La semana próxima se votará un proyecto para convertir la manzana 66 en un parque. Tras una larga lucha de los vecinos que duró casi tres años la Comisión de Planeamiento Urbano, Hacienda, Administración Financiera y Política Tributaria de la Legislatura decidirá el destino del predio que se ubica en la intersección de las Avenidas Jujuy y Belgrano.

En la actualidad en el lugar funcionan canchas de fútbol y durante largo tiempo el macrismo impulsó a instalación de un microestadio de grandes proporciones y con a capacidad de albergar hasta 20.000 personas. En barrio de Balvanera es uno de los que menos espacios verdes por persona tiene en toda la Capital: solamente cuentan la Plaza Miserere y la Velazco Ibarra, ubicada en Jujuy y Venezuela.

El dueño del terreno recibirá a cambio el predio que se ubica en San Isidro Labrador al 4800 (comuna 12) y que actualmente funciona como terminal de la línea de colectivos 151. El Banco de la Ciudad tasó ambos espacios a un mismo valor: 461 millones de pesos.

EN el proyecto se estipula que la Manzana 66 será utilizada en un 90% para Urbanización de Parque mientra que un 10% podría destinarse para establecimiento educativo.