鈥淟a adicci贸n a la tecnolog铆a es casi una nueva pandemia鈥

馃摬 Cada vez m谩s gente siente que lleva una mala relaci贸n con su celular. Para conocer m谩s del fen贸meno que afecta a grandes y chicos, El Grito del Sur se comunic贸 con Camila Vivanco, psicoanalista con experiencia en el tratamiento de adicciones y en la salud mental de adolescentes y adultos.

Sentir que el tel茅fono vibra cuando no lo est谩 haciendo, mirar constantemente la pantalla, actualizar todo el tiempo el inicio de las redes sociales, tener ansiedad al no sumar likes o si quedan mensajes sin responder. El insomnio y los cambios de humor, el aislamiento social y la negaci贸n del problema, el sedentarismo y la p茅rdida de espacios de ocio, pero principalmente priorizar estar con el celular por sobre otras actividades, son algunos de los comportamientos que pueden demostrar que no tenemos un v铆nculo sano con nuestro tel茅fono. 

Si bien en lo cotidiano los dispositivos m贸viles tomaron un rol fundamental para la comunicaci贸n humana, llevando y trayendo informaci贸n de un punto al otro del mundo instant谩neamente, la contracara de la hiper conexi贸n puede ser la dependencia que crean los dispositivos inteligentes y las graves consecuencias que trae aparejada. Cada vez son m谩s los j贸venes y adolescentes que no pueden despegarse del smartphone, incluso en las escuelas, algo que se suma al fen贸meno problem谩tico de las apuestas online.

Desde la pandemia, cuando nuestra ventana al mundo qued贸 limitada a las pantallas, el uso del celular se vio agudizado. Algunos a帽os despu茅s, ya sin barbijos de por medio, desde qu茅 cocinar hasta c贸mo organizar el armario, todo puede aprenderse a trav茅s de una p谩gina web, un reel de treinta segundos o un carrusel de im谩genes que est谩n al alcance de la mano. El fen贸meno de las campa帽as pol铆ticas a trav茅s de redes y el auge de Tiktok no hizo m谩s que retroalimentar el hecho y el gobierno actual parece ser el m谩ximo exponente de la pregnancia que tiene lo que sucede en redes en la opini贸n p煤blica.

El exceso de informaci贸n tambi茅n acarrea s铆ntomas como el burnout (o s铆ndrome del quemado) o la eco ansiedad. Adem谩s, el teletrabajo agudiz贸 la sensaci贸n de tener que estar siempre conectado y la posibilidad de recibir 贸rdenes y tareas todo el tiempo.

Seg煤n una investigaci贸n publicada en el diario The Conversation, donde se recopilan 41 estudios previos de todo el mundo, el 23,3% de adolescentes y j贸venes reportan un uso problem谩tico del smartphone. A su vez, la Universidad Complutense de Madrid report贸 que alrededor del 15,4% de la poblaci贸n espa帽ola mantiene un uso del tel茅fono m贸vil muy elevado, mientras que en el 5,1% ya se puede considerar problem谩tico o una adicci贸n. En el plano local, seg煤n Clar铆n, en 2022 los argentinos pasaban 9 horas y 38 minutos diarios mirando distintas pantallas, lo que equivale a unos 147 d铆as al a帽o. Esta marca nos posiciona como el quinto pa铆s del mundo que m谩s tiempo las utiliza, detr谩s de Sud谩frica y Filipinas. 

La adicci贸n al celular tambi茅n es conocida como nomofobia por el t茅rmino 鈥渘o mobile phone phobia鈥 en ingl茅s. Algunas de las causas que pueden generar esta adicci贸n tienen que ver con que la recepci贸n constante de mensajes crea una necesidad por 鈥渆star al d铆a鈥 o la sensaci贸n de estar perdi茅ndose algo si no estamos pendientes de las redes, tambi茅n conocido como FOMO por sus siglas en ingl茅s: Fear Of Missing Out. 

Asimismo, el deseo de recibir 鈥渓ikes鈥 y la atenci贸n por parte de los dem谩s puede generar un comportamiento adictivo que sirve para evitar enfrentarse a la soledad, el aburrimiento, el estr茅s o la ansiedad. De hecho, algunas p谩ginas especializadas referencian que detr谩s de la adicci贸n al m贸vil a menudo se esconden problemas de autoestima e inseguridad.

Para conocer m谩s del fen贸meno que afecta a grandes y chicos y se extiende a帽o a a帽o, El Grito del Sur se comunic贸 con Camila Vivanco, psicoanalista (UBA) con experiencia en el tratamiento de adicciones y en la salud mental de adolescentes y adultos.

驴C贸mo ves la relaci贸n de las personas con sus celulares actualmente?

La relaci贸n que tenemos hoy con el celular est谩 s煤per comprometida. Antes se cre铆a que el celular era un objeto externo a nosotros, pero hoy forma parte de lo m谩s 铆ntimo y cuando no lo tenemos cerca nos aparecen un mont贸n de sentimientos que empiezan como m铆nimo con la ansiedad. Lo particular de nuestra relaci贸n con el tel茅fono es que todos en mayor o menor medida tenemos alg煤n grado de dependencia. En la juventud esto repercute a煤n m谩s por la cuesti贸n de estar expuestos a las pantallas desde la infancia, que funciona en el peor de los sentidos como un chupete electr贸nico y pasa a ser estructurante de su psiquis. Las juventudes, por elaboraciones propias de la edad, son m谩s vulnerables a lo que ven en redes y si encima sufren una ca铆da de las figuras de autoridad, les cuesta m谩s ponerse l铆mites. No hay l铆mites de tiempo ni de consumo. Tampoco hay l铆mites en la exposici贸n del cuerpo, especialmente en las chicas. Estar bombardeados por im谩genes cuando se est谩 duelando el cuerpo de la infancia no es gratuito. 

