Plumas orgullosas: periodismo con perspectiva de género

💚 En el Día del Orgullo LGBTIQ+, El Grito del Sur habló con tres medios que se destacan por hacer periodismo con perspectiva de géneros y diversidad. En un momento de abusos de poder y precarización, el periodismo feminista deja su impronta.

Agencia Presentes

Cada 28 de junio se celebra internacionalmente el Día del Orgullo LGBTIQ+, en honor a un nuevo aniversario de la masacre de Stonewall, el ataque a activistas de la diversidad en el icónico bar neoyorkino. La fecha marca un parteaguas en el calendario de los movimientos de la diversidad y es un momento de balance indefectible.

En el ámbito local el movimiento feminista llega especialmente golpeado, sin Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad, tras el cierre del INADI y con un incremento de los discursos de odio, que se vio reflejado en crímenes como el triple lesbicidio de Barracas. Además, la pérdida de empleo amenaza el cupo laboral trans y el incremento de la pobreza golpea especialmente al colectivo LGBTIQ+, que debe afrontar la intersección de vulnerabilidades. 

En el caso del periodismo, las cosas no mejoran: streamings llenos de varones, noteros que no utilizan los términos adecuados, conductores que ridiculizan y maltratan a sus pares mujeres o trans, y otras situaciones que oscilan entre la ignorancia y la mala práctica. A esto se suman las denuncias de abuso por parte de renombrados periodistas del ámbito progresista, que ponen nuevamente sobre el tapete la necesidad de implementar la perspectiva de género y capacitaciones como la ley Micaela en redacciones de revistas y estudios de televisión. 

Pero, ¿por qué es tan importante que exista un periodismo feminista? El Grito del Sur decidió hacerle esta pregunta y otras más a tres medios donde la mirada de géneros es fundamental: Agencia Presentes, Periódicas y Feminacida. Reflexiones, puntos en común y deudas pendientes del periodismo con los feminismos en esta extensa entrevista.

Agencia Presentes

¿Cómo surge su medio?

Agustina Ramos – Agencia Presentes: Las directoras de Presentes son María Eugenia Ludueña y Ana Fornaro. Ellas se conocieron trabajando en Infojus, una agencia de noticias dependiente del Ministerio de Justicia. Luego de que las despidieron, en 2016, decidieron armar un medio que cubra la diversidad sexual a nivel latinoamericano. Yo entré en 2019 a través de una pasantía, después de conocer a María Eugenia en una clase que dio en la carrera de Comunicación Social de la UBA. 

Victoria Eger- Feminacida: En Femi somos en su mayoría mujeres cis heterosexuales, pero nosotras como transfeministas también defendemos las luchas LGBTIQ+, sobre todo cuando tiene que ver con el acceso a la información o políticas que tengan que ver con la población travesti trans y la lucha por sus derechos. Nuestro medio surgió en 2018 al calor de la lucha por el aborto y en un contexto de ajuste importante como fue el macrismo. En ese entonces aparecieron muchos otros medios que tenían esta impronta, lo que nos permitió forjar una referencia.  

Ileana Manucci – Periódicas: Periódicas surge en 2019, pero ya dos años antes veníamos reuniéndonos en asambleas con periodistas feministas de la ciudad de Santa Fe. Estábamos muy atravesadas por el Ni Una Menos y las luchas por la legalización del aborto. Como trabajadoras de prensa, empezamos a tomar conciencia de las violencias que había en los medios tradicionales y entendimos que necesitábamos tener nuestro propio espacio de comunicación. Recuerdo que en ese momento hubo un femicidio en la ciudad de Santa Fe que nos atravesó especialmente porque los editores de los medios tradicionales no querían cubrirlo o lo hacían desde el amarillismo. A partir de ahí, quienes estábamos interesadas en generar una nueva experiencia de comunicación nos reunimos y empezamos a gestar un proyecto propio. Creamos una voz de la época que no estaba plasmada en los medios tradicionales.

