Consternados, rabiosos

«Es Santiago»

Foto: Nicolás Cardello

Así lo afirmó Sergio Maldonado, desde la puerta de la morgue judicial, en el centro porteño, donde se realiza la autopsia del cuerpo. "Lo reconocimos por los tatuajes", precisó, y volvió a pedir "respeto" para la familia.

«Es Santiago». Cerca de las seis y media de la tarde, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, confirmó la noticia desde las puertas de la morgue judicial, donde se realiza la autopsia del cuerpo de la que participan los peritos. «Pudimos mirar el cuerpo, lo que reconocimos fueron los tatuajes de Santiago. Así que estamos convencidos de que es Santiago», precisó Sergio luego de agradecer la atención de todos e insistir con el pedido de cautela y «respeto» en el tratamiento del tema a los medios de comunicación.

La confirmación oficial de que el cuerpo hallado el martes en el río Chubut es el de Santiago Maldonado llegó, como debía ser, de la mano de la familia. La constatación definitiva pone de relieve la negligencia en la investigación, la brutalidad de las operaciones mediáticas que situaban a Santiago fuera del Pu Lof el 1 de agosto y el rol cínico y -al menos- encubridor del Gobierno, en especial de la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien ahora ya no podrá eludir responder sobre las responsabilidades en los hechos de su jefe de Gabinete, Pablo Noceti.

Al dar la noticia, Sergio Maldonado lo dejó en claro: «No voy a dar respuestas ni contestar preguntas. Esto no quita que el responsable sea Gendarmería y que vamos a seguir investigando para que se sepa cuál es la verdad y tener justicia».

La confirmación fue a partir del reconocimiento en el cuerpo de los tatuajes de Santiago. «Recién se está empezando a peritar, lo que se hizo ahora es recién presentar el cuerpo. A partir de ahora empieza la autopsia. En unos días van a estar los resultados final, con las muestras de ADN y la confirmación final», aclaró Sergio.

«Gracias por la expectativa, que no es lo habitual para nosotros. Por eso se merece una respuesta, por eso estamos acá. En realidad, a partir de ahora lo que les vamos a pedir es que tengan respeto por mi familia y por nosotros porque necesitamos estar tranquilos».