Islas viriles, masculinidad bajo fuego

馃挘 "Campo minado", la obra de teatro de Lola Arias, no s贸lo aporta una mirada feminista sobre Malvinas, sino que devuelve lo m谩s parecido a la humanidad a los ex combatientes, arrasados por la expresi贸n m谩s brutal de la "masculinidad normativa": la guerra.

El campo sem谩ntico de Malvinas parece estar mucho m谩s minado de lo que estuvo el propio terreno de la guerra. No s贸lo estamos un poco m谩s rotos como pa铆s despu茅s de esos 74 d铆as vergonzantes que incluyeron el vitoreo fascista a Leopoldo Galtieri en una Plaza de Mayo repleta, las tapas de la revista Gente, la derrota humillante frente a los ingleses o la certeza de quiz谩s haber da帽ado casi sin remedio el reclamo diplom谩tico de la leg铆tima soberan铆a sobre las Islas, como ep铆logo de una dictadura atroz. La peor parte en la b煤squeda de sentido de lo que pas贸, en la necesidad de sutura hist贸rica y humana y simb贸lica, se la llevan los laureles de l谩stima y piedad con que se suele disfrazar a los ex combatientes, con t茅rminos como hero铆smo, patriotismo, 茅pica. Pareciera ser que en ese territorio hay que andar con cuidado, que el lenguaje debe caminar entre gateras.聽

Con todo eso rompe de un solo tiro 鈥淐ampo Minado鈥, una obra de teatro disruptiva para argentinos porque la mitad del elenco lo protagonizan ex combatientes ingleses, cuyo dolor es tan sugerente y aturde tanto como el de los nuestros. 脡ste es su primer acto de rebeld铆a art铆stica, el primero que rompe nuestra propia comodidad historiogr谩fica. Aunque m谩s disruptiva resulta para los varones argentinos, porque por primera vez pone en escena la verg眉enza, la humillaci贸n y la bronca irreparables. Todas brutalidades intr铆nsecas a la masculinidad normativa, la cara oscura de la luna. Porque, aunque resulte obvio, a la guerra van (en su mayor铆a) los varones y la conducen militares varones, y eso queda expuesto de manera brutal, a los gritos desafinados mientras suena 鈥淕et Back鈥 de los Beatles, interpretada en vivo. En 鈥淐ampo Minado鈥 se cierra ese horizonte, y entonces ya no se puede estar tranquilo en la butaca: no hay h茅roes, hay humillados, torturados, violados a los que les estalla la cabeza todos los d铆as. No importa d贸nde nacieron ni para qu茅 bando fueron obligados o manipulados para combatir.聽

鈥淐ampo Minado trabaja con las terribles consecuencias que quedan en las personas que fueron a un campo de batalla, no en la 茅pica del h茅roe que fue a combatir por su patria. Y en ese punto es un relato que deconstruye ese imaginario de hombre que responde a una masculinidad normativa鈥, explic贸 su autora, la escritora y dramaturga Lola Arias, en un reportaje reciente. 鈥淎 veces, me gusta pensar que de alguna manera estaba tratando de entender qu茅 era un hombre鈥, agreg贸 sobre el proceso creativo que la llev贸 a concebir algo distinto a todo lo que vimos al respecto, y que se convirti贸 en una mirada necesaria, incluso desde el punto de vista pol铆tico.

Una mina estalla en un momento de la obra: la hab铆an puesto militares argentinos y termin贸 matando combatientes argentinos que se vieron forzados a cruzar un r铆o helado para saquear un rancho donde podr铆a haber comida. El sentido de esa 鈥渕asculinidad normativa鈥 est谩 concentrado en esa escena: hay que 鈥渁guantar鈥 d铆as de hambre y fr铆o con el cuerpo del var贸n, con la virilidad, con el entrenamiento, con la idea de patria al hombro, de la heroicidad. Todo para morir, sin remedio. Y luego para cargar ese cuerpo del compa帽ero descuartizado, como un pedazo de carne. Y m谩s tarde para sobrellevar ese trauma, en silencio, bajo un manto de drogas en medio de una sociedad que mira para otro lado, horrorizada como un ni帽o. 

脡se quiz谩s es el gesto m谩s pol铆tico de la obra, que se cuida y bastante en mostrar la cara argentina de la verg眉enza, al punto que son los ingleses y no los argentinos los que hablan abiertamente de una guerra conducida 鈥減or una dictadura que masacr贸 a su propio pueblo鈥. Una idea provocadora -para variar- que se refuerza en la exageraci贸n de otro adem谩n: las tristemente c茅lebres palabras con las que Galtieri despide a millones en la Plaza de Mayo. 鈥淪i quieren venir, que vengan鈥, quiz谩s la mueca patotera y varonil m谩s expl铆cita de la guerra en s铆.  

Campo Minado de Lola Arias. Foto: Eugenia Kais

El punto c煤lmine es el di谩logo cara a cara, que simula una sesi贸n de terapia, entre David Jackson y Marcelo Vallejo. El ingl茅s, hoy psic贸logo, se pas贸 la guerra transcribiendo c贸digos por radio y se dedica a atender a ex combatientes en su consultorio. El argentino fue apuntador de mortero, sobrevivi贸 de milagro a varios ataques y al dolor posterior, que durante muchos a帽os ahog贸 en monta帽as de coca铆na. Es el momento de la ternura: 鈥溌縔 vos, c贸mo la pasaste?鈥, le devuelve Marcelo a David despu茅s de haber contado su historia. 鈥淒urante a帽os no habl茅 con nadie鈥, responde el psic贸logo.聽Ah铆 hay una puerta abierta a romper con esa que es la peor de las imposiciones que la obra pone en cuestionamiento, y se empieza a ver una luz al final de la noche.聽聽

Compart铆

Comentarios

Matias Ferrari

Periodista, comunicador y militante social. Trabaj贸 en P谩gina/12 y colabor贸 en la investigaci贸n del libro "Macristocracia" publicado por Editorial Planeta.