Desde el Grito del Sur realizamos una breve entrevista al rapero antimacrista, quien busca transmitir sus ideas a través del arte, apelando a las problemáticas sociales cotidianas.

“Arranqué hace diez años con este proyecto, desde muy chico. Durante todos estos años veníamos hablando sobre conceptos que quizás muchos ya teníamos adquirido, como el individualismo, el imperialismo y el neoliberalismo. Cuando nos dimos cuenta que Mauricio Macri tenía muchas chances de sentarse en el sillón de la Casa Rosada, empezamos a utilizar ese arte por el cual criticábamos ciertos conceptos ideológicos, costumbres y pensamientos instalados, para hablar del presidente de la Nación con nombre y apellido” nos comentaba Daniel Devita acerca de cómo se introdujo al mundo del rap.

 

¿Cómo te definirías?

“Es difícil la pregunta, me considero un artista que lucha para poder utilizar la música como una herramienta y generar un cambio positivo en la sociedad. Alguna vez me han definido en los medios como “el rapero del pueblo”, lo cual es un honor. Pero yo creo que soy un rapero argentino y latinoamericano, con todo lo que implica esa palabra. Me refiero a un espíritu patriota y de defensa de los intereses de la Patria Grande y del Tercer Mundo, tan bastardeados por los poderes internacionales.

 

¿Qué es el rap y cuál es la importancia de la cultura en este contexto?

“El rap significa ritmo y poesía en inglés. Es utilizar formas de lenguaje poético sobre un ritmo para transmitir un mensaje. Sus orígenes son muy combativos. Nació desde el grito oprimido de los barrios bajos de Estados Unidos y se fue desplegando por todo el mundo. El rap es una herramienta de comunicación masiva y de transformación social.”

 

Teniendo en cuenta el cambio de gestión ¿Qué cambios observas entre la vinculación del arte y la política?

En relación al gobierno saliente de Cristina Fernández de Kirchner opina que “de golpe pasó algo inédito para muchos, que fue tener un proyecto político que representara la lucha por los valores que uno tiene. Yo creo que durante estos últimos 12 años hubo mucha gente que acompañó con la cabeza el anterior proyecto, pero lo cierto es que muchos artistas tuvieron miedo a ser estigmatizados por los medios si se pronunciaban kirchneristas.”, y en contraposición con ello asegura que “vemos que hoy mucha gente la está pasando muy mal y que veníamos de un camino en el que se iba para adelante y en el que se sumaban derechos para la gente. Hoy estamos en un camino inverso. Estamos usando el arte como herramienta para objetivos mayores, que es un poco tratar de fortalecer la conciencia colectiva”.

 

¿Cuál debería ser el rol del arte desde tu punto de vista?

“El arte quizás fue un poco cabizbajo y no alzó la voz del todo. Pensando en mí, si bien uno acompañó desde lo ideológico quizás no le pusimos el acento suficiente a defender lo conquistado. Hay que festejar las cosas que se hacen bien porque conllevan mucho sacrificio. En este momento el rol del arte tiene que ser clave porque acá la batalla es cultural. Junto a la movilización popular, el arte es una herramienta clave para ponerle freno a las medidas anti-populares que se están tomando”.

 

Venís creciendo en popularidad, ¿cuáles son tus objetivos como artista?   

“En cuanto a lo artístico, estamos por lanzar un DVD que contiene todos los videoclips que estuvimos sacando este año. Seguimos componiendo, nuestra idea es que desde la música podamos marcar las cosas que vemos que están mal y también queremos marcar que lo mismo está pasando en otros países del continente, como en Brasil. Estuvimos en el Sur y en Rosario, queremos seguir llevando lo que hacemos a todos los lugares donde podamos. Queremos recorrer un poco más el país llevando este contenido y buscando tender un puente, incluso con aquel que piensa totalmente distinto. El arte tiene esa virtud.”