Fact-check: las falacias de Rodr铆guez Larreta en su UPD

馃毈 El Jefe de Gobierno inici贸 las sesiones ordinarias de la Legislatura con un discurso que empieza a cerrar el ciclo de sus dos mandatos. El Grito del Sur contrast贸 sus m谩ximas con informaci贸n oficial y de las organizaciones civiles.

Horacio Rodr铆guez Larreta habl贸 este mi茅rcoles frente a la Legislatura porte帽a con el traje de presidenciable puesto. En su 脷ltimo Primer D铆a, como 茅l mismo lo defini贸, los slogans proselitistas y las propuestas de campa帽a opacaron sin remedio el balance de sus dos mandatos como Jefe de Gobierno porte帽o. Pero el repaso de sus ocho a帽os de gesti贸n 鈥攜 de los 15 que el Pro lleva gobernando la Ciudad鈥 tambi茅n estuvo presente como uno de los ejes principales de su discurso, a tono con la ocasi贸n, que ped铆a una rendici贸n de cuentas a modo de despedida.   

Si bien el hincapi茅 estuvo puesto en su candidatura (Larreta pronunci贸 m谩s veces 鈥淎rgentina鈥, 鈥渁rgentinos鈥 y 鈥減a铆s鈥, en unas 63 oportunidades, que 鈥淐iudad鈥, unas 53 en total), el discurso dej贸 mucha tela para cortar en materia de resumen del recorrido del macrismo en territorio porte帽o, sobre todo cuando la sucesi贸n no est谩 del todo definida en favor de un dirigente del Pro, con el radical Mart铆n Lousteau como amenaza latente de abrir una nueva etapa de gobiernos locales bajo un signo pol铆tico distinto. 

Como era previsible, el Jefe de Gobierno saliente jerarquiz贸 la obra p煤blica en materia de transporte, inseparable de la marca Pro: Metrob煤s, Paseo del Bajo y bicisendas. La creaci贸n de la Metropolitana y de la Polic铆a de la Ciudad fue otro de los hits. Tambi茅n lo fue la inversi贸n en la integraci贸n de algunos de los barrios populares, un proceso que lleva la estampa del larretismo. Todo lo cual estuvo enfocado en mostrar a la gesti贸n porte帽a como trampol铆n hacia la Naci贸n. 鈥淣os animamos a transformar la Ciudad y ahora vamos a transformar el pa铆s鈥, dijo. 

Los cap铆tulos Educaci贸n, Espacios P煤blicos, Salud y Trabajo, sin embargo, fueron objetados por la oposici贸n, sobre todo porque en esos 铆tems abundaron las frases grandilocuentes sin su correspondiente sustento en n煤meros ni en el detalle de las pol铆ticas p煤blicas que a priori debieran sustentarlas. 

Los cap铆tulos Educaci贸n, Espacios P煤blicos, Salud y Trabajo fueron objetados por la oposici贸n.

El Grito del Sur realiz贸 un fact-check sobre sus principales proposiciones, a modo de escaneo del discurso p煤blico.

