Gran Hermano: todas nuestras distop铆as 驴se cumplieron?

馃摵 Volvi贸 Gran Hermano y cambi贸 el gobierno. Muchos saben que el ente est谩 inspirado en el cl谩sico 1984. Para otros, es solamente un programa de televisi贸n. Por eso conversamos con la investigadora especialista en medios de comunicaci贸n, Yamila Heram, para entender c贸mo funciona hoy el fen贸meno televisivo y si es posible quedarnos afuera.

驴Qu茅 pensar铆a George Orwell si se despertara un d铆a y viera que el gran concepto de su novela se convirti贸 en un reality show donde durante alrededor de cuatro meses una veintena de personas eligen convivir dentro de una misma casa microfoneadas y siendo constantemente grabadas para ser televisadas?

Alguna vez, luego de publicar 1984, y cuando al autor le adjudicaban que su libro ten铆a la naturaleza de una suerte de premonici贸n o de futuro del que deseaba prevenir a su hijo, asegur贸 que no cre铆a 鈥渜ue la sociedad que he descrito necesariamente llegue a ser una realidad, pero s铆 creo que puede llegar a existir algo parecido鈥. Volvi贸 Gran Hermano.

Muchos saben que la concepci贸n del ente que todo lo ve y todo lo vigila proviene de esas p谩ginas que Orwell escribi贸 en 1948. Para otros, es solamente un programa de televisi贸n. 

Hab铆an pasado ocho a帽os despu茅s de la hasta entonces 煤ltima edici贸n del programa en 2016, y la televisi贸n argentina recogi贸 el formato, lo lustr贸 y le dio cuerda para que volviera a ser vigente. A fines de 2022, la maquinaria estuvo lista y fue un 茅xito en t茅rminos de rating generando picos que ning煤n ciclo alcanzaba y las teor铆as sobre qu茅 participante se ir铆a, cu谩l quedar铆a una semana m谩s, qu茅 ca铆a bien o mal, circularon a escalas no s贸lo de redes sociales sino que reinstal贸 las conversaciones en la mayor铆a de los grupos de amigos y pertenencias: 驴Qu茅 le encontramos entretenido a mirar? 驴Nos interesa la pelea por los huevos que est谩n empezando a faltar? 驴Hasta d贸nde los participantes pierden la noci贸n de que los est谩n grabando? 驴Y si a m铆 me llamaran qu茅 dir铆a en ese casting? 驴Quedarnos 煤nicamente viendo nos vuelve m谩s insensibles? As铆, la f贸rmula rindi贸 y asegur贸 una edici贸n consecutiva que desembarc贸 esta semana en Telef茅 y desde transmisiones por streaming donde se puede seguir las 24 horas. Pasaron s贸lo meses de que el ciclo terminara y volvi贸 a empezar.聽

鈥淗ay algo de este fen贸meno que trasciende g茅nero, clase social y que hace que se lo vea鈥, opina en conversaci贸n con El Grito del Sur Yamila Heram, investigadora del CONICET dedicada a tem谩ticas relacionadas con los medios de comunicaci贸n y la recepci贸n de audiencias. 鈥淢e interesa tomar de estudio esos objetos 鈥榤谩s banales鈥 y horas semanales que generalmente no est谩n tan legitimadas鈥, asegura, al tiempo que plantea: 鈥Creo que la televisi贸n sigue ocupando un lugar central en la vida de las personas, en nuestra cotidianidad social y en la agenda, generando opini贸n p煤blica. Me parece que es un objeto un poco ef铆mero, porque todo lo que sucede dentro es muy inmediato, y que a la vez tanto cambi贸, no estamos tan lejos de lo que pasaba 20 a帽os atr谩s. Entonces, 驴qu茅 hace que durante 30, 25 o 20 a帽os, el mismo formato est茅 ocupando el prime time y que no permean en una sociedad en la que parece que todo cambia y todo es s煤per vertiginoso? 驴Qu茅 sucede con estos programas en determinados contextos sociales-pol铆ticos? 驴Por qu茅 Gran Hermano aparece en este momento y no en otros?鈥.

La primera vez que Gran Hermano se vio en Argentina fue en 2001. Afuera: golpeaba el per铆odo de la crisis econ贸mica m谩s profunda de la historia contempor谩nea de nuestro pa铆s. Adentro de la televisi贸n: la vida continuaba y, adem谩s, propon铆a conflictos, romances. El programa tuvo una edici贸n consecutiva 2002-2003 (incluso 鈥淟os Simuladores鈥 le dedicaron un gui帽o al apogeo de programas realitys con Milazzo habl谩ndole enga帽ado a una c谩mara ficticia) y volvi贸 a emitirse, casi en su totalidad durante per铆odos electorales: 2007; 2010鈥2011 y 2011-2012 (exceptuando las ediciones consecutivas), 2015; 2016 hasta los 煤ltimos 2022 a 2023 y 2023 a 2024. Antes: una novela trazaba una distop铆a. Hoy ese futuro, 驴lleg贸?

