El Ni Una Menos como grito federal: una cr贸nica riojana

馃挏 El fen贸meno no solo suced铆a en la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires.聽Eran las tres y media de la tarde en la siesta riojana de ese 3 de junio del 2015. Aproximadamente siete chinitas en un departamento de la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja. Nos prepar谩bamos para salir a aquel primer Ni Una Menos, para hacer historia sin a煤n saberlo.

Son las tres y media de la tarde en la siesta riojana de ese 3 de junio del 2015. Somos aproximadamente siete chinitas en un departamento de la calle Adolfo E. Davila de la Ciudad de Todos los Santos de la Nueva Rioja esperando el llamado de la TV P煤blica. Ese d铆a, la se帽al estatal hac铆a un programa especial donde entrevistaban a las organizadoras de todos los Ni Una Menos de todo pa铆s. El fen贸meno no solo suced铆a en la Ciudad Aut贸noma de Buenos Aires.聽

Llega el llamado, pero no nos podemos conectar. Mientras tanto escribimos:聽鈥淐ompa帽eras tengamos bien en cuenta que delante va la bandera de Ni Una Menos La Rioja con la familia de Romina y Peli. Que ninguna funcionaria se ponga al frente. Recuerden no responder a insultos o provocaciones de los grupos de Covian禄 (en referencia a un conocido abogado antiderechos).

El movimiento Ni Una Menos surgi贸 en aquel 2015 luego de la indignaci贸n nacida por el femicidio de Chiara P谩ez, sucedido el 10 de mayo. La joven de 14 a帽os fue brutalmente asesinada en la ciudad de Rufino, provincia de Santa Fe. En busca de Justicia por Chiara fuimos encontrando a otras. En febrero de ese mismo a帽o asesinaron a Romina R铆os en La Rioja, una joven de 18 a帽os que recibi贸 un tiro por la espalda del arma de Pepe Ortiz, un egresado de la Escuela de Polic铆a provincial.聽

Ni Una Menos fue una ventana que encontramos las militantes feministas para irrumpir en la agenda p煤blica. En La Rioja, el feminismo estaba dando sus primeros pasos y 茅sta era una oportunidad para mostrar que no eran casos aislados las muertes y desapariciones de mujeres. Era una problem谩tica que nos involucra a todos.聽

Termina el llamado y nuestros celulares explotan. Los mensajes a la p谩gina no paraban de llegar: 鈥溌縋uedo ir con mi hermanito a la marcha? En los grupos de Facebook de Vinchina dicen que no pueden ir varones鈥. 鈥淐hicas somos de Guandacol y no llegamos a la marcha pero hicimos carteles aqu铆. Ojal谩 lo puedan publicar鈥. 

La Plaza 25 de Mayo, justo en el centro de la Ciudad, comenzaba a llenarse. La organizadoras nos mov铆amos con cuidado en las notas porque siempre nos preguntaban sobre el aborto. En una estrategia conjunta, dec铆amos que eran discursos para dividirnos. En una provincia profundamente cat贸lica, el debate del aborto requer铆a un poco de discusi贸n y profundidad. Las maniobras de boicot o desprestigio de la marcha ven铆an de parte de los abogados antiderechos como Juan Carlos Pagotto , hoy senador, y otros personajes conversos en libertarios. 

Para una provincia como La Rioja, que tiene en su haber casos de trata de personas como los de Peli Mercado y donde existen claros indicios de que all铆 estuvo secuestrada Marita Ver贸n, que las mujeres, sus vivencias y exigencias tomaran las calles masivamente era un hecho pol铆tico a priori. De la marcha participaron gremios, estudiantes y hasta diputadas abiertamente antiderechos que tuvieron que asistir porque faltar les implicaba un costo pol铆tico. El lema 鈥淣i Una Menos鈥 inund贸 la opinion p煤blica con una demanda com煤n: no morir. 

