En un contexto de recrudecimiento de la violencia ejercida por las fuerzas de seguridad en los barrios populares, 3 madres de víctimas de la violencia institucional se juntaron para abrir un merendero, que se inaugura hoy en La Boca. "Nos propusimos hacer algo para cambiar esta realidad tan difícil que estamos atravesando”, dijo Ivonne Kukoc, mamá de Juan Pablo Kukok, el pibe asesinado por Chocobar.

Ante la violencia creciente ejercida por parte de las fuerzas de seguridad en los barrios populares, donde se siente con mayor fuerza el ajuste, las “Madres del dolor”, que perdieron a sus hijos a manos del gatillo fácil, se propusieron unirse y tender puentes de solidaridad entre los vecinos y las vecinas de los barrios. Roxana, Ivonne y Carolina, mamas de Nehuén Rodríguez, Pablo Kukoc y Lucas Cabellos respectivamente, decidieron dejar atrás la soledad a la que la ausencia del Estado las ha sometido y empezar a actuar colectivamente. Hoy lanzan el “Merendero Madres en lucha” con una actividad abierta al barrio en la que también presentarán el libro “Juan Pablo por Ivonne: El contrarrelato de la Doctrina Chocobar”, de Daniel Zelko.

“Nos organizamos para salir de la inmovilidad en la que nos encontrábamos en nuestras casas, y nos propusimos hacer algo que aporte en este contexto tan difícil que estamos atravesando”, dijo a El Grito del Sur Ivonne Kukok, la mamá de Pablo, asesinado por el policía Luis Chocobar, cuyo accionar fue legitimado por el Gobierno. Ivonne cuenta que “la situación económica” fue uno de los principales motivos por los que decidieron abrir el comedor en el barrio de La Boca, donde viven ellas también.

“Buscamos, desde nuestro lugar, dar una mano a quienes más lo necesitan”, siguió. El merendero, que funcionará en la casa de una de las madres, se llamará “Madres en lucha” y abrirá sus puertas de lunes a viernes de 16 a 18hs. Ivonne, Roxana y Carolina se conocieron en la marcha contra el gatillo fácil y, tras algunos encuentros posteriores, decidieron finalmente abrir el comedor “para mantenerse activas”.

“Más allá de la violencia de la yuta, vivimos un contexto de mucho hambre y buscamos dar respuesta a esa problemática y trasformar el dolor en lucha”, explicó Roxana Cainzos a este diario. El lugar empezará a funcionar esta tarde y a las 18hs será la inauguración oficial en la que se presentará el libro de Daniel Zelko.