funcionando, algunos con recorridos muy largos. Por ejemplo, en 1905, la cervecer铆a Quilmes instal贸 su l铆nea de tranv铆a que iba de Quilmes a Buenos Aires鈥, explica.

El apogeo del tranv铆a dur贸 hasta la d茅cada del 鈥20. Uno de los primeros azotes que sufri贸 fue la firma del infame pacto Roca-Runciman en 1933. 鈥淓so permiti贸 que se hiciera la ley de coordinaci贸n del transporte, que cre贸 una empresa mixta que era la Corporaci贸n de Transporte, en la que ten铆an que integrarse obligatoriamente todas las compa帽铆as de transporte. Eso fue un fiasco por la ingobernabilidad de una empresa tan grande y tan variada鈥, agrega Ernesto. Luego de la Segunda Guerra Mundial, la red de tranv铆a ya no creci贸 m谩s y se desarroll贸 el lobby automotor hasta que en 1961 se decidi贸 sacar progresivamente los tranv铆as. El 煤ltimo funcion贸 hasta febrero de 1963.

Viaje inaugural en la calle Hortiguera en 1980.

A帽os despu茅s, en 1976, un grupo de aficionados por el tranv铆a cre贸 la ATT. 鈥淯no de los aspectos que se buscaba trabajar era la historia del tranv铆a y el otro ten铆a que ver con la posibilidad de que se volvieran a usar los tranv铆as con un enfoque moderno -se帽ala Ernesto-. Con la crisis del petr贸leo en 1972, en Europa se volvi贸 al tranv铆a porque era un medio de transporte que no necesitaba del petr贸leo. Los aficionados de ac谩 sab铆an eso. Otro de los objetivos era tener un museo. Las instalaciones de Caballito eran las 煤nicas que hab铆an quedado y se busc贸 poner un tranv铆a para que funcionara los fines de semana鈥. Despu茅s de una b煤squeda intensa, dieron con un coche en Oporto, Portugal, que pudieron traer e inaugurar en 1980 y hoy es Monumento Hist贸rico Nacional. La flota actual tiene nueve unidades en funcionamiento y la d茅cima se incorporar谩 en abril de este a帽o.

Ernesto asegura que el Tranv铆a Hist贸rico fue un 茅xito desde el principio, pero que gracias a la irrupci贸n de las redes sociales se populariz贸 a煤n m谩s y todos los fines de semana hay extensas filas de porte帽os y turistas nacionales e internacionales que esperan para hacer el paseo gratuito y que recorre la traza que va por Emilio Mitre, Rivadavia, Hortiguera y Directorio.

Gabriel e Indianara son de Brasil y viven en Argentina hace siete meses. Los dos est谩n sentados en uno de los primeros asientos del coche y van acompa帽ados de la madre de Gabriel, que est谩 de visita, y Lili, la perra de la pareja. 鈥淓l tranv铆a lo conocimos por Instagram, pero hoy es la tercera vez que venimos鈥, cuenta Indianara. 

鈥淵o casi me hice socio -confiesa Gabriel-. Pero no tengo el tiempo para dedicarle. Yo hago mi parte y divulgo los paseos. Siempre que conozco a alguien que viene a Buenos Aires le recomiendo que venga a conocer el tranv铆a鈥. La pareja tiene una cuenta de Instagram, @kombi_margarida, a trav茅s de la que buscan mostrar el lado B de Buenos Aires para que los turistas brasile帽os conozcan lugares por fuera del circuito tradicional.

Noviembre de 1980, inauguraci贸n del Tramway Hist贸rico.

Al mando del coche va Pedro Taisa. Vestido con zapatos y pantal贸n negros, camisa blanca y anteojos estilo aviador, se da vuelta y comenta: 鈥淐apaz que no le contamos a nadie que es el primer d铆a que manejo鈥. Y aunque la AAT entrena a los socios que quieran aprender a conducir, lo de Pedro es una broma. Tiene 72 a帽os y lleva 40 manejando. 鈥淧ero aprend铆 a los nueve a帽os -aclara-. A los nueve a帽os, en Rosario, me rob茅 un tranv铆a鈥.

Pedro cuenta que su abuela lo llevaba a pasear en tranv铆a y que a 茅l le gustaba mirar c贸mo trabajaba el conductor, que as铆 se dio cuenta de c贸mo se ten铆a que manejar el veh铆culo. 鈥淵 un d铆a se ve que el hombre estaba apurado por ir al ba帽o y se baj贸 un momento. Lo manej茅 por una cuadra, con el tipo corriendo atr谩s, porque ah铆 estaba la parada en la que terminaba la l铆nea 2. En la puerta de la casa de mi abuela estaba mi mam谩. 驴Te pod茅s imaginar? De los 35 escalones que hab铆a hasta el primer piso no toqu茅 ninguno, sub铆 volando. As铆 fue que arranqu茅鈥, se r铆e.

Los pasajeros saludan a Pedro y bajan del tranv铆a. En la esquina ya hay otro grupo listo para subir que est谩 comprando recuerdos -tazas, pins, llaveros, rompecabezas, libros, entre otros objetos- que la Asociaci贸n vende para solventarse ya que, aclaran, no reciben ning煤n subsidio. En el lugar tambi茅n funciona la biblioteca popular Federico Lacroze, que reabre en febrero. 

鈥淟a Asociaci贸n es una instituci贸n sin fines de lucro abierta a todos los que quieran sumarse, sin distinci贸n de g茅nero, edad ni condici贸n social. As铆 que todos los que quieran participar pueden acercarse鈥, afirma Ernesto. Ya hay un nutrido grupo de j贸venes que esa misma ma帽ana hacen pr谩cticas para aprender a conducir el tranv铆a.

Y aunque el paseo puede vivirse como un viaje en el tiempo, Ernesto asegura que el tranv铆a tambi茅n forma parte del sistema de transporte presente y futuro. 鈥淣o hay que pensar solo en Buenos Aires. Ac谩 las autoridades no tienen inter茅s en fomentar. La red de subte no se ampli贸, la del premetro no se termin贸. Mendoza dio el puntapi茅 y desde hace diez a帽os que funciona el Metrotranv铆a en la ciudad. Llega hasta al aeropuerto, incorpor贸 40 coches y sigue creciendo -dice-. Pensamos que ese va a ser el gran ejemplo que lleve a que el sistema sea adoptado en otras ciudades del pa铆s鈥.

Compart铆

Comentarios

Ludmila Ferrer

Periodista y Licenciada en Comunicaci贸n Social (UBA). Escribe tambi茅n en P谩gina/12 y sigue m谩s podcasts de los que puede escuchar.