Lago Escondido: la historia de c贸mo un ingl茅s se apropi贸 de un paraje patag贸nico y la lucha para recuperarlo

馃椈 Joe Lewis construy贸 una fortaleza ilegal alrededor del Lago Escondido que el poder pol铆tico local custodia con recelo. Detr谩s de sus tranqueras rige su propia ley. Cr贸nica de los esfuerzos para recuperar territorio argentino.

Leer

Unos veinte efectivos de la Polic铆a de R铆o Negro forman una fila transversal al camino de tierra. Llevan casi ocho horas de custodia, parados en ese mismo lugar y en esa misma posici贸n por decisi贸n de la ministra de Seguridad de esa provincia, Betiana Minor, quien a la distancia sigue cada detalle del operativo. Los iluminan la luna llena y las luces de tres micros escolares estacionados a unos 50 metros. El sendero que mantienen bloqueado est谩 ubicado a pocos kil贸metros de El Bols贸n, y es uno de los que conducen a la estancia del magnate ingl茅s Joe Lewis. Son casi las 3.30 de la ma帽ana del s谩bado 4 de febrero cuando, por sorpresa, la combi que transporta a unos 60 militantes-monta帽istas finalmente llega hasta el paraje a trav茅s de un camino alternativo. Sobre la ruta 40 los reciben otro centenar de militantes a puro abrazo: est谩n a salvo, lo que es en parte una victoria y, tambi茅n, un alivio. 

La escena se parece mucho a una liberaci贸n de rehenes. De madrugada, en un paraje desierto, con custodia policial y fruto de una ardua negociaci贸n: esa pareciera ser la 煤nica forma posible de salir de la propiedad de Lewis. Las organizaciones sociales y pol铆ticas que formaron parte de la traves铆a de siete d铆as v铆a monta帽a hacia Lago Escondido, convocada por la Fundaci贸n Interactiva para Promover la Cultura del Agua (FIPCA) 鈥攍a s茅ptima en los 煤ltimos seis a帽os鈥, nuevamente dan testimonio de eso. 

Fotos: Carlos Sainz Ochoa

鈥淔inalmente salimos, s铆. Nos cost贸, pero llegamos. Esperamos que el Estado provincial tome nota que all谩 adentro puede pasar cualquier cosa鈥, dice al respecto el Padre 鈥淧aco鈥 Olveira, quien integraba el grupo de los monta帽istas, ni bien pisa tierra firme al otro lado de las tranqueras. 

Horas antes, FIPCA hab铆a presentado un habeas corpus y hab铆a solicitado la intervenci贸n del Gobierno nacional ante la gobernadora Arabela Carreras porque, seg煤n dijo Julio C茅sar Urien, referente de la organizaci贸n, tem铆a por la integridad de militantes por 鈥渓as amenazas y las agresiones de los matones de Lewis鈥. Hab铆an logrado llegar al Lago y acampar frente a la mansi贸n del ingl茅s, pero el problema, ahora, era c贸mo salir. 

鈥淓n la noche del viernes recibimos una importante lluvia de piedras鈥, cuenta a El Grito del Sur Alejandro 鈥淰ikingo鈥 Meyer, referente de la CTA y cabecera de la columna de monta帽a. 鈥淔ue la culminaci贸n de tres d铆as de hostigamiento permanente, desde que llegamos a la costa. Nos prend铆an motosierras al lado nuestro y la cana miraba. Un polic铆a que nos cruzamos dentro de la propiedad hasta nos dijo que recib铆a 贸rdenes de Lago (en referencia a la firma Hidden Lake SA). Nosotros hab铆amos ido preparados para ese tipo de situaciones, pero entendimos que ya no pod铆amos quedarnos鈥, explica.  

Entonces comenzaron las negociaciones, que se extendieron durante casi doce horas. Reunidos en un local de ATE en El Bols贸n, los referentes de FIPCA y sus abogados se pusieron al tel茅fono. Del otro lado atend铆an aleatoriamente la propia ministra Minor y el abogado de la empresa Hidden Lake SA, Jos茅 Luis Blanco. Las conversaciones se dieron con la cancha inclinada: las condiciones fueron impuestas por Blanco, casi sin matices. Decidieron por d贸nde, c贸mo y a qu茅 hora. 鈥淪alimos escoltados por la fuerza p煤blica. Yo dir铆a evacuados鈥, aclara Meyer. 