鈥淓s muy fuerte lo que ha sucedido en estos tiempos, donde en los 煤ltimos tres meses, ligado a las elecciones, a Milei y a su gente coreando 鈥榥o hay plata鈥. Eso me parece dist贸pico m谩s que Gran Hermano鈥 鈥搑esalta Yamila鈥 鈥Yo creo que estos programas funcionan m谩s all谩 de qui茅n est谩 gobernando. Pero por ejemplo en la edici贸n anterior ten铆amos a Romina, que era una diputada por el Frente de Todos (hoy Uni贸n por la Patria), que en ese momento era como la contrafigura. S铆 me parece que la relaci贸n tiene que ver con un hartazgo en el consumo de informaci贸n que hay, y no lo digo a t铆tulo personal, sino que las investigaciones que hacemos nos llevan a muchas otras investigaciones de colegas que llegan a las mismas conclusiones: que las personas est谩n sobre informadas, sobresaturadas. Y s铆 creo que en un contexto como de gran estr茅s social en el estamos viviendo o que vive gran parte de la sociedad, y en una semana donde se comunicaron los anuncios econ贸micos con ajustes que iban a venir, y una inflaci贸n de m谩s del 100%, eso lleva a un intento de evasi贸n, como elemento distractivo y no me parece menor鈥, problematiza, al tiempo que complementa: 鈥淓s muy pronto para hacer alg煤n tipo de conclusi贸n, porque estamos ante un programa que lleva 5 d铆as y un gobierno que lleva 5 d铆as鈥.

Julieta y Romina. Gran Hermano 2022-2023

Casi sincr贸nicamente al reestreno de Gran Hermano 鈥揷on apenas unas semanas de diferencia鈥, Netflix lanz贸 en su plataforma una versi贸n reality de su serie 鈥淓l juego del calamar鈥. La ficci贸n del director surcoreano, Hwang Dong-hyuk, planteaba qu茅 ser铆an capaces de llegar a hacer personas viviendo en situaciones desesperadas para conseguir dinero y cambiar su realidad. El remate de la historia, probablemente el m谩s terror铆fico, fue descubrir que el juego 鈥損ara el que fueron convocados鈥 es manejado por un conglomerado de magnates de diversos pa铆ses que se encuentran a ver c贸mo las y los participantes mueren y se asesinan entre s铆 para que s贸lo quede uno: el ganador.

鈥淵a hemos visto en la ediciones anteriores cuestiones que son 茅ticamente reprochables, en esa forma de 鈥榡uegos鈥 pero el programa se alimenta por esos exabruptos que van a cuestionar un determinado tipo de 茅tica, de moral y por lo tanto van a generar el debate. Dentro de un contexto de encierro, sin contacto con el exterior donde todo el tiempo ponen pruebas para que est茅s un poco m谩s alterado psicol贸gicamente: hacer tal destreza f铆sica que te agota o que ten茅s poca plata para ir al supermercado y falta la comida, o ya tener un solo ba帽o y dormir en una habitaci贸n 12 personas, genera toda una situaci贸n de estr茅s mayor a las de la vida cotidiana. Ya sea porque tuvieron relaciones sexuales o porque uno le contest贸 mal, porque est谩n manipul谩ndolo, porque tal le hace el vac铆o, porque se comi贸 la comida del otro. Funciona as铆. Sin eso no habr铆a programa y el programa se alimenta con ese pan y circo, 驴no?鈥, problematiza la especialista.

De ah铆 lo que en Occidente llamamos circo, que por supuesto devino de esa frase. El entretenimiento del pueblo, en una estructura oval donde personas montan n煤meros extraordinarios de equilibrismo y acrobacia, antiguamente con animales. Incluso, la pel铆cula 鈥淓l Gran Showman鈥 (2017) expuso la crueldad del fundador P. T. Barnum, mostrando c贸mo reclut贸 a cada uno de los integrantes (la mujer barbuda, un hombre de talla baja, otro albino, etc) que presentaba al p煤blico como criaturas extravagantes. Entonces 驴Es GH un juego? 驴Un circo? 驴Muestra las miserias o prepondera el 茅xito de poder trascender de 鈥渦na vida com煤n鈥? 驴Muestra a los participantes como fen贸menos o reflejos de la sociedad que ya no forman parte porque construyen la suya, dentro y con una voz distorsionada que les habla?

