芦Muchos sectores no toleran a las feministas porque empujamos los l铆mites de lo posible禄

馃挏 Con derechos obtenidos como la implementaci贸n de la IVE y la ley de cupo laboral trans, pero frente a un contexto de crisis econ贸mica, dialogamos en el marco del 8M con Marta Dillon sobre las luchas y problem谩ticas feministas que nos convocan.

鈥淒esde el primer Ni Una Menos nos levantamos contra la victimizaci贸n. Las mujeres, lesbianas, travestis y trans no s贸lo denunciamos la violencia sino que somos agentes de transformaci贸n鈥, pronuncia la periodista y fundadora del movimiento Ni Una Menos, Marta Dillon.

Aquel 3 de junio de 2015 sembr贸 cambios paradigm谩ticos en el pa铆s: instal贸 la figura de femicidio para que cada una de las causas no fueran tratadas de forma aislada como sino como parte de un contexto cultural, econ贸mico, pol铆tico y social, 鈥渜ue nos pone en inferioridad de condiciones por la precariedad de nuestras vidas, la doble y triple jornada laboral鈥, explica Dillon. Los estallidos sociales se replicaron con movilizaciones en Uruguay, M茅xico, Ecuador, Per煤, Bolivia, Italia, Francia, Turqu铆a, Alemania, Suiza, Canad谩, Estados Unidos, China, Holanda y B茅lgica, entre otros pa铆ses. As铆 como en materia de derechos humanos, el pueblo argentino fue precursor con sus marchas de la bronca.

Este 8 de marzo late en el 7掳 Paro Internacional de Mujeres y Diversidades. Ocho a帽os despu茅s de ese grito colectivo, la convocatoria nos vuelve a reunir en las calles, en los espacios de trabajo 鈥搇os que se ocupan y los que hoy se interrumpir谩n鈥 con algunos derechos conseguidos: la implementaci贸n de un Ministerio, la sanci贸n de la Interrupci贸n Voluntaria del Embarazo (IVE) y del Cupo Laboral Travesti Trans, de una l铆nea gratuita y federal (144) para denunciar la violencia y de la primer estad铆stica oficial de parte de la Casa del Encuentro. En lo que va de este 2023 se registraron 56 femicidios y transfemicidios, es decir, una muerte cada 28 horas. Por esto, a煤n quedan muchas deudas.聽

鈥淓stamos en un contexto dram谩tico, con pocos horizontes de futuro. Tratando de organizarnos despu茅s de la pandemia, que fue muy duro para los feminismos porque sigui贸 la acumulaci贸n de trabajo no remunerado, cuidar a les ni帽es, a las personas mayores; poder reorganizar esos espacios y disputar 谩mbitos dentro de las organizaciones se ha hecho muy dif铆cil sobre todo porque despu茅s de las elecciones de medio t茅rmino se dio una masculinizaci贸n enorme de los espacios de decisi贸n dentro de los sectores que militamos鈥, enuncia Marta en di谩logo con El Grito del Sur.

鈥淓xistimos frente a un contexto de endeudamiento de la deuda externa que repercute en los hogares. Para pagar las tarifas, la comida, la obra social nos endeudamos. Hay precariedad, falta de trabajos dignos. Todo eso hace un momento que va m谩s all谩 y m谩s ac谩 que los feminismos鈥, reflexiona.

El term贸metro social arde al calor de situaciones cada vez m谩s pronunciadas de precariedad laboral, trabajo dom茅stico no remunerado, divisi贸n sexual del trabajo, e incluso la falta de oportunidades en puestos y roles como afrontan las personas con discapacidad y tantas identidades no hegem贸nicas. No olvidemos que Tehuel de la Torre sali贸 de su casa un 11 de marzo de 2021 para presentarse a una entrevista y le arrebataron su vida.

Entonces, 驴frente a qu茅 cuestiones nos agrupamos? 驴c贸mo es posible detener estas violencias si muchas, incluso, no pueden parar y ausentarse en sus puestos? 驴qu茅 preocupaciones o problem谩ticas feministas son las pr贸ximas a perseguir?

