Crisis habitacional y lesboodio: lo que dej贸 el triple crimen en Barracas

馃槨 El triple lesbicidio en Barracas dej贸 en evidencia la crisis habitacional en la que est谩n sumidos cada vez m谩s porte帽os. 驴C贸mo se puede pensar el g茅nero y el acceso a la vivienda en la Ciudad de Buenos Aires? Investigadoras, activistas y militantes feministas ofrecen algunas reflexiones al respecto.

Leer

鈥淒ecir lesbiana es iluminar una porci贸n de realidad, 

velada por las gruesas sombras de la dominaci贸n hetero, 

correr el cerrado horizonte de su normativa genocida. 

Nombrarse es la tumba de la opacidad, su combusti贸n鈥.

 Macky Corbal谩n

鈥淛usticia por Pamela, Roxana y Andrea鈥 se pudo leer en los carteles caseros de papel con los que, este lunes 13 de mayo por la tarde, marcharon agrupaciones LGBTQ+, organizaciones de izquierda, asambleas barriales y militantes feministas. La movilizaci贸n fue en recuerdo a las v铆ctimas del triple lesbicidio en Barracas, ocurrido el lunes 6 por la madrugada. La congregaci贸n fue desde la Plaza Colombia hasta Olavarr铆a al 1600, donde se ubicaba el hotel en el cual fueron quemadas por una bomba molotov Andrea Amarante (42), Pamela Cobas (52) y Roxana Figueroa (52). El atacante, identificado como Justo Fernando Barrientos -vecino de las v铆ctimas-, contin煤a hospitalizado por las lesiones que se autoinflingi贸 luego del incendio. A las tres fallecidas se suma Sof铆a Castro Riglos, de 49 a帽os, la 煤nica sobreviviente, que a煤n se encuentra internada.

鈥淗oy se cumple una semana del crimen de odio m谩s grande de los 煤ltimos tiempos en nuestro pa铆s. Mientras que algunos medios lo cubrieron como un incendio, una discusi贸n aislada de vecinos o un caso de insania mental del asesino, otros simplemente no lo mencionaron鈥, se escuch贸 en el momento de la lectura del documento oficial. 鈥淟os mismos medios que fueron parte de la llegada de Milei al gobierno, quien hoy est谩 liderando estos discursos de odio en redes sociales y a trav茅s de su vocero presidencial, desconociendo la motivaci贸n del lesboodio y la violencia de g茅nero鈥, continuaron. Adem谩s del pedido de justicia, se exige un cambio de la car谩tula que avale que se trata de un crimen de odio por ser lesbianas.

Foto: Santiago Oroz

Si bien este tipo de eventos siempre deben pensarse de manera transversal y caleidosc贸pica, teniendo en cuenta g茅nero, raza y clase, el ataque hacia cuatro lesbianas que compart铆an una habitaci贸n de hotel familiar tambi茅n pone sobre la mesa la crisis habitacional en la Ciudad de Buenos Aires. Este panorama recrudece d铆a a d铆a y toma un matiz a煤n m谩s oscuro entre mujeres y disidencias, quienes tienen mayores obst谩culos para conseguir un empleo y una vivienda formal. 

Gigi Krein es parte de la organizaci贸n social de Consejer铆as de Vivienda, una entidad que trabaja con situaciones de desalojo y crisis habitacional en hoteles, pensiones y villas. Ella explica que, aunque el nivel de hacinamiento en hoteles es com煤n, no debe ser naturalizado ya que permite situaciones riesgosas, especialmente para mujeres, disidencias y ni帽eces. 鈥淟os hoteles propician el abuso porque al tener que compartir el ba帽o y la cocina las exponen a las violencias de los vecinos. Muchas son familias monomarentales que no alcanzan a costear un alquiler o tienen que salir a trabajar dejando a sus hijos solos en estas situaciones de vulnerabilidad鈥, enfatiza. 鈥淪e habitan espacios que no est谩n bien acondicionados para la normalidad de los pibes, que muchas veces andan dando vueltas por su cuenta鈥.

Seg煤n el 煤ltimo censo que realizaron desde Ni Una Menos e Inquilinos Agrupados para marzo del 2024, el 34,6% de los ingresos de los hogares inquilinos encuestados se destina a pagar el alquiler m谩s las expensas, sin considerar impuestos y tarifas de servicios p煤blicos. En el caso de aquellos alquileres que iniciaron despu茅s de la entrada en vigencia del DNU 70/2023, la incidencia del gasto de alquiler de la vivienda en el presupuesto del hogar asciende al 42,1%. Entre quienes hoy alquilan y se encuentran con deudas, hay m谩s del 60% que recurri贸 a pedir dinero prestado para poder pagar s贸lo el alquiler; o el alquiler y los gastos de alimentos; o el alquiler y gastos por urgencias m茅dicas u otros gastos.