Claramente tiene una estructura donde prima la competencia y donde los valores est谩n puestos en: ustedes son jugadores, van a jugar por un premio que es el dinero, y en ese juego hay un ganador. Por supuesto, hay un protocolo a seguir y ciertos l铆mites, pero despu茅s, 驴m谩s all谩 de esos l铆mites, est谩 todo permitido?鈥, cuestiona la tambi茅n Doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA), y profesora en la carrera de Ciencias de la Comunicaci贸n.

Poner el ojo

Verano 2023. Yamila alquila con su familia una casa en una caba帽a. El d铆a que llegan la due帽a les muestra los ambientes, mientras su hija presta atenci贸n a la tele, que est谩 encendida. 鈥斅l programa que mira mam谩! 鈥攄ice. 鈥淢e puse toda colorada y le empec茅 a decir 鈥榣o que pasa es que soy investigadora鈥︹ o sea, como excusarme, rid铆culo鈥, cuenta hoy al tiempo que identifica que tambi茅n existe un consumo vergonzoso en torno al programa, adem谩s del tradicional o del ir贸nico.聽

Gran Hermano desnuda otra contradicci贸n, bien propia de la clase media: 驴no verlo es juzgar con arrogancia un consumo popular? 驴Pero verlo es reproducir una serie de l贸gicas reprochables?聽

鈥淵o creo que a veces en determinados sectores profesionales, de clase media y dem谩s, hay ciertos prejuicios con decir que uno mira Gran Hermano, porque quiz谩s hay un mandato que en su tiempo libre uno deber铆a estar haciendo otras cosas. Y por otro lado, si te pon茅s a ver Gran Hermano, una puede reconocer determinados estereotipos, problem谩ticas, valores no tan interesantes que transmiten estos programas. Como 驴cu谩les son los valores que se te transmiten, qu茅 es lo que podemos rescatar?鈥, responde la especialista. 鈥淎 la vez hoy creemos que es un consumo mega individual y que somos las reinas y se帽oras de decidir nuestros consumos, y creo que es parte de un mito. Digo, una no est谩 todo el tiempo tomando tantas decisiones. Y quiz谩s no es el programa que elegimos, pero viv铆s con tu familia, o lo hablan tus amigos y amigas; m谩s una cantidad de programas sat茅lites que retoman lo que pasa en el programa. Est谩n marcando que hay un inter茅s de las personas por ver eso y me parece que ah铆 est谩 un poco la complejidad de pensar estos productos y el 驴qu茅 pasa que no llegamos a legitimarlo?鈥, se帽ala.

Gran Hermano desnuda otra contradicci贸n, bien propia de la clase media: 驴no verlo es juzgar con arrogancia un consumo popular? 驴Pero verlo es reproducir una serie de l贸gicas reprochables?聽

Una gran pantalla

Para Yamila, las redes sociales 鈥減otenciaron鈥 Gran Hermano, funcionan como amplificadores. Es interesante. Si volvemos a la novela de Orwell, el control lo ten铆a un solo ente totalitario. Hoy con Instagram, TikTok, (distinto con Facebook) todas y todos estamos al tanto, espiamos esa vida del amigo o famosa que seguimos. 驴Cambi贸 la manera de ver el programa? Tal vez con la participaci贸n y especulaciones en Twitter. Entonces, si se modific贸 pero no la novedad de transmitirnos, 驴hemos incorporado m谩s mirarnos que antes?

鈥淓s verdad que las redes sociales lo potencian, pero Gran Hermano previo a las redes sociales igualmente tuvo un gran atractivo, 驴no?鈥, manifiesta la especialista en medios de comunicaci贸n. 鈥淟o que pasa es que est谩 estructurado como una suerte de ficcionalizaci贸n que vos est谩s espiando, pero a su vez est谩s como consumiendo una novela donde hay personajes que se construyen ah铆, donde hay historias que tienen un principio, un desarrollo y un fin. Son los cinco minutos de fama, hay como un atractivo que hace que te prendas a verlo como los programas de preguntas y respuestas. Creo que estos programas tienen un poco el cuento de 鈥楲a Cenicienta鈥, 驴viste? En teor铆a son 鈥榩ersonas comunes鈥, y c贸mo podr铆a ser yo la que est谩 ah铆 y qu茅 har铆a. 驴Qu茅 me hace falta para entrar si yo tengo un car谩cter picante?鈥, reflexiona.