En ese momento, ¿por qué pensaron que era importante generar periodismo con perspectiva de género y diversidad?

Agustina Ramos: En el momento en el que surge Agencia Presentes, es el boom de Ni Una Menos. En ese entonces, si bien ya había gente trabajando de antemano, no abundaban las noticias con perspectiva de género. Muchas veces las manifestaciones feministas se cubrían como si fueran grupos de enemigas o personas que van a ir a destrozar la catedral, algo que a veces pervive hasta ahora. La idea era aportar con una comunicación que reconozca las desigualdades que existen, pero también las interseccionalidades. Actualmente no solo cubrimos diversidad sexual sino también todo lo que tiene que ver con mujeres indígenas, travesticidios, crímenes de odio, violencia institucional a personas migrantes, entre otros temas. Queríamos aportar a un periodismo que aborde las violencias sin que sea netamente policial, que humanice los casos.

Victoria Eger: Nosotras cuando más crecimos fue en los primeros dos años. Esto indica que había una demanda de un nuevo periodismo y de diferentes formatos con esta perspectiva de género y diversidad. 

Ileana Manucci: En el momento en el que nos formamos como medio, había una completa ebullición de las temáticas feministas. Todas sentíamos mucha necesidad de poder reflejar esa militancia y lo que se estaba sintiendo. A lo largo de estos años nos damos cuenta que esa necesidad sigue más vigente que nunca, especialmente con esta regresión a discursos llenos de violencia y de crueldad y ante la estigmatización de los feminismos y diversidades.

¿Por qué piensan que es importante que sigan existiendo este tipo de medios?

Agustina Ramos: Siguen siendo importantes este tipo de medios porque lamentablemente se siguen difundiendo discursos de odio hacia las feministas, hacia las personas de la diversidad sexual, hacia el colectivo travesti y trans. Ahí estamos nosotres para reconocer la desinformación e identificar la información falsa, contrarrestando con un periodismo de calidad, empático y que lucha contra la precarización en general. Se trata de elaborar nuevos discursos, de contar también la parte buena de la historia. 

Ileana Manucci: El discurso de que “nos pasamos de progres”, que hablamos mucho con la E y que por culpa de los feminismos no ganamos las elecciones no viene solo de la derecha, sino incluso de nuestros espacios de militancia. En el arco progresista se empezó a plantear que nuestra agenda era “piantavotos”. En la mayoría de nuestros espacios de representación política hubo un borramiento completo de la perspectiva de géneros, que casi no existió en las últimas elecciones. Eso se refleja en un gobierno que niega la diversidad y estigmatiza al movimiento feminista. Es más importante que nunca resistir, más allá de las dificultades que implica sostener un medio feminista en este momento, cuando las pautas oficiales se ven amenazadas por cuestiones que para nosotras no son negociables, como nuestros principios. 

Periódicas

¿Qué particularidades tiene su medio que lo distingue de los medios tradicionales?

Agustina Ramos: En nuestro caso hay varias cosas que nos distinguen de los medios tradicionales en lo que respecta a perspectiva de géneros. Principalmente nos dedicamos a mostrar temas que no están siendo visibilizados por los medios hegemónicos. Además, nos interesa estar al tanto de las terminologías, preguntar a las personas cómo quieren ser llamadas, buscar multiplicidad de fuentes que no sean solo las policiales cuando se trata de un crimen, entre otras cosas. Es muy importante el grupo humano que formamos porque eso también hace la diferencia, trabajamos colectivamente, nos escuchamos, sabemos cómo está el otro.

Victoria Eger: Más allá del abordaje de la realidad desde una perspectiva de género, disidencias y derechos humanos, tenemos otras prácticas al construir periodismo. En Feminacida decimos que hacemos periodismo feminista no solo en el contenido sino en las formas, en cómo nos relacionamos en cuanto a estructura, a toma de decisiones, a la construcción de la agenda del medio. Tenemos una manera disruptiva que viene a contrarrestar estos abusos de poder que se dan en los medios de comunicación tradicionales. Siempre ofrecemos un ambiente de trabajo cuidado, de respeto, de comunicación constante que después lo agradecen quienes trabajan en el medio. 

