Santiago Maldonado

Por el camino de Santiago

Con dirección de Tristán Bauer y música de León Gieco, se estrena la película "El camino de Santiago", un film que relata la historia de Maldonado y el conflicto mapuche. Reseña de un film que conmueve sin golpes bajos e indaga en el caso que conmocionó al país y a la opinión pública internacional.

La película lo deja en claro: la historia de Santiago es la historia del pueblo mapuche. Un ida y vuelta entre pasado y presente que relata las injusticias de este suelo a través de los últimos 150 años de historia y los magros 28 del pibe de 25 de Mayo. En las rastas de Santiago, en su rostro viralizado en pancartas y stencils, en su búsqueda implacable, que es la búsqueda de todo un pueblo, se resumen la lucha de todos los desposeídos, los marginados, los desaparecidos: los que luchan y no callan.

Con locución de Darío Grandinetti, música de León Gieco y dirección de Tristán Bauer, destaca el trabajo de fotografía, que cuenta la inmensidad de la Patagonia desde los ojos de un drone, que mientras surca paisajes paradisíacos y privatizados atraviesa en vuelo un cielo azul inmenso. Tan inmenso, tal vez, como la sed de justicia de los pueblos que plantan bandera en defensa de su tierra, en ejercicio de su memoria, en gesto heroico de resistencia. Así sea con carpas contra topadoras, con piedras contra balas, con sabiduría ancestral contra operaciones de prensa.

Mención especial se lleva la investigación periodística, a cargo de Juan Alonso, y el minucioso trabajo de archivo: las tomas de los gendarmes después de la represión, riendo conformes, las imágenes de los buzos de prefectura buscando un cadáver que nunca estuvo ahí, las fotos de Nocetti en el lugar de los hechos. Piezas de un rompecabezas que los autores intentan reconstruir con paciencia de artesano.

“El caso de Santiago se viralizó, pero hay muchos desaparecidos mapuches”

La película avanza y de fondo suena «A desalambrar», en una épica bauerista que remite a sus orígenes pero también como manifiesto político, cuando en la siguiente escena los representantes de la Sociedad Rural de Esquel piden frenar la recuperación (ocupación le llaman) de tierras y el corte de alambrados.

No faltan los rostros y reacciones de los principales responsables: Luciano Benetton, dueño de un millón de hectáreas en la Patagonia argentina, partícipe necesario; Patricia Bullrich Luro, tan patricia como su apellido, que bautiza en el actual Patio Bullrich, donde hace más de un siglo se remataban tierras y personas. Los descendientes de los generales que llevaron adelante la Campaña del Desierto expulsan mapuches de sus territorios a punta de plomo.

La película conmueve sin golpes bajos. Hablan su hermano Sergio, su madre Stella Maris, hablan los amigos y la compañera del «Brujo». Cuentan sus silencios y su arte, sus libretas y dibujos. Su compromiso y la búsqueda truncada. Hablan en primera persona los protagonistas de la lucha mapuche: Matías Santana, el joven que escapó con Santiago, su amigo Ariel Garzi,  Soraya Maicoño y otros referentes mapuches.

Santiago es su historia, Santiago es la historia que sepamos construir con su legado, la justicia como motor de lucha. La historia de siglos de lucha del pueblo mapuche en 28 años truncos.