Inteligencia Artificial: 驴amiga o enemiga de los humanos?

馃摬 OpenAI lanz贸 la versi贸n Chat GPT-4o y se abren nuevos interrogantes acerca de las implicancias 茅ticas que este avance tecnol贸gico tiene en las relaciones humanas y en el devenir de las sociedades. El Grito del Sur convers贸 con expertos sobre el tema para encender el debate.

Una nueva realidad virtual lleg贸 para quedarse. Hace dos semanas OpenAI, una de las empresas de desarrollo de Inteligencia Artificial (IA) m谩s importantes del mundo, lanz贸 la versi贸n Chat GPT-4o. Su caracter铆stica m谩s llamativa es que, con una voz casi humana, puede interactuar con los usuarios en tiempo real como una persona. La aplicaci贸n tambi茅n sabe programar, traducir, hacer ejercicios matem谩ticos y leer las emociones seg煤n c贸mo se encuentra el rostro de quien le habla. 

Ante este escenario, es v谩lido preguntarse qu茅 va a pasar con los puestos de trabajo que hoy son realizados por humanos y ma帽ana podr铆an ser ejecutados por la IA. 鈥淟a discusi贸n es si nos encontramos ante una amenaza por sustituci贸n, ante una amenaza por los efectos que pueden reforzar la desigualdad dada o ante una potencialidad maravillosa para incrementar la productividad del trabajo. Pienso que la IA no es una amenaza en t茅rminos de sustituci贸n del empleo sino en t茅rminos de desigualdad. Ante un incremento de la productividad del trabajo humano, el saldo de la incorporaci贸n de la IA puede ser una mayor concentraci贸n econ贸mica, informacional y de poder en pocas manos y una peor distribuci贸n de las ganancias de ese incremento productivo鈥, opin贸 Juan Manuel Ottaviano, abogado laboralista e investigador, en di谩logo con El Grito del Sur

Por su parte, Juli谩n M贸naco, comunicador y becario doctoral del Consejo Nacional de Investigaciones Cient铆ficas y T茅cnicas (CONICET), asegur贸: 鈥淵o participo activamente del sistema educativo y veo que hay una discusi贸n sobre si la IA viene a reemplazar o no a los docentes. Yo tengo otra visi贸n: ni estar parados en el lugar del reemplazo ni tampoco en una postura esc茅ptica de rechazo a la tecnolog铆a. Los docentes nos tenemos que plantear c贸mo darles las herramientas a los estudiantes para que construyan preguntas complejas, para que tengan una posibilidad de integraci贸n en estos sistemas tecnol贸gicos que no sea s贸lo a trav茅s de la l贸gica del consumo, para que la tecnolog铆a nos d茅 respuestas al problema del ambiente, del machismo y todas esas problem谩ticas que tienen una envergadura muy grande y que nosotros como individuos no podemos reconstruir porque somos peque帽os. Pero tenemos que saber hacer las preguntas. Yo pensar铆a en qu茅 tipo de interacci贸n podr铆amos construir con la IA鈥. 

En cuanto a qu茅 podr铆a ocurrir con los derechos laborales vigentes ante un crecimiento exponencial de la Inteligencia Artificial, Ottaviano sostuvo: 鈥淵o veo en los sistemas automatizados y en la IA una enorme capacidad para organizar la producci贸n, es decir, una mayor potencialidad para reemplazar a la gerencia que al empleado o a los puestos de trabajo. Esa es la discusi贸n cl谩sica, hoy reeditada, entre organizaci贸n cient铆fica del trabajo e impacto en las condiciones laborales en t茅rminos de derechos. La pregunta ser铆a qu茅 generaci贸n de derechos laborales tiene que emerger para una nueva forma de organizaci贸n cient铆fica del trabajo鈥. 