Ileana Mannucci: Desde Periódicas nos distinguimos de los medios tradicionales en muchas cosas, pero diría que en principio porque somos una cooperativa y las grandes decisiones del medio se toman en asamblea. Para agilizar el proceso a lo largo de estos años, hemos ido armando estrategias, como trabajar en comisiones, pero lo fundamental del medio se discute de manera horizontal. Además, tenemos una política de hacer lo que nos gusta, que cada una tome las áreas de trabajo donde se siente cómoda. Tenemos muchos perfiles y nos hemos ido nutriendo de los saberes de cada una para darle identidad al medio. También somos muy rigurosas con los protocolos de denuncia y los términos en los que se cuentan los casos para no incurrir en la espectacularización. Eso hace al prestigio del medio y a la seguridad con la que los lectores acceden a los productos.

Periódicas

¿Cuáles piensan que son las principales deudas del periodismo tradicional en torno a los feminismos? 

Victoria Eger: Hay una deuda con el trato respetuoso de las temáticas de la diversidad. En ese sentido es clave poder construir esa mirada que sea portavoz y altavoz de esas voces silenciadas en los medios de comunicación tradicionales. No puede aparecer la diversidad solo cuando hay un caso extremo de violencia de género, porque ahí priman otros criterios de noticiabilidad como el morbo y el amarillismo. 

Ileana Manucci: Creo que hay una situación muy clara y es que necesitamos medios donde las mujeres y diversidades sean las dueñas. En general no hay mujeres al frente de los medios. Al día de hoy, hay grandísimas periodistas feministas que no tienen lugar en las mesas chicas y eso se hace notar. Hay un retroceso y una propagación de los discursos de odio que llegó al punto de que incluso algunas periodistas estén exiliadas. Creo que tenemos que tejer redes como aprendimos en este tiempo, porque si no somos las dueñas de los medios de producción va a ser difícil acortar la brecha de género. 

Agustina Ramos: El periodismo tiene muchas deudas con la comunidad LGBTQI+. En primer lugar cubrir la temática, hablar de los discursos de odio es fundamental. Por otro lado, dejar de bastardear las políticas que logramos y los lugares que conquistamos en el gobierno, como el Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad o el INADI, que fueron fuertemente criticados en los medios de comunicación. Muchas veces se trata al colectivo travesti trans asociado al narcotráfico y la prostitución como si no hubiera otras vidas posibles, creo que eso se debería desterrar. También la ridiculización de nuestras identidades. Es fundamental contar muchas otras historias y de otra forma, ese es nuestro desafío pendiente.   

«Ceremonia en la Tormenta III» de Feminacida

¿Cuál es el mayor desafío a futuro de un medio con perspectiva feminista y de diversidad?

Ileana Manucci: Claramente hay una crisis del periodismo en cuanto a los formatos y cómo llegar a las nuevas generaciones. Ahora hay una tiranía del video que no puede sobrepasar el minuto. Eso nos obliga a repensar constantemente cómo y a quién le queremos hablar. En nuestro país tenemos casos de abusos y femicidios todo el tiempo, pero tenemos que ver cómo comunicarlo para que no pase como si fuera el precio del dólar. Respecto a la diversidad, hay muy poca presencia en los grandes medios y eso no ha cambiado en los últimos años. Nosotras tenemos dos compañeras trans que nos enorgullecen un montón y nos permiten instalar esa agenda. El orgullo como respuesta política -la “pluma” en los dos sentidos- también nos cabe a quienes hacemos periodismo. Tenemos que usar los espacios que tenemos para seguir militando la diversidad hoy más que nunca.

Compartí

Comentarios

Dalia Cybel

Historiadora del arte y periodista feminista. Fanática de los libros y la siesta. En Instagram es @orquidiarios