Relatos trans para denunciar la violencia y pedir abrazos

Literatura en los márgenes del (Cis)tema

Fotos: La7

El primer libro de Ana Carrozzo reúne textos de ficción y no ficción cuyos protagonistas son parte de la comunidad trans y travesti. En la tradición de Pedro Lemebel, Carrozzo pone el foco en las violencias que atraviesa el colectivo.

El primer libro de Ana Carrozzo se titula “Material Descartable: relatos trans en las márgenes del cistema”. Editado en formato digital por la Universidad Nacional de La Plata (EDULP), la obra incluye textos de ficción y no ficción cuyos protagonistas son parte de la comunidad trans y travesti. Cuenta la historia de Gabriela, que se inyectó silicona líquida en dos oportunidades, costándole casi la vida; el relato de Shirley Adriana Torrey Carpio, que estuvo privada de su libertad durante 3 años y 7 meses por la tenencia de 0,5 gramos de cocaína, y la historia de Camila, quien ejerció el trabajo sexual, entre muchos otros.

Ana Carrozzo  es comunicadora social egresada de la Facultad de Periodismo y Ciencias Sociales de La Plata y forma parte de “Revista Palta”. Entrevistó personalmente a integrantes de la comunidad travesti trans para realizar su tesis de licenciatura. Su intención fue generar un aporte académico, no como una mirada externa cientificista sino como un canal de difusión para ciertos discursos que atraen menor visibilidad. “La comunidad trans y travesti está harta de la indiferencia social y de ser tomada como objeto de estudio en vez de como par. Un poco la idea del libro es revertir eso”, cuenta Carrozzo y agrega que a la situación de vulnerabilidad del colectivo se le suma la falta de investigaciones sobre las problemáticas que lo atraviesan, como destaca Rocio Deguer en el prólogo.

“Lxs trans y travestis son lo opuesto al prestigio y al glamour -se lee en la contratapa- no establecen la agenda mediática ni son una preocupación para el gobierno actual, mucho menos prioridad. Estas identidades son discriminadas, aisladas, hechas a un costado; desnudadas, violadas, asesinadas; tiradas a la basura, quemadas, desaparecidas. No tienen acceso al sistema de salud, modifican sus contornos con inyecciones de silicona líquida, aceites industriales y hormonas autoadministradas. Al colectivo trans y travesti se lo expulsa del espacio público durante el día y se lo demanda una vez que el sol empieza a caer. El mensaje parecería ser claro y conciso: estos cuerpos diversos están en las márgenes porque son las márgenes. Y así, la resistencia es inevitable cuando se vive como material descartable.”

En Argentina, la primera encuesta a nivel nacional sobre personas transexuales, transgénero y travestis, se realizaron en el 2013  en el marco de la aprobación de la Ley de Identidad de Género. Si bien esta ley fue fundamental para el colectivo este siguió expuesto a la violencia arbitraria de la policía y a un sistema de salud elitista y discriminatorio.

“Según la encuesta realizada en 2016 por el proyecto ‘Argentina cuenta la violencia machista’ 98.8% de lxs mujeres trans alguna vez sintió que se encontraba en una situación que requería una denuncia por violencia machista. Apenas el 1.4% llegó a denunciar y el 75.9% evitó alguna vez ir a una comisaría. De lxs encuestadxs, el 46.1% tuvo miedo alguna vez de ser atacadx físicamente por su condición de mujer trans más de cinco veces.” Escribe Ana.

“Material Descartable: relatos trans en las márgenes del cistema” incluye fotos de La7 y puede visitarse en formato digital e ebook. En un contexto donde la esperanza de vida de la comunidad travesti y trans llega apenas a los 35 años y con más de 60 travesticidios en lo que va del año este libro busca llamar la atención sobre una problemática urgente y la inserta en el contexto de retrocesos en materia derechos humanos que atraviesa América Latina.

Para finalizar su epílogo, la autora escribe:

“Al colectivo se le agotaron las fuerzas para gritar. Hoy, se limita a pedir abrazos.”