鈥淧ara nosotros ya haber ingresado fue un triunfo, sobre todo porque demostramos que el camino de monta帽a no es para cualquiera, que el Lago est谩 apropiado pero que a la vez la vigilancia es vulnerable. Eso les doli贸 y respondieron como lo hicieron. Pero lo que no me deja de sorprender, despu茅s de haber estado en siete marchas, es la sensaci贸n de estar entrando en territorio enemigo, que una vez que lleg谩s, est谩s entregado. Si ellos quieren bajar y hacer lo que quieran, lo hacen. Y lo peor es que uno est谩 en su propio pa铆s, a metros de un paso internacional, pero que es un ingl茅s el que controla el territorio, las comunicaciones, la fuerza p煤blica. Es delirante鈥.

Fotos: Carlos Sainz Ochoa

Todos los caminos bloqueados

La idea original de FIPCA era que la columna de monta帽a 鈥攂autizada 鈥淛uana Azurduy鈥濃 lograse salir v铆a el camino p煤blico de Tacuif铆. Una suerte de c铆rculo perfecto: abrir el acceso al Lago por sus dos caminos p煤blicos, demostrar que la fortaleza extranjera es vulnerable. Pero la tranquera con que Lewis y sus peones mantienen bloqueado el ingreso result贸 infranqueable

El bloqueo del paso fue a los piedrazos: los capataces respondieron con agresiones al intento de tirarla abajo. Una de las piedras casi le rompe la frente a un militante de la juventud del MST, Gonzalo Villagra. El casco de obra que llevaba puesto lo protegi贸 de una herida grave. Los peones tambi茅n interceptaron a otra columna, de unos ocho militantes, que logr贸 ingresar por un camino lateral. Los retuvieron m谩s de una hora incomunicados para luego pegarles cascotazos y rebencazos, subidos a sus caballos. Mientras tanto, la Polic铆a miraba.  

Uno de los agredidos, Gabriel Berrozpe, debi贸 ser trasladado al hospital de El Bols贸n con fracturas y contusiones. No dur贸 mucho en el lugar: el m茅dico sanitarista Jorge Rachid debi贸 intervenir para trasladarlo pronto a Buenos Aires. 鈥淢e dijeron que Lewis pod铆a mandar a cortar la luz del hospital o mandarme a matar ah铆 mismo鈥, cont贸 m谩s tarde. 

Los abogados de FIPCA iniciaron una causa contra Hidden Lake y los peones por agresiones y privaci贸n ileg铆tima de la libertad. La prueba documental es abrumadora: la fot贸grafa de T茅lam, Alejandra Bartoliche, que estuvo dentro de la propiedad, logr贸 registrar con su c谩mara varios detalles de la golpiza. Varios de los peones fueron individualizados, pero el fiscal de El Bols贸n, Francisco Arrien, todav铆a no comenz贸 con las indagatorias. 

Uno de los se帽alados es Pablo Puchy, que gracias a la violencia logr贸 sus minutos de fama en las redes sociales: sali贸 retratado como un gaucho que defendi贸 la propiedad privada. El de Puchy es un apellido conocido en la comarca por sus antepasados violentos: desde hace un siglo que en el paraje El Foyel se conoce al clan como una banda de pistoleros. Pablo es hoy el principal lugarteniente de la tranquera de Tacuif铆. 

Fotos: Carlos Sainz Ochoa

La otra batalla se dio en los tribunales. En septiembre pasado, la C谩mara Civil de Bariloche le orden贸 al Ejecutivo rionegrino que abriera la tranquera de Lewis, se帽alizara el camino hacia el Lago y lo pusiera en 贸ptimas condiciones para su tr谩nsito. La gobernadora Carreras apel贸 el fallo. La apelaci贸n bast贸 para que la propia C谩mara rechazara el recurso de amparo de las organizaciones para poder atravesarlo e ingresar escoltados por un juez y la polic铆a local.  

