Pidieron por la "emergencia alimentaria"

Olla popular frente al Congreso

Foto: Camilo Rumberger

Diputados y organizaciones sociales presentaron un proyecto de ley para combatir el hambre que, dijeron, se empieza a sentir en el país. 

Jorgelina Gazzo mete el cucharón que sostiene con su mano derecha dentro de la olla gigante y revuelve; con la mano izquierda hace el gesto de “pará un poco” a una decena de impacientes atraídos por el humo del guiso y el calor del anafe. Son las dos de la tarde. Un centenar de militantes de Libres del Sur cortan la esquina de Callo y Entre Ríos, frente al Congreso, para acompañar la presentación del proyecto de ley de Emergencia Alimentaria con una no tan simbólica olla popular. El objetivo es mostrar que en la argentina hay hambre, o que volvió el hambre, y abrir un hueco en el presupuesto nacional que sea destinado a los comedores populares. “Es muy triste todo lo que estamos viviendo en los barrios”, le dice a El Grito del Sur, “donde los chicos hacen fila y esperan a que se abra la puerta del comedor, entran y buscan lo que haya, atropellándose por algo de comida”. “Esto no es juego ni política”, agrega más tarde cuando los diputados Victoria Donda (Libres del Sur), Pablo Moyano (Frente Renovador) y Lucila De Ponti (Movimiento Evita), entre otros, bajan del edificio anexo de Diputados, donde se presentó el proyecto, para compartir un plato de comida.

Casi en simultáneo, Unicef Argentina daba a conocer un informe que le pone cifras a la descripción de Jorgelina: el 47,7 por ciento de los chicos (5,6 millones) viven en la pobreza en Argentina. Esa y otras cifras fueron citadas por los movilizados. Como el caso de Florencia, de 19 años, militante de Libres del Sur, quien recitaba sus propios datos de memoria ante la consulta de este medio: “32% de pobreza y 7,6% desocupación, mientras la canasta básica crece a $13877”.

 

“Quienes gobiernan no proponen nada, sólo comparten diagnósticos y lamentablemente no dan soluciones” manifestó Daniel Menéndez, dirigente de Barrios de Pie, quien pidió una ley “no contra el Gobierno, sino que le permita ver al Presidente la realidad”. “Es un gobierno que está vacío de propuestas por eso necesitamos una Ley que lo siente a discutir sobre la partida presupuestaria que creemos que está mal repartida desde los comedores de los barrios y escuelas se puede priorizar más recursos. Pero es algo que hay que hacerlo ya, porque hoy es el problema”, alegó Menéndez.
“No podemos permitir que en un país productor de alimentos se viva con problemas de malnutrición y tiene Jorgelina y otras compañeras tratan de abastecer hasta cerca de 200 pibes y abuelos y darle una taza de leche sea cada vez más difícil. En Tucumán hay un merendero cerca de la casa de Gobierno donde la hermanita mayor guarda su sandwich de jamón y queso, para la cena de ella y sus hermanos. Por eso es nuestro compromiso”, sentenció, por su parte, el diputado Federico Masso mientras saludaba con las madres de la cocina improvisada.