  • 鈥淏uenos Aires es la Ciudad m谩s segura de la regi贸n鈥: La estad铆stica que se suele tomar para referirse al tema es la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes. Cada distrito debe informar todos los a帽os al respecto al Sistema Nacional de Informaci贸n Criminal del Ministerio de Seguridad de la Naci贸n. La Ciudad fue la 煤nica que no entreg贸 su informe. Una de las razones posibles es que el ministerio porte帽o atraviesa una crisis de vacancia (57 d铆as corridos al momento del discurso de Larreta) luego de que Marcelo D’Alessandro se tomase licencia a ra铆z del esc谩ndalo por la filtraci贸n de los chats de su tel茅fono. Por lo tanto, no hay datos reales para semejante afirmaci贸n. Pese a no haber informado oficialmente por los canales correspondientes, un posteo en redes sociales del GCBA daba cuenta de que Buenos Aires registr贸 el a帽o pasado una tasa de 2,86 asesinatos por cada 100 mil habitantes, que s铆 la ubicaba en primer lugar. El problema es que compara 2022 contra 2021. Si se compara de forma correcta, es decir 2021 contra 2021, la tasa de homicidios de CABA se ubicar铆a tercera, detr谩s de La Paz y de Brasilia. Otro dato, alarmante en este punto, es que seg煤n informaci贸n oficial entregada por la Ciudad a Naci贸n, el 铆tem 鈥渢entativa de robo agravado por muertes y/o lesiones鈥 sufri贸 un alza tremenda a partir de la pandemia: pas贸 de 100 en 2019 a 435 en 2020 y 415 en 2021, lo cual puede deberse a un problema meramente de registro, lo que de todas formas da cuenta de la debilidad de este tipo de estad铆sticas, que quedan cortas para afirmaciones proselitistas como la que encabeza este apartado. 
  • 鈥淗oy tenemos el 铆ndice de mortalidad infantil m谩s bajo de la historia鈥: La afirmaci贸n es cierta, aunque vale aclarar que el 茅xito en esa materia no es exclusivo de Buenos Aires: el 铆ndice viene bajando de forma sistem谩tica a nivel pa铆s, seg煤n inform贸 en su momento el Ministerio de Salud de la Naci贸n. De todos modos, algunos de los barrios m谩s postergados de la Ciudad, donde el 铆ndice tiene una incidencia real, se ubican bastante por encima del promedio general. Parque Avellaneda, Liniers y Mataderos, por ejemplo, registraron 7,8 muertes cada 1.000 nacidos vivos, mientras el promedio de la Ciudad fue de 4,4. En Lugano, por citar otro caso, fue de 7,7. En Soldati mueren 芦casi el triple de ni帽os que en el norte de la Ciudad禄, se帽al贸 en su momento el senador por el Frente de Todos, Mariano Recalde. Los n煤meros, otra vez, son de 2021. 
  • 鈥淗oy, todas las escuelas de la Ciudad tienen jornada extendida o completa鈥: La afirmaci贸n es de m铆nima enga帽osa, dado que 鈥渆xtendida鈥 es una cosa y 鈥渃ompleta鈥 otra muy distinta. La legisladora porte帽a Maru Bielli lo explic贸 claramente en un informe reciente, basado en informaci贸n de la ONG ACIJ: s贸lo el 30 por ciento de los pibes y las pibas de 鈥攐tra vez鈥 los barrios del sur acceden a una jornada completa. Bielli compar贸 datos de 2012 con los de 2020, a modo de balance de una d茅cada de pol铆ticas educativas del Pro, que abarcan las administraciones de Mauricio Macri y el propio Larreta. Seg煤n el informe, la oferta de jornada completa en los distritos del norte entre 2010 y 2020 se ampli贸 en un 7,02%, mientras que en los distritos del sur fue del 4,47%. La Ciudad, como muchos otros lugares del pa铆s, incumple en este punto una de las exigencias de la Ley Nacional de Educaci贸n. Para paliar ese d茅ficit, se implement贸 el Programa de Jornadas Extendidas, que funciona a contraturno. El m茅todo consiste en que los y las estudiantes de las escuelas de gesti贸n estatal de sexto y s茅ptimo grado tomen tres horas m谩s de clase, tres d铆as a la semana. Sobre las diferencias entre 鈥渃ompleta鈥 y 鈥渆xtendida鈥, Bielli explica: 鈥淓n el primer caso no se incluye a todos los a帽os del nivel primario y secundario, ni se implementa todos los d铆as de la semana. Esto repercute negativamente en la rutina diaria de las familias, y particularmente sobre las mujeres a cargo de las tareas de cuidado鈥.
