D铆as de enero

馃尀 Un primer acto de tragedia: inflaci贸n r茅cord, el retorno de Menem, DNU y Ley 脫mnibus. El peronismo groggy, la CGT en la calle y el presidente del PJ leyendo a Lorca desde Madrid. Conozco la raz贸n que hace doler tu coraz贸n.

Un mes eterno. Como era de esperar, el primer acto fue de tragedia intensa: inflaci贸n r茅cord, el retorno de Menem, el DNU y la Ley 脫mnibus. Un peronismo groggy, un culto a la improvisaci贸n, el stand up diario del vocero y una canciller铆a amateur. La CGT en la calle, la cacerola afilada y el presidente del PJ leyendo a Lorca desde Madrid.

Son tiempos de poroteo. A priori, todo indicar铆a que el Decreto rebota y la Ley pasa. Achurada pero pasa. La gran discusi贸n es la capacidad de desguace que tenga la oposici贸n sobre los art铆culos centrales. Lo ricos no lloran: el aumento de las retenciones a la soja rebotar铆a, as铆 como el nuevo r茅gimen de biocombustibles y de pesca, dos groser铆as solo atribuibles a la sobreideologizaci贸n o el amateurismo libertario. Tampoco estar铆an los votos para las facultades extraordinarias extendidas por cuatro a帽os. El resto de los cap铆tulos deber谩 pelearse mano a mano.

Ni unidos ni c铆vicos ni radicales. La historia vuelve a premiar el papel del longevo partido: sin votos ni botas, los centenarios ser谩n un actor clave en el Congreso. Llegan muy divididos: con un flamante presidente partidario m谩s proclive al rechazo pero con limitado ascendente sobre la tropa. El poder descansa en los gobernadores y all铆 se negociar谩 a golpe de caja. El provincialismo como verdugo de los partidos, un s铆ntoma de 茅poca. Que se tense pero que no se rompa: posiblemente voten un rechazo cerrado al DNU en nombre de las formas y cedan amablemente sus votos para la Ley. En el partido de la Revoluci贸n del Parque asusta m谩s asimilarse al kirchnerismo que el desguace de la naci贸n.

Es la famosa CGT. 芦El PJ est谩 muerto y los gobernadores se cuidan禄, pech贸 Pablo Moyano. Amparo, movilizaci贸n y paro. El sector m谩s din谩mico de la hist贸rica central jug贸 fuerte y ya se anot贸 un poroto. Mientras la platea le exige inmolarse, el sindicalismo se reacomoda. Camioneros, metal煤rgicos y bancarios juegan su propia partida para mover el fiel de la balanza y ya los subieron a los gordos a la caminadora. 驴Y si el nuevo peronismo, en lugar de viejos meados, streamers y panelistas, lo dirigera la CGT? La deuda es compartida: el PJ los marginaliz贸 y la CGT se dedic贸 a discutir paritarias hasta que el corporativismo se comi贸 al proyecto pol铆tico-sindical. Pero so帽ar no cuesta nada: qu茅 lindo ser铆a un peronismo obrero.

La estrategia del peronismo es ahora una apuesta legislativa, s贸lida pero insuficiente para vetar al monstruo. Son 102 votos pero hacen falta 129. Con el PRO entregado y los radicales de las provincias a precio ganga, el orfanato que preside Miguel 脕ngel Pichetto ser谩 definitorio. All铆 confluyen 23 diputados entre lilitos, cordobecistas, socialistas y un variopinto rejunte de nombres propios sin terminal nacional: Randazzo, L贸pez Murphy o Stolbizer. Dios los cr铆a. La nueva bancada les permiti贸 integrar comisiones pero no garantiza un voto cerrado y depender谩 de los intereses particulares de cada espacio el nivel de apoyo a las Bases y Condiciones que el liberalismo pretende imponer.

Entre tanto, La C谩mpora se repliega en lo legislativo y se reacomoda en los municipios mientras la discusi贸n por el liderazgo del peronismo que gestiona parece configurarse entre un Axel confrontativo y un Llaryora garante del di谩logo, el consenso y la racionalidad. El cordobesismo ya puso al jefe de la Anses y al Secretario de Transporte de Milei. Luis Giovine, otro hombre de Schiaretti, asumi贸 al frente de la Secretar铆a de Obras P煤blicas de un gobierno que anunci贸 la eliminaci贸n de la obra p煤blica. Y en el Banco Naci贸n -superavitario pero en vistas de privatizaci贸n- recal贸 Daniel Tillard, ex Banco de C贸rdoba. En un mes Llaryora ajust贸, reprimi贸 y meti贸 periodistas en cana. El m谩s libertario de los peronistas, evidentemente.

El retorno del asamblearismo y el fantasma del que se vayan todos. La resistencia sectorial se configura como la opci贸n m谩s viable al desguace: empresarios, sindicatos, estatales o artistas. Conforme avanza el debate vuelven las asambleas con su potencial movilizador y su memoria de lucha. Hojaldre: muchas tienen tambi茅n una impronta autonomista, anti-partidaria. Sean eternos los partidos que supimos construir. Las instituciones que intermedian entre la sociedad y el Estado est谩n en el punto de mira de la derecha tiktokera. Cuidar los sindicatos y los partidos, calentar la calle pero afiliarse al sindicato. La asamblea con proyecto de poder. No son todos lo mismo y ya sabemos cu谩les son las consecuencias de que se vayan todos.

Un cuento chino. Por trescientas cajas navide帽as, Diana Mondino intent贸 sellar relaciones diplom谩ticas con Taiwan, algo tan grave como que China reconociera la soberan铆a inglesa sobre Malvinas. Nuestro segundo socio comercial, el primer destino de las exportaciones de cinco provincias y la segunda econom铆a m谩s grande del mundo. Una isla marginal, abastecida por Estados Unidos y reconocida en la regi贸n solo por Guatemala y Paraguay, del otro. El negocio no parece cerrar. China banc贸 un swap y reservas, invierte en litio y ha sido un aliado importante durante a帽os, pese al color del gobierno nde turno. 芦Aprender haciendo禄 parece el mantra newage de la banquera Mondino. Finalmente pidi贸 disculpas y se reuni贸n con el embajador chino. No pareciera que la jodita fuera a salirnos gratis.

Y mientras tanto, el mundo muere. El dolarizado Ecuador devenido en para铆so narco y servido en bandeja para la intervenci贸n gringa. Israel acusado de genocidio, la contraofensiva de Vladimir en el Donestk y el bombardeo yanqui e ingl茅s sobre Yemen. El saldo de la pandemia ha sido la militarizaci贸n de los conflictos. M谩s callados pasan Armenia y el Sahel, los franceses expulsados de 脕frica y las tensiones en Venezuela por el Esequibo. Este a帽o, la mitad de la poblaci贸n del mundo vota. Estados Unidos, M茅xico y ac谩 enfrente Uruguay. Movidito, movidito el 2024.

Compart铆

Comentarios

Yair Cybel

Una vez abraz贸 al Diego y le dijo que lo quer铆a mucho. F煤tbol, asado, cumbia y punk rock. Periodista e investigador. Trabaj贸 en TeleSUR, HispanTV y AM750. Desde hace 8 a帽os le pone cabeza y coraz贸n a El Grito del Sur. Actualmente tambi茅n labura en CELAG y aporta en campa帽as electorales en Latinoam茅rica.