鈥淗oy nuestras luchas y preocupaciones siguen. Y una de las principales es ser una barrera contra la derechizaci贸n de la pol铆tica y de la sociedad en general鈥, considera Marta. La periodista y referente en materia de g茅nero reconoce que si bien el derecho al aborto legal se consigui贸, se tiene que cumplir en todo el territorio y dejar de culpabilizar a quienes interrumpen sus embarazos; pero que ante esto, los partidos conservadores repliegan medidas para combatirlo. 鈥淒espu茅s de las jornadas de lucha por el aborto, hay una organizaci贸n m谩s fuerte de los fundamentalismos religiosos pero tambi茅n en alianza con los partidos conservadores con capacidad de voto. Por ejemplo: han llevado a Amalia Granata a la C谩mara de Diputados鈥, manifiesta. En otro plano de jerarqu铆as, es lo que plantea la serie 鈥淓l Reino鈥 donde la autora Claudia Pi帽eiro junto con el director Marcelo Pi帽eyro aplican en el thriller la met谩fora dist贸pica donde un l铆der religioso es elegido como presidente y responde a las 贸rdenes de servidores internacionales. Una trama con una delicada cercan铆a a nuestro panorama pol铆tico real.

鈥淣os oponemos a la derecha porque nos oponemos a un sistema de dominaci贸n que es el patriarcado, el capitalismo, el colonialismo y el racismo鈥濃 posiciona Marta 鈥斺淎nte el discurso del 鈥榮谩lvese quien pueda鈥, los feminismos proponen una idea de comunidad donde los cuidados sean repartidos, donde las vulnerabilidades y fortalezas est茅n puestas en com煤n禄. Citando a Quino a trav茅s de Mafalda: 鈥楴adie amasa una gran fortuna sin hacer harina a los dem谩s鈥欌.

Tomar perspectiva, para mirar d贸nde estamos

La implementaci贸n de la IVE -por nombrar una causa instalada de forma significativa y que logr贸 ser agenda- no termin贸 el camino feminista por continuar modificando el paradigma de nuestros derechos. La visibilizaci贸n trajo aparejada lo que Marta califica de 鈥渃hicanas鈥: el cuestionamiento permanente de 鈥渄贸nde est谩n las feministas鈥, 鈥渁h pero en estas causas no se involucraron鈥, no son m谩s que contradiscursos (reforzados por grupos medi谩ticos y operativas como las que lleva adelante Viviana Canosa, que nos enfrentan nuevamente entre nosotras) articulados para disciplinar o desprestigiar la lucha.

Sumado a esto, cuando la Justicia deja de actuar sobre la reparaci贸n de las v铆ctimas, ni tampoco se cumple la Ley N潞 26.485 (para prevenir, sancionar y erradicar la violencia a las mujeres en sus relaciones interpersonales), el pedido del 芦hagan algo禄 se traslada a las feministas tambi茅n desde la desesperaci贸n colectiva. Pero 驴qu茅 poder construye la agrupaci贸n de los colectivos para instalar y posicionar las causas en el pa铆s? 驴Podr铆amos decir que entre las pr贸ximas estar谩 la Reforma Judicial (Trans)feminista, representativa y contra las desigualdades?

鈥淓l poder judicial y el patriarcado se autoprotegen y se nos exige a quienes denunciamos el maltrato hacia las infancias, la violencia que implica que los juzgados de familia la piensen como una instituci贸n donde la (re)vinculaci贸n con los progenitores es m谩s importante que todo lo que est茅 atravesando un ni帽o y una ni帽a. El caso de Thelma Fard铆n es uno entre tantos. Por ejemplo, como el caso de Bel茅n L贸pez Peir贸 (Por qu茅 volv铆as cada verano) que consigui贸 la sentencia despu茅s de 12 a帽os y con un juicio abreviado. Sin embargo, tenemos que reflexionar si la condena es la 煤nica forma de reparaci贸n, que ella lo plantea en uno de sus libros鈥, se帽ala Marta.

Frente a esto, el caso de Luc铆a P茅rez lleva adelante su segundo juicio por femicidio. La causa que impuls贸 el primer paro nacional de mujeres y g茅neros el 19 de octubre de 2016, hoy vuelve a atravesar la fecha. 鈥淓se femicidio, tal como fue narrado, desde la plaza, tuvo la particularidad que solo desde el colectivo Ni Una Menos redactamos ese documento. Por la urgencia de organizarlo y la necesidad de que haya una lectura鈥, recuerda Marta.

鈥淓sa fecha para m铆 fue importante porque al mismo tiempo que reclam谩bamos por el femicidio lo hac铆amos por el fin de la moratoria que quer铆a imponer Macri鈥, retoma. Un a帽o antes, el Encuentro Nacional de Mujeres se realiz贸 en Mar del Plata (donde viv铆a la adolescente). 鈥淔ue la primera vez que reprimieron en un Encuentro: con detenidas dentro de la catedral de la ciudad. Fue muy agresivo. Al a帽o siguiente en el Encuentro en Rosario asistieron m谩s de 100 mil personas, lo que hablaba de una necesidad de encontrarnos entre nosotres. Hoy, hay una familia que est谩 peleando por conocer la verdad detr谩s del juicio de Luc铆a. Los feminismos tenemos un rol muy importante que es plantarnos frente a la crueldad鈥, garantiza.