鈥淓l triple lesbicidio tiene que ver con los discursos de odio, con el fomento y la desinhibici贸n de una violencia social hacia la poblaci贸n LGBTIQ+, pero tambi茅n est谩 plenamente relacionado a la crisis habitacional que atravesamos en la Ciudad de Buenos Aires hace ya muchos a帽os鈥, advierte Luci Cavallero, soci贸loga e integrante de Ni Una Menos. 鈥淓sto se produce porque hay un mercado desregulado donde no hay ning煤n l铆mite en lo que pueden cobrar los hoteles ni los propietarios de departamentos. Hay un incremento de la especulaci贸n inmobiliaria, dado que el Estado tiene negocios muy importantes con corporaciones que disputan la tierra, pero al mismo tiempo no regula la vivienda para turismo como sucede en el caso de los 鈥Airbnb鈥欌. 

Foto: Santiago Oroz

Para Gigi, el triple crimen de Barracas pone de manifiesto las dificultades de gran parte de la poblaci贸n LGBTQ+ para acceder a un alquiler formal, especialmente cuando no cuentan con garant铆as ni recibos de sueldo. Desde las Consejer铆as de Vivienda, a fines del 2022 realizaron un censo -en conjunto con ACIJ, el CELS y CEUR- que evidenci贸 que el 31% de los habitantes de hoteles manifest贸 problemas de convivencia. 鈥淟os hoteles son lugares con much铆sima violencia. Son la papa caliente de la que nadie se quiere hacer cargo, ni el Ministerio de Desarrollo Social, que te da el subsidio habitacional, ni el IVC, que trabaja en villas鈥, asegura.

鈥淟as organizaciones sostenemos que los discursos de odio van de la mano de la violencia鈥, explica Florencia Montes P谩ez, integrante de No Tan Distintes, organizaci贸n que trabaja con mujeres y personas trans en situaci贸n de calle y vulnerabilidad social. 鈥淐uando hay un contexto habilitante que construye la idea de que quien est谩 en situaci贸n de calle es vago y est谩 ah铆 porque no quiso ir al parador, se habilita un sentido com煤n que permite que estas personas sean violentadas. Si quien gobierna se encarga de orientar y remarcar que parte del enemigo interno son las mujeres y diversidades, todo eso se ve exacerbado鈥. 

鈥淗ay una coyuntura de vulneraci贸n de los sectores populares y un enraizamiento de los discursos meritocr谩ticos que generan las condiciones para este tipo de actos. No es una conexi贸n directa, no es que Milei mand贸 a matar a las compa帽eras, pero hay tramas sutiles y matrices de vulnerabilidad que permitieron que la violencia se ejerza鈥, ampl铆a.

Seg煤n el informe del Registro Unificado de Violencias a Personas en Situaci贸n de Calle, elaborado por Milena Sapey, Lucila Armentano y Jorgelina Di Iorio, en agosto de 2023 hubo un hecho de violencia hacia una persona en situaci贸n de calle cada 38 horas, los cuales en muchos casos terminan en fallecimientos. Esto implica un 86% m谩s que en 2022. 

Sin embargo, Montes P谩ez aclara que la mayor铆a de los encuestados en este estudio fueron varones cis, ya que las violencias hacia mujeres y disidencias en situaci贸n de calle son invisibilizadas. 鈥淓sto tiene que ver con una epistemolog铆a heteronormada que no nos concibe como sujeto. Las disidencias en situaci贸n de vulnerabilidad social est谩n invisibilizadas porque no hay una mirada real de interseccionalidad en donde se crucen g茅nero, clase y raza a la hora de pensar el destino de nuestras compa帽eras. Es una negaci贸n que va de la mano de una violencia disciplinante. Como estas vidas no valen la pena, no son merecedoras de derechos y se nos puede atacar y matar鈥. 

Foto: Santiago Oroz

Ey, 驴Qu茅 te pasa Buenos Aires?