As铆, la violencia sobre la tranquera era una cuesti贸n inevitable. 鈥淟a gobernadora eligi贸 el peor de todos los caminos. Pas贸 de la desobediencia judicial a involucrar a la polic铆a provincial en el amparo a una fuerza de choque paraestatal鈥, denunci贸 Silvia Horne, candidata del Frente de Todos a la gobernaci贸n 鈥 R铆o Negro abre el calendario de elecciones generales provinciales a mediados de abril鈥 y una de las dirigentas que m谩s denunci贸 la complicidad pol铆tica local con Lewis.

Horne particip贸 de una de las marchas de a帽os anteriores hacia Tacuif铆. Logr贸 ingresar con un grupo de militantes y a mitad de camino debi贸 regresar, ante la posibilidad de que las amenazas pasaran a la acci贸n. 鈥淓sa patota nunca podr铆a actuar con esa impunidad si Lewis no tuviera atados a todos los gobernadores que pasaron desde los 90 hasta ac谩鈥, reflexion贸. 

La causa judicial por la apertura del camino est谩 cerca de cumplir 20 a帽os. La inici贸 la exsenadora Magdalena Odarda en 2005. En 2013 obtuvo el primer fallo favorable del Tribunal Superior Judicial de la provincia, que dijo lo obvio: el de Tacuif铆 es un viejo camino de servidumbre que es p煤blico, de libre acceso, que su bloqueo es ilegal y que debe garantizarse el paso que lleva al Lago Escondido. El TSJ orden贸 a partir de entonces que la justicia civil local estableciera los mecanismos para que el Ejecutivo cumpla con la sentencia. Ese expediente fue apelado y embarrado en m煤ltiples ocasiones a lo largo de una d茅cada tanto por los gobiernos provinciales como por la propia Hidden Lake. Mientras, la patota lo sigue bloqueando. 

Una apropiaci贸n ilegal y una empresa fantasma

En paralelo al activismo de la Marcha por la Soberan铆a, en los despachos oficiales y de la Justicia se avanza en la recuperaci贸n no s贸lo del Lago Escondido, sino de la propiedad misma de Lewis. Mientras los militantes intentaban acceder v铆a monta帽a y Tacuif铆, Odarda ajustaba los detalles de una acci贸n de lesividad a presentar ante el Fiscal Nacional de Investigaciones Administrativas, Sergio Rodr铆guez, que cuestiona la compra-venta de las casi 12 mil hect谩reas por parte del magnate. 

En junio de 1996, la empresa H.R. Properties Buenos Aires S.A. solicit贸 ante la Comisi贸n Nacional de Zonas de Seguridad la autorizaci贸n para la adquisici贸n de las tierras. El asunto era espinoso porque el Lago se encuentra apenas a unos 6,6 kil贸metros de la frontera con Chile y el viejo decreto ley 15.385 impide la propiedad extranjera a menos de 50 km, por lo que Lewis no pod铆a figurar ni de cerca en los papeles. La empresa ten铆a como accionistas principales a dos argentinos: Alfredo Rovira y Miguel Gesuiti, pero enseguida, antes de que el Estado otorgara el permiso, se incorpor贸 el hijo ingl茅s del ingl茅s, Charles Barrington Lewis. 

H.R. Properties Buenos Aires S.A. ya se hab铆a convertido en Hidden Lake SA pero todo sigui贸 sobre ruedas. Entonces hubo una causa judicial, porque la venta no debi贸 ser aprobada. Estuvo casi 20 a帽os cajoneada y termin贸 prescribiendo en 2016, durante la presidencia de Mauricio Macri, reconocido amigo personal del ingl茅s y vacacionante espor谩dico de la estancia. 

Toda esa informaci贸n, adem谩s, fue detalladamente ordenada en un informe de la Defensor铆a del Pueblo de la Naci贸n de 2011. Ese texto est谩 en manos del TSJ rionegrino desde entonces, durmiendo el sue帽o de los justos. La idea ahora es juzgar a los funcionarios responsables y reabrir la causa original. 鈥淐ada vez es m谩s dif铆cil encubrir la corrupci贸n que est谩 detr谩s de todo esto鈥, sostuvo en di谩logo con este medio el abogado Eduardo Montecino, impulsor junto a Odarda del recurso. 