El pasado 25 de noviembre de 2022, D铆a Internacional de la Eliminaci贸n de la Violencia contra la Mujer, la asamblea feminista se organiz贸 frente a los Tribunales. 鈥淎s铆 que la reforma judicial est谩 permanentemente presente鈥, afirma la periodista y activista respecto al menos democr谩tico de los poderes, y su avasallamiento de jueces y juezas en los casos de abuso sexual en las infancias por su constituci贸n patriarcal.

Marta a帽ade la cuesti贸n pol铆tica: 鈥渓a simultaneidad de la condena a Cristina Fern谩ndez de Kirchner y la aparici贸n de los chats de los jueces y funcionarios que fueron al Lago Escondido fueron uno de los puntos m谩s altos del desprecio por el pueblo y la democracia. La Justicia est谩 persiguiendo a la l铆der pol铆tica con m谩s capacidad de votos y de agencia y no investiga como debe, el intento de magnicidio sobre ella禄.聽

Ni Una Menos

El camino hacia un Estado m谩s igualitario transversalmente instaur贸 el primer Ministerio de Mujeres, G茅neros y Diversidad. 驴Qu茅 cambi贸 desde su instalaci贸n? 鈥淛erarquizar la problem谩tica de m谩s de la mitad de la poblaci贸n, cuyas vidas est谩n m谩s precarizadas que determinados tipos de varones鈥, responde la fundadora del Ni Una Menos, al tiempo que menciona avances como la promulgaci贸n del programa Acompa帽ar, que brinda asistencia econ贸mica a las personas en situaci贸n de violencia de g茅nero.

鈥淐reo que todav铆a tenemos mucho camino por recorrer desde los ministerios nacionales y provinciales. Hace falta que sea transversal en articulaci贸n con los dem谩s ministerios para garantizar el acceso a la educaci贸n y a la salud, a llegar a fin de mes, a re铆rse, a no vivir en un planeta que no sea destruido permanentemente. Son tareas mucho m谩s amplias que las del ministerio鈥, clarifica la comunicadora.

Entonces, lejos de una desagrupaci贸n de los feminismos, los movimientos construyen hacia delante y desde haber logrado algo de lo que no se vuelve: su perspectiva. As铆 como el #NiUnaMenos fue impulsado por un grupo de periodistas, que se pone en agenda (desde la session de Shakira con Bizarrap, o el tema de Miley, hasta el Mundial), tema del que nos pronunciamos para analizarlo, debatirlo y se帽alar el camino que queremos seguir transitando.

鈥淟o que s铆 tenemos en este momento es una lectura feminista, una comprensi贸n de que las tareas dom茅sticas est谩n no remuneradas y principalmente a cargo de las mujeres y de identidades no hegem贸nicas. Que esto se pueda narrar hace que los feminismos est茅n presentes en todas las luchas y que pongan una perspectiva鈥, consolida Marta. 鈥淣o s茅 si a esto le podemos llamar ganancia, porque el contexto es apabullante. Hay que pensar la problem谩tica ambientalista, la soberan铆a alimentaria, la necesidad de terminar con este desierto sojero que es nuestro territorio. Todas son preocupaciones feministas y por supuesto est谩 el tema de la deuda que nos somete a sistemas de obediencia. Pongamos el ejemplo de la necesidad de la vivienda, que es un centro de endeudamiento constante. Del otro lado lo que hay es especulaci贸n inmobiliaria y un capitalismo salvaje鈥, indica, mientras a帽ade que las cifras de hogares monomarentales hist贸ricamente eran de un 30%, porcentaje que en la actualidad va en alza.

鈥溌緿贸nde est谩n las feministas? Estamos en todos lados permanentemente. Eso es lo que muchos sectores no toleran. Porque no s贸lo planteamos la violencia entre varones y mujeres sino que estamos empujando los l铆mites de lo posible. Buscando un mundo, donde no tengamos que estar trabajando muchas m谩s horas de las que vivimos, donde podamos ser felices鈥, cierra.

S贸lo as铆, y cuando podamos vivir sin que falte ninguna, ni con miedo o cargas mentales, podremos celebrar.

Compart铆

Comentarios