  • 鈥淟a Organizaci贸n Mundial de la Salud destac贸 nuestra gesti贸n como una de las 15 mejores respuestas sociosanitarias urbanas, un orgullo y un gran reconocimiento a todo el personal de salud y limpieza de la Ciudad鈥: Una oraci贸n para la indignaci贸n de los gremios de la salud p煤blica, los residentes y hasta las organizaciones sociales con presencia en los barrios. El supuesto reconocimiento ya hab铆a sido mencionado por el Jefe de Gobierno en la apertura de sesiones de 2021, post primera ola de la pandemia. Se refiere a un documento de la OMS que recoge 15 experiencias de articulaci贸n entre la sociedad civil y el Estado en determinados territorios a nivel global. Una de ellas es la actuaci贸n del Instituto de la Vivienda (IVC) en la Villa 20. Pero la experiencia fue redactada por el propio organismo, m谩s precisamente por la actual Secretaria de Desarrollo Humano y H谩bitat, Ayel茅n Borgatti. Una suerte de autoelogio. Pero las organizaciones sociales no piensan lo mismo que la funcionaria. La 鈥淩ed de Organizaciones de Lugano鈥, que form贸 parte de los famosos Comit茅 de Crisis, le dijo a El Grito del Sur en septiembre de aquel a帽o que una vez pasado el punto c煤lmine del COVID, el Estado se retir贸 de golpe, sin m谩s. Reclamaban mayor asistencia en los comedores y denunciaban que 鈥渆l hambre es un problema鈥. Respecto del 鈥渞econocimiento鈥 para el personal de salud, el a帽o pasado estuvieron 9 semanas de paro consecutivas por un reclamo salarial. Cobran 550 pesos la hora. Las enfermeras siguen esperando que se les reconozca la cerrera profesional. 
  • 鈥淟a transformaci贸n urbana tambi茅n se genera con nuevos espacios verdes. Construimos m谩s de 100 manzanas de plazas. Y este camino no se termina鈥: La afirmaci贸n es falsa. El tema ya es ampliamente conocido, sobre todo a partir de las audiencias p煤blicas por la privatizaci贸n de Costa Salguero, que lo pusieron en agenda. Por eso el predio, central en una pol铆tica de espacios verdes y recreaci贸n por su extensi贸n y su ubicaci贸n frente al R铆o de la Plata, ni siquiera fue mencionado en el discurso. Pero adem谩s, este medio ya hab铆a publicado el a帽o pasado que un tercio de los espacios verdes promocionados por la Ciudad son truchos: se trata de canteros, bulevares, separadores de tr谩nsito y hasta espacios de puro cemento bajo las autopistas. Todo eso cuenta el Ejecutivo como espacios verdes, hasta en los pedidos de acceso a la informaci贸n p煤blica como el que solicit贸 El Grito del Sur. 鈥淪olamente en los 煤ltimos trece a帽os, la Ciudad privatiz贸 500 ha de tierras p煤blicas, de las cuales 150 eran superficies verdes鈥, sostuvieron adem谩s desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad. 
  • 鈥淒esde que asumimos nos ocupamos de mejorar todos los aspectos que hacen a la calidad de vida en la Ciudad鈥: La frase pretende resumir las bondades de la gesti贸n en su conjunto (donde intervienen m煤ltiples variables), pero un solo 铆ndice, el de la pobreza por ingresos, al menos lo pone en duda. Si se toma 煤nicamente desde 2015, a帽o en que Rodr铆guez Larreta sucedi贸 a Mauricio Macri, que asumi贸 como presidente, los n煤meros no mienten: la pobreza, seg煤n la propia Direcci贸n de Estad铆sticas y Censos porte帽a, pas贸 del 15 por ciento de los hogares al 22 por ciento en 2021. 

En el discurso, adem谩s, hubo dos omisiones de peso: la calidad institucional (los esc谩ndalos de Fernando Niembro y D’Alessandro y los v铆nculos con Daniel Angelici) y la promesa nunca cumplida de la l铆nea F de subte, cuya licitaci贸n se posterg贸 13 veces durante las gestiones Pro. 

Compart铆

Comentarios

Matias Ferrari

Periodista, comunicador y militante social. Trabaj贸 en P谩gina/12 y colabor贸 en la investigaci贸n del libro "Macristocracia" publicado por Editorial Planeta.