芦Nadie fue en contra del cerebro intelectual del Plan C贸ndor禄

馃槷 La historia de Teresa Laborde, que naci贸 en un patrullero mientras su madre era trasladada a un Centro de Detenci贸n Clandestina, se viraliz贸 al ser contada por la pel铆cula Argentina, 1985 de Santiago Mitre. Ahora se dedica a dar su testimonio en medios y escuelas y a luchar para hacer efectivas las condenas.

Teresa Laborde tiene una historia de pel铆cula. Hija de Adriana Calvo y Miguel Laborde, ambos docentes en la Universidad de La Plata, sus padres fueron secuestrados el 4 de febrero de 1977 por la 煤ltima dictadura militar argentina. En este contexto es que Teresa fue dada a luz un 15 de abril de ese a帽o, en el patrullero donde su madre era trasladada de la Comisar铆a 5掳 de La Plata al Pozo de Banfield, donde recibir铆a diferentes torturas. Despu茅s de 83 d铆as en cautiverio, la madre y la hija finalmente fueron liberadas, a lo que sigui贸 Miguel, el 28 de abril de ese a帽o. 

La pesadillesca historia, que le dej贸 secuelas f铆sicas hasta el d铆a de hoy -por el contexto del parto Teresa tiene problemas en la espalda, no escucha del o铆do izquierdo y tiene una leve torcedura en la sonrisa-, fue reflejada por Santiago Mitre en el taquillero film Argentina, 1985, que se convirti贸 en una de las tramas m谩s exitosas del cine argentino. Removiendo las fibras sensibles del inconsciente colectivo, entre aplausos y nominaciones al Oscar, su historia se hizo 鈥渧iral鈥 en t茅rminos contempor谩neos. 

Adriana tambi茅n fue la primera sobreviviente en dar testimonio en el Juicio a las Juntas. 鈥Yo iba acostada en el auto, con los ojos vendados y las manos atadas atr谩s. Ellos me insultaban y yo les dec铆a que estaba por nacer mi criatura, que no pod铆a aguantar m谩s, que pararan, que no era mi primer hijo, que sab铆a que estaba por nacer y ellos no hac铆an nada, se re铆an, dec铆an que era lo mismo, que total me iban a matar a mi y al chico鈥, atestigu贸 en ese momento. Sus palabras fueron claves para que la sociedad empatice con los sobrevivientes, limando la teor铆a de los dos demonios y logrando que la clase media cambie su visi贸n.

Ella no qued贸 satisfecha con la sentencia del emblem谩tico proceso y decidi贸 dedicar su vida a seguir exigiendo justicia. A pesar de la seguidilla de amenazas y la desaparici贸n de Jos茅 Julio L贸pez, Adriana fue inclaudicable en su lucha hasta que falleci贸.

Teresa cuenta que desde muy chica la acompa帽aba a las marchas. En su casa siempre estuvo el compromiso con la causa de los DD.HH., pero fue reci茅n despu茅s del estreno de la pel铆cula cuando decidi贸 contar su historia en primera persona. De joven viaj贸 por Latinoam茅rica haciendo acrobacia en telas, estudi贸 Historia del Arte y teatro en la EMAD. Se cas贸 y tuvo hijos. Sin embargo, fue al ver su historia de vida en la pantalla grande que sinti贸 la necesidad de responder al legado de Memoria, Verdad y Justicia. 鈥淢i madre prometi贸 que si sal铆amos vivas se iba a dedicar todos los d铆as a exigir justicia, y a buscar a los hijos de esas mujeres鈥, explic贸 en una entrevista a Mu La Vaca.

Actualmente da charlas en colegios, universidades y espacios culturales. Tambi茅n presenta la obra 鈥淗ijas鈥, un ciclo de entrevistas a mujeres artistas que fueron atravesadas por el terrorismo de Estado. Esta vez, en la primera funci贸n con nuevo formato, se presentar谩 el viernes en Riobamba 143, en una conversaci贸n conjunta con Anal铆a Kalinec, hija de un genocida y fundadora del colectivo Historias Desobedientes.

De cara a un nuevo 24 de marzo, el primero con un gobierno abiertamente negacionista y una vicepresidenta que reivindica a los genocidas, El Grito del Sur habl贸 con Teresa Laborde para conocer su historia, entender su trayectoria y pensar la coyuntura. 

Foto: Mu La Vaca

驴C贸mo comienza tu militancia?

En verdad, desde ni帽a acompa帽aba a mi mam谩 y a mi pap谩 a las marchas por la Memoria, porque viv铆amos en una familia muy militante. Si bien siempre hubo una postura pol铆tica en pro de los Derechos Humanos, nunca se trat贸 de formar parte de una organizaci贸n partidaria, sino m谩s bien de denunciar que los torturadores y los autores del Plan C贸ndor estaban sueltos. La idea de dar testimonio, que fue algo que nunca hice estando mi mam谩 viva, surgi贸 luego de la pel铆cula Argentina, 1985. Desde el a帽o pasado voy a escuelas y eventos contando lo que sucedi贸. Para m铆 el relato de la dictadura no puede desentenderse del presente, porque al d铆a de hoy siguen accionando los mismos poderes, tanto pol铆ticos como econ贸micos.