La dificultad habitacional recrudece doblemente ante la falta de soluci贸n habitacional por parte del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La inacci贸n de Jorge Macri se superpone con los discursos de odio de Milei hacia las feministas. Se trata de dos tipos de violencias que se solapan entre s铆, recrudeciendo el panorama de mujeres, lesbianas, travestis, trans y no binaries. 

鈥淓l ascenso de La Libertad Avanza al gobierno conlleva un odio al pobre que trae aparejado a煤n m谩s dificultades para las personas en situaci贸n de calle. En la Ciudad ya hubo incendios a ranchadas y ataques a personas sin casa. Ahora estos sujetos no solo est谩n en riesgo por temas de salubridad, por el fr铆o y la falta de contenci贸n, sino que tambi茅n son atacados por una sociedad que los rechaza, engolosinada con los discursos de odio鈥, enfatiza Gigi. 鈥淓stamos en una situaci贸n de violencia social creciente donde las personas se est谩n armando, est谩n planteando la leg铆tima defensa, la baja de la edad de imputabilidad, son discursos que hacen que la gente se violente y se empodere en contra de las personas en situaci贸n de calle鈥, contin煤a. 鈥淣o ser铆a muy extra帽o pensar que este tipo de ataques se puedan llegar a multiplicar, lamentablemente鈥.

鈥淏uenos Aires se est谩 convirtiendo en una ciudad expulsiva. Es importante destacar que la mayor铆a de la poblaci贸n travesti y trans vive en hoteles que cada vez aumentan m谩s sus tarifas y llevan a la gente a endeudarse. Adem谩s, despu茅s de la pandemia comenz贸 a haber m谩s desalojos en la Ciudad de Buenos Aires. Esto genera mucha m谩s gente en situaci贸n de calle porque no hay ning煤n tipo de pol铆tica de acceso a la vivienda y el Gobierno solo ofrece un subsidio que no es suficiente para pagar lo que cuesta hoy un hotel鈥, ratifica Luci.

Seg煤n el r茅gimen de co-vivienda, el Gobierno de la Ciudad deber铆a hacer algo para evitar la ociosidad del parque de viviendas, a煤n m谩s con las condiciones actuales, donde los alquileres son cada vez m谩s dif铆ciles de costear. Sin embargo, la crisis que ya alertaban las organizaciones se acentu贸 desde la llegada de este gobierno y la aplicaci贸n del DNU. 鈥淐ada vez m谩s gente que no tiene para pagar el alquiler se va al sector informal, en hoteles, pensiones y villas鈥, enfatiza Krein y asegura que planean una afichada en las pr贸ximas semanas para poner en agenda el tema.

Foto: Santiago Oroz

鈥淗ay que poner el foco en la vivienda ociosa鈥, contin煤a. 鈥淣uestra l铆nea es que el Estado tiene que hacerse presente en los terrenos que est谩n desocupados y accionar garantizando una vivienda a aquellos que no pueden costearla por problemas econ贸micos鈥. Las tres entrevistadas entienden que el g茅nero es una capa m谩s de sentido, una p谩tina que se le agrega al conflicto habitacional y que perpet煤a contextos de violencia cuando la v铆ctima depende econ贸micamente del atacante. 鈥淟as compa帽eras que sufren violencia de g茅nero muchas veces tienen que exponerse a seguir viviendo con el agresor porque casi ning煤n alquiler las acepta con chicos. Si esa compa帽era para no morir agarra a los pibes y se va a la calle, el gobierno interviene y le quita a los hijos. Antes era m谩s en tono de amenaza pero ahora es una realidad en primera instancia鈥, afirma la integrante de Consejer铆as de Vivienda.

鈥淐on este hecho se nos enciende una alarma que obliga a pensar c贸mo disputamos estos sentidos para poder existir鈥, reflexiona Montes P谩ez. 鈥淣o se trata de existir desde un lugar metaf铆sico o discursivo, sino en un lugar ontol贸gico, entendiendo que nuestras vidas tienen que ser dignas鈥, culmina.

Foto: Agencia Presentes

La asamblea de lesbianes autoconvocades por Barracas est谩 pidiendo aportes y donaciones a trav茅s de transferencia al alias ACIVIL.NIUNA.MENOS CBU 1910027855002701341732 – N煤mero de cuenta corriente 191027013417/3 con el asunto 鈥渓esbianas鈥. Desde el exterior por paypal pcortes@untref.edu.ar

Compart铆

Comentarios

Dalia Cybel

Historiadora del arte y periodista feminista. Fan谩tica de los libros y la siesta. En Instagram es @orquidiarios