鈥淔emicidio鈥, 鈥渧iolencia de g茅nero鈥 y 鈥渕achismo鈥 -entre otras palabras- comenzaron a construir un significante que s贸lo se logr贸 con la movilizaci贸n masiva. Las violencias que vivimos d铆a a d铆a las mujeres comenzaron a ser nombradas. Todos estos logros toman m谩s relevancia cuando se dan en el interior de nuestro pa铆s.聽

Nuestras conquistas

A nivel nacional se logr贸 que despu茅s del Ni Una Menos, la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Naci贸n iniciara el Registro de Femicidios, una de las principales demandas de la primera marcha de 芦Ni Una Menos禄, ya que antes de 2015 no exist铆a un registro oficial. Hasta ese momento, eran las organizaciones de la sociedad civil las que se esforzaban por visibilizar esta grave realidad a帽o tras a帽o.

En 2017 se present贸 el Primer Plan Nacional de Acci贸n contra las Violencias de G茅nero, cuya elaboraci贸n e implementaci贸n tambi茅n fue una exigencia del movimiento 芦Ni Una Menos禄. Este plan coordina todas las pol铆ticas nacionales para prevenir, atender, proteger y reparar los hechos de violencia de g茅nero.

En 2018 se aprob贸 la Ley 27.452 -conocida como Ley Brisa-, que establece un r茅gimen de reparaci贸n econ贸mica y cobertura de salud para ni帽as, ni帽os y adolescentes cuya madre o persona responsable de su cuidado haya fallecido a causa de violencia de g茅nero. Ese mismo a帽o se sancion贸 la Ley 27.499, conocida como Ley Micaela en honor a Micaela Garc铆a, una v铆ctima de femicidio. Esta ley impone la capacitaci贸n obligatoria en g茅nero y violencia de g茅nero para todos los trabajadores de los tres poderes del Estado, a nivel nacional, provincial y municipal.

En 2018 tambi茅n se trat贸 por primera vez en el Congreso Nacional el proyecto de Ley de Interrupci贸n Voluntaria del Embarazo, que finalmente fue aprobado por el Senado argentino el 30 de diciembre de 2020, permitiendo la interrupci贸n voluntaria del embarazo en las primeras 14 semanas de gestaci贸n.

En 2019 se cre贸 el Ministerio de las Mujeres, G茅nero y Diversidad de la Naci贸n. Esta creaci贸n fue una victoria para el movimiento de mujeres, ya que elev贸 la agenda de g茅nero a un rango ministerial, promoviendo una mayor participaci贸n en la toma de decisiones, fortaleciendo los recursos y aumentando la capacidad de incidencia y acci贸n.

En 2020 Argentina adhiri贸 al Convenio 190 de la OIT mediante la Ley 27.580, para la eliminaci贸n de la violencia y el acoso en el mundo laboral. Este convenio considera la violencia y el acoso laboral como una violaci贸n de los derechos humanos de los trabajadores, reconociendo su impacto especialmente en mujeres y diversidades.

Finalmente, en 2022, se public贸 la primera encuesta de prevalencia de las violencias en el pa铆s, proporcionando estad铆sticas que evidencian la magnitud del problema.

Todas estas pol铆ticas tuvieron su impacto a nivel local. En la Justicia de La Rioja se crearon oficinas especializadas para la atenci贸n de la violencia de g茅nero, en la Universidad Nacional de La Rioja protocolos para el abordaje en los casos de violencia y el movimiento feminista desembarc贸 con sus discusiones y debates. Nada volvi贸 a ser igual.聽

La plaza colmada, las columnas no paraban de entrar para escuchar el documento que t铆midamente hab铆amos hecho las activistas: 鈥淟a Rioja adhiere a esta iniciativa. En nuestra provincia son muchas las ni帽as, adolescentes y adultas que sufren violencia en los noviazgos, en los hogares y en diferentes 谩mbitos, lo que desencadena en la 煤ltima instancia de la violencia de g茅nero que es el femicidio. Tal es el caso de Romina Rios, Rita Narbona, Ramona Montivero y otros m谩s鈥.

Compart铆

Comentarios

Belen del Huerto

Periodista Feminista. Estudi贸 Ciencia Pol铆tica y ahora es editora de audiencias. Escribe sobre feminismos en el norte argentino. Sure帽a en el norte, norte帽a en el Sur. Fan谩tica del futuro.