En simult谩neo, un fulminante informe de la Inspecci贸n General de Justicia (IGJ) consider贸 a fines del a帽o pasado que Hidden Lake SA es una 芦sociedad ficticia禄 que funciona como el objetivo de hacer de 鈥減antalla鈥 no para producir bienes agropecuarios, como declara, sino para encubrir la apropiaci贸n del Lago. La empresa no tiene un solo papel en regla e incluso da p茅rdidas. El director de la IGJ, Ricardo Nissen, solicit贸 la intervenci贸n judicial de la empresa ante el Juzgado Comercial 26, a cargo de Diego Paz Saravia. 

En el informe, Nissen dice que adem谩s la visita a la estancia de Lewis del ministro de Seguridad porte帽o en licencia Marcelo D麓Allesandro, el CEO del Grupo Clar铆n Jorge Rendo y el juez federal Juli谩n Ercolini, entre otros, confirma que detr谩s de las tranqueras no rige ninguna ley argentina: 芦Nunca Hidden Lake SA se dedic贸 al objeto hotelero鈥, agrega, para m谩s evidencia. 

鈥淐omo es todo tan obsceno, algo que incluso qued贸 m谩s expuesto despu茅s de la reuni贸n en la mansi贸n de jueces, fiscales y funcionarios, lo que hace falta y estamos esperando es un poco de voluntad pol铆tica鈥, subray贸 Montecino. 

Pablo Puchy. Fotos: Carlos Sainz Ochoa

La construcci贸n de la impunidad

驴Qu茅 es lo que sostiene este imperio irregular? Montecino piensa que se debe 鈥渁 la influencia de Lewis en el 谩mbito pol铆tico: financi贸 campa帽as electorales, compr贸 bonos de la deudas de R铆o Negro, claramente tiene un poder acumulado que hace que lo protejan a cara descubierta y sopesando el costo pol铆tico鈥. 

Horne tiene una respuesta similar: 鈥淟ewis tiene mucho poder. Es un inversor muy importante no s贸lo en R铆o Negro, tambi茅n a nivel nacional. Tuvo su paso por Edenor y (Alberto) Weretilneck participa de sus negocios鈥.

Fotos: Carlos Sainz Ochoa

Weretilneck, que fue gobernador entre 2012 y 2019, es senador por la provincia, acaba de postularse para volver al Ejecutivo como candidato del Frente Juntos Somos R铆o Negro, que apoyan tanto el kirchnerismo local, a trav茅s del camporista Mart铆n Do帽ate, como la UCR. El peronismo y el radicalismo se partieron internamente para apoyar su candidatura. 

Otra explicaci贸n posible la aporta Sandra Contreras, referente de ATE en El Bols贸n: 鈥淟ewis es conocido en la zona como un se帽or rico que ayuda a la gente, m谩s all谩 de los intereses geopol铆ticos que sabemos que tiene. Hubo una Navidad en la que 茅l mismo sali贸 a repartir pan dulce. Tiene la mejor cancha de f煤tbol de la comarca. Ayuda a los clubes sociales, que s铆 ingresan. Con la fundaci贸n Lago Escondido ense帽贸 ingl茅s a mucha gente. Y adem谩s hay un grupo de gente que trabaja en la estancia, que tambi茅n lo va a defender鈥. 

Lejos del pesimismo, 鈥淓l Vikingo鈥 Meyer saca, pese a todo, conclusiones positivas de la traves铆a. 鈥淟a de este a帽o fue la marcha m谩s importante, la mejor que hicimos. Cada a帽o viene m谩s gente y llegamos m谩s lejos. Logramos acampar en territorio argentino, cantamos el himno, expusimos la violencia de los lacayos y dimos un ejemplo de que con voluntad militante podemos pelear por lo que es nuestro. Ese es el principal mensaje de la marcha de la soberan铆a鈥.

Compart铆

Comentarios

Matias Ferrari

Periodista, comunicador y militante social. Trabaj贸 en P谩gina/12 y colabor贸 en la investigaci贸n del libro "Macristocracia" publicado por Editorial Planeta.