Durante el primer semestre del año se registraron casi 1500 llamados a la línea 145, de los cuales la mitad fueron denuncias vinculadas a los delitos de trata y explotación sexual. La región CABA-Buenos Aires protagoniza la mayor parte de los casos.

La línea telefónica nacional y gratuita 145, que atiende denuncias relacionadas a los delitos de trata y explotación de personas, recibió 1446 llamados durante el primer semestre del año. El 42 por ciento fue sobre casos de explotación sexual y la región CABA-Buenos Aires fue la mayor protagonista con un 57 por ciento de los hechos originados.

Estos datos se dieron a conocer en un momento en el que cada vez más mujeres jóvenes son secuestradas todos los días para ser llevadas a prostíbulos, donde pasan a vivir en situación de clandestinidad y bajo condiciones inhumanas. Desde el 3 de agosto Nadia Rojas, adolescente de Villa Lugano, se encuentra desaparecida por segunda vez. La primera ocasión fue el 9 de junio y, tras un fuerte reclamo exigiendo al Estado que pusiera a disposición todas las herramientas para su búsqueda, lograron encontrarla el 11 de julio. Luego de declararse su causa como desaparición por trata, desde la Red de Docentes, Familias, Organizaciones de Lugano revelan que “Nadia estuvo durante tres semanas viviendo en un hogar del Consejo de la Niñez y Adolescencia, para luego ser trasladada a un refugio para víctimas de explotación sexual para que pueda ser contenida y que reciba el cuidado necesario acorde a la situación por la que estaba pasando. El 3 de agosto, estando bajo la responsabilidad de dicho refugio, de la Dirección General de la Mujer, Nadia vuelve a desaparecer. La vuelven a desaparecer, esta vez bajo el “cuidado” directo del Estado”.

La ambigüedad de las políticas del Estado a la hora de abordar estos asuntos se da en forma manifiesta. Por un lado, según un informe elaborado por el Programa Nacional de Rescate y Acompañamiento a las Personas Damnificadas por el Delito de Trata, desde la sanción en 2008 de la Ley 26364 para la Prevención y Sanción de la Trata de Personas y Asistencia a sus Víctimas, fueron rescatadas y asistidas 11169 víctimas. Sin embargo, bajo el gobierno de Mauricio Macri se produjo el Desfinanciamiento del Sistema de Refugios para Víctimas de Trata. El refugio “Tiempo de Crecer”, ubicado en la provincia de Buenos Aires y que formaba parte del Sistema de Refugios para Víctimas de Trata creado por la Ley Provincial Nº 14.473, cerró en 2016 debido a la falta de apoyo del Estado.

Desde Madres Víctimas de Trata alertan sobre esta doble realidad. En relación a las estadísticas difundidas, Margarita Meira señaló a El Grito del Sur que “para nosotros el 145 no existe. Cuando lo llamás hay que esperar media hora para que te atienda y, después, no toman ninguna medida. Para nosotros no sirve, ahí tiene que haber una víctima atendiendo ese teléfono. Es lo que nosotros decimos: en todos lados tiene que estar una víctima”.  Mientras el problema de la trata de personas crece, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos se limita a advertir que “un ofrecimiento laboral que resulte ¨extraño¨, con una remuneración demasiada alta que no sea acorde con el trabajo ofrecido o un traslado a otra ciudad, provincia o país, son indicios que despiertan una señal de alerta. También si en el ofrecimiento se cita a la persona en horarios o lugares no habituales, por ejemplo bares o en la recepción de un hotel, constituyen posibles formas de captación y reclutamiento”.

Hoy la grave situación precisa medidas más contundentes -y que vayan más allá de la simple advertencia a la sociedad- para atacar este delito que cuenta con la complicidad de distintos sectores de poder.