驴Crees que la pandemia acrecent贸 la dependencia del celular?

Yo creo que la pandemia fue un catalizador de una tendencia que ven铆a en auge. Ahora la adicci贸n a la tecnolog铆a es casi una nueva pandemia.

驴Cu谩les son las consecuencias del uso problem谩tico del tel茅fono? 

Creo que lo podemos dividir en las consecuencias extr铆nsecas e intr铆nsecas del uso del celular y las redes sociales. En t茅rminos de relaciones interpersonales, afecta porque es m谩s 鈥渟encillo鈥 estar viendo una pantalla que relacionarse con pares. Esto en realidad porque es un refugio para la ansiedad que nos provoca tener que llevarse con otros. Despu茅s est谩 todo lo que podemos pensar sobre nosotros mismos y el efecto que generan las redes en cuanto a la comparaci贸n de nuestra vida con la de los dem谩s. Se hace una idealizaci贸n del otro y una comparaci贸n constante en la que siempre perdemos. Otra consecuencia importante tiene que ver con cierto pegoteo entre el ser visto y la existencia. Como si solo existiera si me validan de manera externa, a trav茅s de la cantidad de likes o las reacciones obtenidas. Estar constantemente buscando que el otro me d茅 su aprobaci贸n a trav茅s de cu谩nta gente mira mis historias. 

Actualmente la gran mayor铆a de las personas trabaja, interact煤a y socializa a trav茅s del tel茅fono. 驴C贸mo podemos detectar el l铆mite entre lo usual y lo patol贸gico? 驴C贸mo son los tratamientos en el caso de que sea una patolog铆a?

Hay algunos diagn贸sticos que se basan en la cantidad de horas que pasamos con el celular. Yo creo que tiene m谩s que ver con la calidad del tiempo que pasamos con el tel茅fono. Cuando aparece el no registro del paso del tiempo, el uso excesivo y compulsivo, que ya empieza a interferir con nuestro v铆nculo con los dem谩s, con nuestro bienestar, cuando lo empezamos a ver como el 煤nico mecanismo para lidiar con nuestras dificultades, se puede decir que es patol贸gico. Los tratamientos son muy singulares, pero tienen que ver con restringir el uso del tel茅fono y poder abordar el malestar por fuera de lo digital.

Tanto Milei como Trump y Bolsonaro hicieron sus campa帽as con un fuerte 茅nfasis en redes sociales. 驴Qu茅 pens谩s de las campa帽as pol铆ticas que se basan en el uso de las redes? 

Creo que las redes ponen de manifiesto algo que se viene dando y es que hoy en d铆a la realidad virtual tiene casi tanto peso que la realidad efectiva o m谩s. En ese sentido no me parece raro que los movimientos sociales empiecen a hacer ruido ah铆. Es la forma en la que est谩n emergiendo los nuevos fen贸menos sociales.

驴Qu茅 pasa con las apps de citas?

Yo creo que las apps de citas no pueden pensarse aisladas de las redes sociales, que son el terreno de la inmediatez y donde las im谩genes est谩n por sobre las palabras. Lo que nos permite la palabra es la idea de preguntar cuando no entendiste, la posibilidad del malentendido, el desencuentro. La imagen es restrictiva, tiene un sentido un铆voco. Igualmente como muchos fen贸menos sociales creo que hay oleadas, son movimientos pendulares. Hace unos a帽os las apps de citas fueron un boom, pero ahora veo una vuelta a los clubes de solteros, a las presentaciones entre amigos. Estoy escuchando algo as铆 como una vuelta hacia lo anal贸gico. 

驴Qu茅 rol deber铆a cumplir el Estado a trav茅s de las pol铆ticas p煤blicas para controlar la adicci贸n a las pantallas?

Hasta ahora no hay pol铆ticas del Estado respecto a la adicci贸n al celular ni a las pantallas. Incluso las compa帽铆as que tienen el llamado 鈥淏ienestar digital鈥 no publican cu谩nto tiempo usamos las redes ni el tiempo frente a la pantalla. Creo que podr铆a ser problem谩tico que el Estado articule pol铆ticas al respecto porque hoy en d铆a se podr铆a ver como una p茅rdida de libertad, como una restricci贸n de las redes sociales privadas.

驴Hay perfiles m谩s vulnerables a la adicci贸n a las redes sociales? 

Al igual que pasa con otros fen贸menos, el uso de la tecnolog铆a es algo que nos presenta a todos una dificultad. Creo que hay personalidades en ciertos momentos de su vida que son m谩s vulnerables. Las adicciones tienen que ver con una disconformidad o un dolor enorme de la realidad y aparecen como una manera, fallida, de transitar este malestar. 

驴Qu茅 consejos se pueden dar para evitar el uso excesivo del celular?

En primer lugar recurrir a aplicaciones o temporizadores que nos pongan al tanto de cu谩nto tiempo estamos en redes o cu谩nto tiempo usamos nuestro celular. Despu茅s lo que me parece m谩s interesante es pensar m谩s all谩 del bienestar digital en el estar anal贸gico. Eso es lo que nos va a permitir amigarnos con uno mismo, saber que la realidad incluye todo, lo luminoso y lo vital, y las dificultades y oscuridades. 

Compart铆

Comentarios

Dalia Cybel

Historiadora del arte y periodista feminista. Fan谩tica de los libros y la siesta. En Instagram es @orquidiarios