Aunque el lanzamiento de la versi贸n Chat GPT-4o es bastante reciente, miles de usuarios de distintas latitudes ya la est谩n usando con fervor y comparten los resultados en las redes sociales. Algunas personas van cambiando su vestimenta hasta que la aplicaci贸n les indica cu谩l es la mejor ropa para presentarse en una entrevista de trabajo. Otros usuarios le piden consejos sobre cu谩l es la mejor forma de ganar un juego determinado y otros se muestran contentos porque la aplicaci贸n les canta el feliz cumplea帽os. 鈥淪on escenas hogare帽as donde parece que no hay entramado social. Yo quisiera interrumpir ese tipo de discursos. Tenemos que tener una mirada m谩s bien sist茅mica de estos fen贸menos y no quedarnos en esa perspectiva subjetiva e individual. Como personas participamos de un mont贸n de sistemas: salud, educaci贸n, democracia. Un rasgo de esta 茅poca es que esos sistemas est谩n cada vez m谩s reconstruidos y saturados por distintas tecnolog铆as. Habr铆a que resituar estos fen贸menos en una mirada global y pensar qu茅 papel pueden cumplir los asistentes tecnol贸gicos en cada sistema, qui茅n los dise帽a, con qu茅 valores, con qu茅 fines, qu茅 efectos producen y qui茅n los controla鈥, opin贸 M贸naco. 

Aunque el lanzamiento de la versi贸n Chat GPT-4o es bastante reciente, miles de usuarios de distintas latitudes ya la est谩n usando con fervor y comparten los resultados en las redes sociales.

Si bien Chat GPT-4o es la cara m谩s reciente de la Inteligencia Artificial, hay que recordar que desde hace unos meses empresas como IA Super Brain, de China, han incursionado en la reconstrucci贸n virtual de personas muertas. Dicho de otra forma, existe un tipo de IA que recopila videos, fotos y archivos de voz de una persona fallecida y despu茅s crea una versi贸n digital de ella. El avatar es capaz de interactuar con los familiares del difunto como si se tratara del humano original. Esta situaci贸n plantea m煤ltiples escenarios posibles, que van desde llevar alivio a los dolientes hasta realizar fraudes comerciales en nombre de la persona que ya no vive. Sobre este 煤ltimo punto, Ottaviano coment贸: 鈥淗abr铆a que evaluar si los usos de la IA o de otros sistemas automatizados respetan o no los datos sensibles, pero me parece que no hay que exagerar los riesgos potenciales. Hay que verificar qu茅 pasa con los usos reales hoy, analizar qu茅 reglas le vamos a imponer a la tecnolog铆a tal cual se presenta hoy. Los investigadores sociales y los decisores pol铆ticos tienen que tener la misma velocidad de acci贸n que la que tiene la innovaci贸n tecnol贸gica. Si le pierden el ritmo, estamos fregados鈥.

El debate sobre si la Inteligencia Artificial se convertir谩 en 鈥渁miga鈥 o 鈥渆nemiga鈥 de los humanos con el paso del tiempo no est谩 saldado. 鈥淪e la podr铆a describir como una tecnolog铆a de la personalizaci贸n, cuyo leitmotiv parece ser que est谩 cada vez m谩s cerca nuestro, incluso parece que nos conoce m谩s que lo que nosotros nos podr铆amos representar en una conversaci贸n. Si convivimos con conjuntos t茅cnicos que no nos producen ning煤n roce, que permanentemente alimentan lo que queremos y ya conocemos, eso nos resta capacidad para construir un v铆nculo m谩s amplio y la escena social se nos vuelve esquiva, estamos m谩s preparados para un di谩logo sin fricci贸n que para uno en el que haya contrapuntos鈥, coment贸 M贸naco. 鈥Hay que poner a la t茅cnica al servicio de lo humano y no al rev茅s, volver a la centralidad de la vida en com煤n, a la definici贸n de lo que es o deber铆a ser de todos y qu茅 aceptamos o toleramos que sea de algunos鈥, concluy贸 Ottaviano.

Compart铆

Comentarios