La referente de La Boca Resiste y Propone, Natalia Quinto, valoró el fallo de la Justicia que le pone otro freno a la venta de los terrenos de Casa Amarilla y, en diálogo con El Grito del Sur, reveló los desafíos que tiene la multisectorial hacia delante: "hoy nos empezamos a preguntar sobre cómo vamos a disputar políticamente el territorio de manera más amplia y organizada".

Desde que asumió la primera de las gestiones PRO hace más de diez años atrás, el barrio de La Boca ha sido uno de los más reticentes a permitir el ingreso de la especulación inmobiliaria, la privatización de espacios públicos y el aumento de la desigualdad social que forman parte del recetario neoliberal inaugurado para toda la ciudad de Buenos Aires por el ahora presidente Mauricio Macri. No por algo la Comuna 4, que comprende entre otros barrios a La Boca y Parque Patricios, fue uno de los círculos más adversos para el voto oficialista durante las elecciones legislativas de 2017. A diferencia de lo que ocurrió en otros barrios porteños, los vecinos y vecinas de La Boca han logrado frenar en los últimos años varios embates que buscan cambiar el paisaje urbanístico o afectar el patrimonio público de la zona. En ese marco, la multisectorial La Boca Resiste y Propone (Lbrp) fue una de las más activas al momento de defender los intereses y la voluntad de los vecinos del barrio. Su último logro fue ponerle un freno a la venta de los terrenos de Casa Amarilla al club Boca Juniors a partir de una medida cautelar que surtió efecto en la Justicia.

El Grito del Sur dialogó con Natalia Quinto, referente de La Boca Resiste y Propone, quien contó los pormenores de esta última noticia y además dio a conocer las perspectivas políticas de un espacio que no para de crecer en forma cualitativa y cuantitativa, con cada vez mayor cantidad de vecinos, organizaciones e instituciones organizados allí.

¿Qué significados tiene esta medida judicial por la cual el club Boca Juniors no podrá adueñarse de los terrenos de Casa Amarilla?

Esto es la validación por parte del Poder Judicial de lo que nosotros denunciamos. La correlación de fuerzas es muy desigual y esta victoria a nivel territorial es importante como centro del proceso organizativo, pero hay que tener en cuenta que éste no es un tema exclusivo del barrio de La Boca: el traspaso de tierras públicas de manos del Estado hacia privados es una práctica política habitual que lleva a cabo el gobierno de la Ciudad y que tiene que ver con los negocios que comparten en su ejercicio público-privado. Esto nada tiene que ver con los intereses de las comunidades. Esta medida sienta un precedente a nivel jurídico, dado que la propia Lilita Carrió -que comparte lista con ellos- dice que Angelici es el operador judicial del Ejecutivo en Comodoro Py. Con este fallo demostramos que si uno se propone una estrategia y tiene la razón, no siempre esta gente se va a salir con la suya.

En una reunión con vecinos y vecinas, se cruzaron con Horacio Rodríguez Larreta y le transmitieron el reclamo en vivo y en directo…

El fallo se había dado el 7 de mayo y, al día siguiente, el jefe de Gobierno se presentó en el club Boca Juniors con total impunidad y en un acto de torpeza absoluta. Le dimos un mensaje a él y a quienes son cómplices de esta ilegalidad dentro del club. Ésta no es una cuestión exclusiva del club: acá hubo un Estado que decidió incumplir con la ley y llevar adelante la venta a cualquier precio para beneficiar a sus socios políticos. Ese mismo martes le pedimos al jefe de Gobierno que no apelara la medida, pero el viernes se presentó junto a la Corporación Buenos Aires Sur en la Justicia para pedir la apelación. Él desoyó absolutamente todo lo que le dijimos y sabe perfectamente que vendió de manera ilegal esas tierras.

¿Cuál va a ser la finalidad de uso de dichas tierras?

Vamos a darle forma a un parque público. La discusión sobre el parque público fue muy larga e incluso nosotros como multisectorial hemos tenido que cambiar nuestra posición a partir de la práctica de escucha. La apuesta era que ahí se construyeran viviendas sociales, pero la mayoría de los vecinos identificaban que tenía que haber un parque público. Nosotros sí tenemos práctica de escucha y no pasamos por encima de la posición de los vecinos. Ahora hay que darle forma entre todos a esta idea de parque público que tenemos.

Ustedes caminan La Boca y están en contacto permanente con los vecinos y organizaciones de la zona. ¿Cuáles son las principales problemáticas del barrio hoy?

Nuestro barrio sigue pasando por una gravísima emergencia habitacional, producto de la gentrificación y el turismo. Esta situación es cada vez más compleja porque muchos vecinos se tienen que ir a vivir a otros barrios a partir de la cantidad de desalojos que hay. En este momento la comisión de Vivienda y Hábitat de La Boca Resiste y Propone viene acompañando 158 causas por juicios de desalojo. También hay una grave situación estructural a nivel edilicio en conventillos, donde llevamos adelante una tarea de reconstrucción frente a los riesgos de derrumbe.

Natalia Quinto (a la izquierda), referente de La Boca Resiste y Propone.

A varios años de la conformación de La Boca Resiste y Propone, ¿cómo definirías su rol social y político?

El espacio está compuesto por distintos sectores: participan organizaciones, instituciones y vecinos que directamente deciden organizarse aquí porque no encuentran representatividad dentro de ningún espacio partidario. Nuestro rol es atender cuestiones estrictamente territoriales con una perspectiva siempre de unidad y de coordinación, pero hoy nos empezamos a hacer otras preguntas sobre cómo vamos a disputar políticamente el territorio de manera más amplia y organizada. La tarea no es fácil porque confluimos espacios de mucha diversidad donde quizás encuentran muchas dificultades para articular el trabajo a nivel nacional y, sin embargo, en lo territorial encuentran puntos de coincidencia que hacen que todos trabajemos de manera unificada para el mismo lado. Queremos alcanzar objetivos un poco más grandes.

¿Qué otras perspectivas tiene el espacio a lo largo de este 2018?

Estamos trabajando en varios proyectos de ley: uno de ellos es para declarar en emergencia habitacional al barrio y llevar acciones para revertir esta emergencia. También estamos trabajando en 15 puntos para presentar al jefe de Gobierno en el marco de la mesa de Alquileres de la Ciudad y transformar en política pública algunos de ellos. Además estamos velando por el cumplimiento de la ley 2240, que declara la emergencia ambiental y urbanística en el barrio. Asimismo, estamos proyectándonos para abordar desde una estrategia más estructural el tema de los desalojos porque realmente es acuciante la situación. Al sobrevaluarse el precio del suelo de nuestro barrio, los que no son desalojados tienen que empezar a buscar alquileres en otros lugares. También dimos los primeros pasos con las comisiones de Niñez y Juventud y la de Género: en ese sentido empezamos con las asesorías responsables y vamos a pujar para que nuestra Comuna tenga la oficina de asistencia a la violencia de género, ya que somos una de las pocas que no lo tiene.  Venimos trabajando fuertemente en eso.