驴C贸mo fue ver tu historia representada en la pantalla grande? 驴Quedaste conforme?

En realidad yo nunca fui al juicio, esa es una licencia que tom贸 el director. Adem谩s, la actriz que hace de m铆 es un poco m谩s grande de lo que yo era en ese momento. Antes del estreno pudimos tener un encuentro con Santiago Mitre, donde nos explic贸 c贸mo hab铆a ficcionalizado la historia. Yo ten铆a miedo de que usaran mi historia para glorificar a los juzgados de un juicio que dio condenas paup茅rrimas luego de todo lo que hab铆a escuchado. Cuando fui al estreno de la peli me gust贸 que hubiera gui帽os entre los personajes de que no se hab铆a hecho justicia, por ejemplo cuando Strassera le dice a su hijo que les hab铆a ido mal aunque hab铆an apresado a Videla. La pel铆cula me vino a decir 鈥te salvaste porque ten铆as algo que contar鈥, eso me dej贸 transitar mejor la culpa del sobreviviente.

Foto: Revista Anfibia

驴C贸mo analiz谩s el 茅xito del film?

Creo que su 茅xito se debe a que en el momento en que mi mam谩 dio testimonio su relato no sali贸 en la tele ni en la radio, aunque en la pel铆cula parece que s铆. Este hecho demuestra que entonces no llegaba a todo el mundo lo que hab铆a pasado. La pel铆cula puso sobre la mesa la necesidad de discutir qu茅 pas贸 en ese juicio donde se escucharon testimonios terribles. El pueblo se vino a enterar de la falta de justicia 40 a帽os despu茅s con una pel铆cula de ficci贸n. 

驴Crees en la capacidad del arte de sensibilizar a la gente? 

Por supuesto, por eso este gobierno ataca a la cultura como la ataca. Una pel铆cula de ficci贸n que lleg贸 al Oscar puso sobre la mesa debates que el poder econ贸mico no quiere que se discutan. Al poder econ贸mico le conviene que no se sepa qui茅nes fueron los autores intelectuales de la dictadura, porque Ledesma sigue trabajando, el CEO de Mercedes Benz tambi茅n. Lo que pasa es que ahora tienen otras estrategias. El recorte de la cultura no tiene que ver con la falta de recursos, se trata de algo ideol贸gico.   

驴C贸mo te prepar谩s para un nuevo 24 de marzo en este contexto tan adverso?

Como todos los 24 de marzo, me preparo para marchar con el grupo de percusi贸n del que formo parte, donde hacemos m煤sica del oeste de 脕frica. Me da pena que no se haya podido hacer una sola marcha, creo que la uni贸n hace la fuerza. Para mi el 24 de marzo siempre va a ser conectar el horror del pasado con la impunidad del presente. Yo despu茅s del debate presidencial, cuando Milei reflot贸 la teor铆a de los dos demonios, lo quer铆a demandar. No se puede decir abiertamente en un debate presidencial ese tipo de mentiras. Nos dijo guerrilleros a los ni帽os nacidos en cautiverio. Necesitamos que haya uni贸n para frenarlo. 

Foto: Mu La Vaca. Teresa Laborde y Anal铆a Kalinec

驴C贸mo entend茅s que en una sociedad con un legado tan fuerte en materia de Derechos Humanos haya ganado un partido que brega por la libertad de los genocidas?

La derecha en este pa铆s nunca se fue. En los 90 con el indulto tuvimos muchas amenazas, luego desapareci贸 Julio L贸pez. La derecha siempre estuvo agazapada porque nadie fue en contra del cerebro intelectual del Plan C贸ndor. La ley de obediencia debida dej贸 muchos torturadores que siguieron siendo parte de las fuerzas de seguridad, de la polic铆a, incluso m茅dicos que fueron c贸mplices de la dictadura y siguieron ejerciendo en cl铆nicas privadas despu茅s de que le sacaron la placenta a golpes a mujeres embarazadas. Los medios de comunicaci贸n tambi茅n fueron parte y siguen ejerciendo su poder. Nadie fue a buscar a esos torturadores, fueron los sobrevivientes y los familiares los que lograron esclarecer la situaci贸n. 

驴Por qu茅 surge la obra 芦Hijas禄 y qu茅 representa para vos? 

Hijas fue un ciclo de entrevistas que le hice a cinco mujeres atravesadas por el terrorismo de Estado: hijas de desaparecidos, hijas de sobrevivientes, hijas de genocidas, que a su vez eran todas artistas. La idea era ver c贸mo se pod铆a canalizar esa experiencia a trav茅s del arte. En este caso, esta funci贸n es un di谩logo conjunto con Anal铆a Kalinec que es psic贸loga y encabeza un fen贸meno 煤nico en la historia como es el de Historias Desobedientes. Ya no es una entrevista porque yo le voy a hacer preguntas a ella y ella a mi. Vamos a proyectar fotos y recuerdos y a conversar las dos.

Compart铆

Comentarios

Dalia Cybel

Historiadora del arte y periodista feminista. Fan谩tica de los libros y la siesta. En Instagram es @orquidiarios