Donde tambi茅n se interpela a las audiencias es en la aparente diversidad de participantes. Este a帽o con una modelo curvy, un azafato, una doble de riesgo completamente tatuada y rapada, un gaucho, un chico con ascendencia oriental, una ex polic铆a, una pediatra, variedad de generaciones y de provincias, tambi茅n con una chica que las sobrinitas la confund铆an con Barbie, y un Tincho. La edici贸n pasada se jactaba de haber evolucionado su paradigma: el hegem贸nico Holder fue el primer eliminado y dec铆an que era una edici贸n menos conflictiva en los sangrientos t茅rminos televisivos. Durante las presentaciones var铆an cuestiones y predomina el 鈥渘o quiero trabajar鈥 (que a la vez desaf铆a a una sociedad merit贸crata).聽

鈥淗ay una forzada o falsa diversidad que pretendemos entrar al programa o ver a mayor铆as en personas mega hegem贸nicas. Pero hay como un aparente abanico, aunque creo que son un fen贸meno, porque el reflejo de la sociedad tendr铆a que ver con otra clase social (hay un 40% de personas en situaci贸n de pobreza), otros cuerpos, y problem谩ticas. S铆, son personajes muy estereotipados y mega atractivos cada uno. Por la forma de presentarse y dem谩s, que hace que quedemos viendo c贸mo entre ellos van a funcionar鈥, detalla Heram. 

鈥淗ay un cambio, pero yo creo que es un cambio m谩s aparente. En la edici贸n anterior hubo posibilidades de tratar determinados temas ligados a la violencia de g茅nero. Sin embargo, si lo comparamos con 20 a帽os atr谩s, hab铆a algo que se quer铆a decir, pero me daba la sensaci贸n que por parte de los propios programas no ten铆an las herramientas para poder abordarlo y hacer algo. Hoy pasa por ejemplo que 鈥榶a no podemos hablar de los cuerpos鈥 y a los tres segundos est谩s hablando de un cuerpo, bueno, porque es muy dif铆cil de erradicar e implica todo un proceso de deconstrucci贸n en todos y todas nosotras. De hecho, tambi茅n pasaba con otros programas de la televisi贸n donde ya no vas a cortar la pollerita, pero tampoco cambi贸 tanto, 驴no? Vamos a ver ahora qu茅 sucede con esta nueva edici贸n y 驴cu谩les son los l铆mites que puede llegar a pasar este otro Gran Hermano? Es un poco la mediatizaci贸n de la sociedad lo que ha llevado a que esto funcione como entretenimiento y como v铆a de escapatoria. Por ah铆, en una pr贸xima edici贸n podemos ver dos personas embarazadas o a una mujer pariendo ah铆, no s茅鈥, profundiza.

En los 鈥90, antes que Gran Hermano desembarcara en nuestra televisi贸n argentina, se estren贸 una obra cinematogr谩fica que cambi贸 en gran medida la forma de ver la realidad: 鈥淢atrix鈥. Durante su primera pel铆cula Morfeo (Laurence Fishburne) le advierte a Neo (Keanu Reeves) dos opciones: puede tomar la pastilla azul y su rutina continuar谩 como siempre, si elige la roja entender谩 que su mundo es una simulaci贸n. La lucha del elegido se extiende durante tres pel铆culas hasta llegar al n煤cleo: donde el arquitecto del sistema es un hombre sentado frente a millones de pantallas. A帽os despu茅s, 鈥淏lack Mirror鈥 (que este a帽o estren贸 su sexta temporada) se instalar铆a como la distop铆a moderna y el terror de los extremos a los que nos puede conducir la tecnolog铆a. La realidad hoy se nos mide en t茅rminos de pertenencia tambi茅n, 驴si miro Gran Hermano me quedo dormida en la Matrix? 驴Y si no me pierdo las conversaciones de mis amistades?聽

鈥淓s verdad que si vemos alg煤n cap铆tulo de 鈥楤lack Mirror鈥 que en su momento era imposible y hoy parece que no estamos tan lejos. Pero s铆 me pareci贸 algo dist贸pico que luego de una pandemia, haya personas que decidan ir a encerrarse a una casa. Aunque creo que es como funcionan los medios de comunicaci贸n鈥, sostiene Yamila. Sin embargo, como pas贸 con MasterChef, Telef茅 parece medir el term贸metro social, y cuando el contexto social resulta amenazante, programas que traen algo de la casa o lo hogare帽o se vuelven lo seguro, el sitio para descansar aunque sea la mente.

鈥淎dem谩s entendiendo que tambi茅n la televisi贸n y las redes son un mundo de fantas铆a, de brillitos de colores, a trav茅s de donde estamos viendo personas que van con el canon que no nos hace ruido verlas. Ya si te pon茅s a pensarlo, yo a veces digo que me parece que lo que nos est谩 pasando no puede ser real lo que est谩, pero no por Gran Hermano, sino por la realidad que estamos viviendo鈥, cierra.

Compart铆

Comentarios