Sara Hebe en Niceto

Yo abortaría por si se hace policía

La rapera oriunda de Trelew se presentó en Niceto, con un repertorio extendido que incluyó temas consagrados y de su último disco "Politicalpari". El público respondió haciendo estallar el boliche palermitano.

Vestida totalmente de negro y rojo, Sara Hebe abrió su recital el sábado santo en Niceto. Con un look mucho más performático que la ropa de calle con la que se la suele ver en los videoclips, la cantante dio uno de sus últimos shows en la Argentina antes de iniciar su tour de tres meses por Europa. La joven de 35 años que vino desde Trelew para estudiar abogacía mostró su desenvoltura en el escenario un día después del lanzamiento de su disco “Politicalpari”.

Con una previa bolichera a puro cachengue, jovenes y adultes bailaron al son de los remix de Rihanna y el reggae de los noventa. El show comenzó a sala llena cerca de las 10 de la noche y contó con un grupo de performers que acompañaron con bailes catárticos las casi dos horas que duró el recital.

El repertorio extendido abarcó desde temas de su último disco, -el cual presentará oficialmente en Septiembre-, hasta los grandes clásicos como “Asado de faso” del 2012, hecho a partir del intento de desalojo del edificio de Gascón 123.

Fotos: Sofía Lescano

Mientras bailaba y tomaba lo que parecía un campari con naranja, Sara charló con el público, aclarándoles que si esperaban una presentación del disco nuevo estaban equivocades.

Sara comenzó a componer con bases que encontraba en Internet en 2007. En 2009 editó su primer disco “La hija del Loco” en honor al apodo de su padre, en el 2010 fue invitada a tocar en el festival Hip Hop Revolución en Venezuela, y en el 2012 presento “Puentera”. Pero no fue hasta su disco “Colectivo Vacío”, producido junto con Ramiro Jota en 2015, cuando llegó a la masividad.

Fotos: Sofía Lescano

Además de Ramiro Jota en los beats, en su show en Niceto la joven -que entremezcla reggae, reggeaton, trap y rap con sonidos más fuertes propios de la música punk- contó con invitadas especiales. Se subieron al escenario Juliana Gattas, la voz femenina de la banda Miranda! para hacer un cover del tema “Follow Rivers” y Missil, la cantante paraguaya con la cual compuso el tema “La Noche”.

Durante el concierto dio espacio a dos trabajadores de la plataforma de pedidos Rappi para que tomen el micrófono. Vestidos con un piloto naranja flúor y la gorra del mismo color, les jóvenes dieron a conocer sus reclamos sindicales y visibilizaron la falta de respuestas de la empresa por el fallecimiento de su compañero Ramiro Cayola. La cantante que denuncia la megaminería y el gatillo fácil ya logró que muchas de sus letras queden como consignas del movimiento feminista. Ella misma corrigió la palabra “puta” por “yuta” cuando el público comenzó a corear el famoso cántico sobre quién parió a nuestro actual presidente.

Fotos: Sofía Lescano

Al grito de “Yo abortaría por si se hace policía”, Sara Hebe hizo bailar a todo el bolichongo palermitano. Entre pelos de colores neones que brillaban en la oscuridad y camisas vintage, los temas más pesados abundaron y cerraron el show. El público aprobó el repertorio con pogos constantes y se incendió al ritmo de la cortina musical de la serie “El Marginal”, incluida en su último disco. “Politicalpari”, que ya está disponible online, continúa fiel a su estilo comprometido, con letras que hablan sobre la desigualdad social y la vida en los territorios marginados.

Solo dos días atrás Sara había tocado en el festival GRL PWER, realizado en la ciudad de Córdoba con un line-up exclusivamente de mujeres, que contó con la participación de Marilina Bertoldi, Miss Bolivia y la banda rusa Pussy Riot, entre otras. Y en enero fue ella quien cerró el festival Buena Vibra frente a más de 10 mil personas. El próximo sábado se presenta en el Salón de las Artes, ubicado en La Plata, y durante los siguientes tres meses se presentará por Europa continuando con la racha ascendente. A su vez también espera el estreno del thriller “Expansiva”, donde participa como co-estrella y es dirigida por Ramiro García Bogliano.

Fotos: Sofía Lescano